Naruto Reliquias Ninja


| El Inicio de una Historia Peculiar | Entrenamiento

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

| El Inicio de una Historia Peculiar | Entrenamiento

Mensaje por Indra Uchiha el Jue Feb 11, 2016 3:35 am

Era un día común y corriente Indra, estaba libre , cosa que era extraña aunque no tanto para un joven de apenas 21 años, estaba por el mundo vagando… y estaba bastante solo así que decidió dar un paseo por la aldea… a ver si lograba encontrar algo interesante que hacer además de entrenar, como de costumbre. El viento en la frente cambia la dirección de su sudor, la respiración agitada y una emoción que no había tenido en mucho tiempo. El joven e impetuoso Uchiha era amante de la aventura y el conocimiento, dos factores que lo llevaron a aquella situación tan complicada en la que se encontraba. Si pasaron las horas y se había adentrado en lugar un poco conflictivo en un lugar aledaño a la aldea de Konoha estaba con un Kunai próximo a su cuello y con varios explosivos rodeándolo parecía que estaba por llegar a su fin.

Su rival, un desconocido aprovechador y saqueador sonreía victorioso más una sed insaciable de tener sus a disposición. Sin embargo, un cambio de roles repentino los cubrió a ambos. Era Indra el que ahora sonreía mientras su rival comenzaba a sentirse un poco desorientado. Ese acercamiento tan casual que los dejó frente a frente lo único que provocó fue que el plan del joven Uchiha saliese a la perfección. De pronto, el asesino perdió el control de sus sentidos o al menos eso fue lo que le hizo creer, una paranoia tal que el desconcierto lo abrumó y se desplomó en el suelo como una bolsa de papas.

El arma también fue al suelo, donde no replicó sonido alguno pues cayó sobre el tierno pasto y las bombas que por factor sorpresa traía aquel Kamikaze tampoco fueron capaces de explotar para lograr su última voluntad en caso de fallar. Era uno de los tantos idiotas que intentaban darle caza. Ser un forastero no era fácil, se había dado fama de mercenario en varios países y la confianza que inspiraba con su vestimenta no era nada agradable. Una vez en el suelo, el fornido contrincante de Indra  no tuvo más opción que rendirse, claro, únicamente la expresión de temor en sus ojos le dieron a entender que todo había acabado. No era nadie para juzgar un castigo o una recompensa pero por su propia seguridad, casi en un instinto de naturaleza decidió que lo mejor era ejecutarlo para evitarse problemas mayores. Esa es la vida de un ninja después de todo, vas con ambiciones y sueños, pero nunca estás completamente seguro de que volverás. De hecho lo más probable es que no lo hagas y bajo ese lema debía vivir un Shinobi.

- Hmm... escoria... primero trata de ver a los ojos a quien vas a enfrentar... y luego decides si huir o morir . -

El genjutsu había salido a la perfección en cuanto el requisito del contacto visual que la técnica poseía se cumplió. La afinidad y control de esa especialidad se volvía cada vez más latente en el muchacho que deseaba seguir aprendiendo al respecto. Le habían contado historias en sus viajes sobre innumerable cantidad de supuestas técnicas que se pueden hacer en el arte ilusorio, pero nadie tuvo la capacidad de darle instrucciones exactas o algún lugar donde pudiese aprender sobre ellas. No lo dudó un segundo más, tomó una aguja de Shinobi, esas que poseían un filo más preciso y un tamaño menos visible que las normales y buscando no causarle demasiado dolor atravesó su garganta en un rápido y certero movimiento. No era el mejor dando penas de muerte que no sean exageradas ni indoloras, pero a fin de cuentas era un malhechor que sólo se metió con el tipo equivocado en el momento equivocado. No lo pensó mucho y lo dejó ahogándose en sus propios fluidos, no era la primera vez que mataba y esperaba que tampoco sea la última. Por el simple hecho de que si aquella no era la última es porque el sería el próximo en ver morir. La idea le resonó en la cabeza, pero con lo insensible que se había vuelto en el tema no le duró demasiado el sosiego que aquel pensamiento le causaba.


El día continuó su curso normal, nada que pudiese cautivar demasiado su atención. Había conseguido dinero de misiones los días pasados y quiso darse un relajo en una cantina del país del fuego. Cierto era ya había pasado bastante tiempo en aquel lugar, quizás por esa muchacha que había conocido, tenía ganas de volvérsela a cruzar y parte de su inconsciente sabía que continuaba allí en búsqueda de ella.


OFF:

OFF: 55 LINEAS o algo así
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Fuuton Clase A

Ryous : 2000 Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 14/01/2016
Edad : 24
Localización : Reach

Ver perfil de usuario
Lider Akatsuki

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.