Naruto Reliquias Ninja


Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Lyan el Miér Feb 10, 2016 8:17 pm

Los primeros rayos del sol, colándose entre las cortinas que mantenían el living-comedor de mi casa privado de cualquier luz, terminaron por golpear de lleno sobre mi ojo izquierdo, puesto que era el único que no estaba cubierto, arrastrándome lentamente desde el mundo de los sueños de vuelta a la realidad.- Tsk... -me levanté de mi lugar de descanso, sentándome sobre el borde de aquel pequeño sillón en el cual me había recostado la noche anterior. Giré mi cuello, logrando que tronara varias veces debido a la mala posición en la que me había dispuesto a descansar.- Tendré que comprar otra cama pronto... -sí, desde la llegada de Yuffie, mi "Inquilina", me vi obligado a pasar las noches durmiendo en el sillón del living en vez de en mi habitación, puesto que ella era quien usaba mi cama y no era bien visto que ambos durmiéramos allí a pesar de que sobraba el espacio para los dos. Me levanté, estirando un poco mis brazos en lo que daba unos cortos pasos en dirección a la cocina, ingresando en la misma para predisponerme a preparar un desayuno para mí y otro para la muchacha que, según parecía por el silencio que inundaba el departamento, seguía durmiendo.

Una vez terminado mi labor en la cocina procedería a caminar hasta la habitación con una pequeña bandeja en mano, sobre la cual se encontraba una taza de humeante té acompañado de unos bizcochos que tenía guardados, que procedería a dejar sobre la pequeña mesa que había junto a la cama y, en caso de que mi inquilina no estuviera despierta procedería a despertarla yo, dándole unos pequeños toques en el hombro.
- Oye, arriba -buscaría darle freno a sus sueños con mis palabras, insistiendo hasta que sus ojos se abrieran. Una vez hecho esto le señalaría la bandeja, alejándome lentamente de la cama hasta ubicarme bajo el umbral de la puerta, frenándome allí para luego mirar hacia dentro de la habitación.- En unos minutos debo ir a entrenar, si quieres venir conmigo no te detendré -dicho esto saldría de la habitación, yendo directamente a preparar en una pequeña mochila negra con todas las cosas necesarias para entrenar. Una vez todo estuviera alistado me pararía frente a la puerta principal del departamento, esperando unos segundos  a que mi inquilina viniera, si es que decidía acompañarme, pero de no ver intenciones de su parte en ir conmigo me iría solo hasta la zona de entrenamiento de la aldea. Era temprano y las calles estaban en esencia vacías, el mejor momento, a mi parecer, para deambular por la aldea.

Off-rol:
Líneas: 33
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Yuffie el Miér Feb 10, 2016 8:49 pm

Las cosas en mi vida habían cambiado hasta tal punto que ahora vivía en una aldea de forma fija y permanente. Estaba mucho mejor desde la paliza que había recibido, aunque todavía me faltaba un poco para recuperarme del todo. Sin embargo, ya había conseguido algo muy grande: un hogar. No era mi hogar, no, era el hogar de Lyan, el chico que me había salvado y quien había cuidado de mí desde aquel día. En cierto modo, me sentía mal porque durmiera en el sillón y yo en la cama, pero bueno, no sabía hasta qué punto sería bueno que durmiéramos juntos y tampoco quería saberlo, por el momento, ¿no? Nah, ya habría tiempo para hacernos amiguísimos y todo eso, pero por el momento, solo llegaba a considerarlo: mi protector.

Me encontraba dormida en la cama, a gusto de verdad pues era la primera vez en mi vida que descansaba en una cama sin tener que temer a que me matasen, vamos que si alguna vez había dormido en cama ajena había sido colándome en casas deshabitadas durante unos pocos días. Así que tampoco podía descansar bien y el resto de mi vida lo había pasado durmiendo en el frío suelo o sobre estúpidas ramas y hojas. La cama, mullidita como era, me hacía sentirme como si estuviera en una nube y sin enterarme de cualquier ruido que pudiera oírse por la habitación o por otros lugares, no quería despertarme, me negaba a ello. Sin embargo, sentí algo, un toque, bastante repetitivo para qué mentir, en mi hombro.

-¿Eh? -dije con los ojos entre cerrados y mirando hacia la mesa- ah… -murmuré antes de bostezar-, estaba soñando con un prado verde y unas nubes… -dije como si le importase a alguien. Me senté en el borde de la cama y agarré mi taza de té para soplar y enfriarla-. Gracias… -murmuré y volví a soplar. Me puse a beber y escuché lo que decía-. ¿Entrenar? -sonreí haciéndome algo de daño en la cara, pues todavía quedaba un poco de moratón en la mejilla, y dejé la taza en la bandeja-. Me cambio de ropa y voy -le dije poniéndome de pie con renovada energía. Me seguía doliendo el cuerpo, pero no era nada tan malo como para no poder moverme.

Me acerqué corriendo a la silla y agarré mi ropa que estaba limpia y doblada. Entonces empecé a vestirme con cuidado pero sin detenerme, además de peinarme un poco y asearme lo justo y necesario. No entendía el motivo, pero tenía ganas de ponerme a entrenar con él y empezar a demostrar mis habilidades. Quería que me considerase su discípula y me enseñase todo lo que sabía, pues, como podía percibir, él era fuerte, mucho más de lo que yo sería jamás. Cuando ya estaba lista, salí corriendo, no sin antes tropezarme con mi propia sombra, pero logrando no quedar en ridículo y caerme como una tonta. Me puse a su lado y le sonreí.

-Estoy lista -le anuncié mirándolo con cierta impaciencia en la mirada. Se notaba que estaba entusiasmada con la idea de ponerme a entrenar de una vez pues mis planes no podían retrasarse más de la cuenta-. ¿Dónde vamos? -le pregunté sin dejar de sonreír y sin importarme mucho el puñetero dolor que me provocaba aquella expresión.


Off-rol:
Líneas: 41
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Ocho Puertas
Katon Clase B

Ryous : 9506 Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/02/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Lyan el Jue Feb 11, 2016 2:46 am

En cierta forma me alegraba la predisposición de la chica por mejorar, algo fácilmente deducible por el entusiasmo con que se tomó mi invitación a acompañarme hasta la zona de entrenamiento. Luego de salir de la habitación y preparar las cosas para la rutina del día esperé a mi inquilina parado en el umbral de la puerta principal, con mochila ya en mano. Cuando llego junto a mí la miré, sin deshacer en ningún momento la sonrisa neutra que adornaba mis labios, escondiendo la neutralidad que me caracterizaba.- Hay varios campos de entrenamiento en la aldea, pero hay uno en particular que nos servirá... solo sígueme -le expliqué para luego salir de la casa y esperar a que ella también lo hiciera, cerrando con llave tras nuestra salida para inmediatamente después tomar rumbo al campo de entrenamiento previamente mencionado, sin molestarme en mirar atrás al estar convencido de que la chica me seguiría. Las calles estaban prácticamente vacías, era muy temprano aún como para que mucha gente estuviera circulando, lo que convertía el recorrer el camino hasta la zona de entrenamiento una experiencia mucho más amena de lo normal. La temperatura estaba rondando los veinte grados, o al menos eso podía calcular, puesto que no hacía frío, pero tampoco llegaba a estar muy cálido el ambiente.

Luego de unos pocos minutos las calles nos guiaron hasta la entrada al bosque, lugar donde arrancaba el territorio que comprendía la zona de entrenamiento para los shinobis de Konoha. Me internaría en el mismo sin mirar atrás, convencido, como antes, de que tras mis pasos se encontraban los de mi inquilina. Luego de tan solo unos minutos de caminar terminaríamos llegando a un claro bastante amplio, con tres troncos incrustados uno al lado de otro en uno de sus lados, mientras en el centro había una extraña especie de muñeco de madera, utilizado para practicar taijutsu
.- Aquí es... -sin perder tiempo me acercaría a uno de los tantos árboles que rodeaban la zona, quitándome la mochila de encima para dejarla en el suelo, apoyada contra la base de árbol elegido, para luego quitarme la camiseta que llevaba puesta, dejando mi torso al descubierto.- Puedes usar los troncos o ese muñeco para entrenar, si necesitas que te ayude en algo solo avísame... -comenté para luego tomar la mochila y sacar de la misma un par de muñequeras y tobilleras, colocándolas en sus respectivos lugares para luego acércame al centro del claro, parándome con las piernas separadas y las rodillas levemente flexionadas, para luego juntar ambas manos frente a mi rostro en la posición del tigre, tras lo cual comenzaría a hacer bombear el chakra por todo mi cuerpo, preparándome para lo que seguía.

El ritmo de entrenamiento que llevaba no era algo que, según suponía, Yuffie pudiera soportar, razón por la cual ni pensé en ofrecerle utilizar las herramientas para entrenar que estaba por activar. Yo me reventaba cada que vez que iba a entrenar, yo me dejaba el cuerpo destrozado y al borde del colapso casi a diario, ella no tenía por qué llegar a tales límites a pesar de ser mi suerte de "Alumna".


Off-rol:
Líneas: 40
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Yuffie el Jue Feb 11, 2016 7:57 pm

Tenía ganas de empezar mi entrenamiento y eso se veía a la legua. Tenía que mejorar y era un hecho. Sabía que si no hubiera perdido a mis padres, mi entrenamiento hubiera sido mayor, pero no había podido ser. Por eso me preparé tan rápido como pude y salí rápidamente de la habitación para acercarme a él y esperar a que diera algún tipo de instrucción. Me había aceptado como alumna y protegida así que no podía fallarle, tenía que sentirse orgulloso de entrenar a una persona como yo. Asentí en silencio cuando dijo que lo siguiera. Salí de la casa tras él y esperé a que cerrase la puerta con llave. Luego comenzamos a caminar, trataba de seguirle el paso, pero al tener las piernas más largas que yo, me costaba un poco y más teniendo en cuenta que no estaba recuperada del todo, pero no iba a quejarme, no en mi primer día de entrenamiento. Así que me limité a seguirlo en silencio mientras iba mirando la aldea con curiosidad. No había mucha gente y la temperatura era la idónea para tener un buen día de entrenamiento.

Tras unos minutos caminando por la aldea, llegamos a un bosque. Lo miré con cierta inquietud, pues la última vez que había estado en un bosque no había acabado demasiado bien la cosa y podía notarlo todavía en cualquier pequeño moratón que quedase por mi cuerpo. Pero tampoco me quejé, sobre todo cuando comenzó a entrar dentro del bosque. Lo seguía sin perder el paso. Caminamos otros pocos minutos y llegamos a un claro en el bosque que, al parecer, estaba bastante bien preparado para la ocasión. Eso me decía que allí iban bastantes shinobis a entrenar y, si no entendía mal, yo también acabaría entrenando allí muchas más veces.

-Pues no está mal… -dije acercándome al "muñeco" del centro del claro y mirándolo con cierta curiosidad-, nada mal…

Me giré para mirarlo y vi que se había quitado la camiseta. Sentí como me sonrojaba levemente, pero tampoco diría nada, pues él me había visto totalmente desnuda y no había pasado nada de nada. Miré nuevamente los troncos y el muñeco para luego volver a mirarlo y ver que se preparaba a conciencia para entrenar. Entonces, ladeé le cabeza al ver cómo se posicionaba y comencé a ponerme en la misma postura que él. Con la idea de aprender todo lo que él hiciera, al fin y al cabo era mi maestro y tenía que servirme de referente. Quería aprenderlo todo de él, quería que me enseñase todo lo que sabía y para ello tenía que fijarme en él y en sus posturas. No tenía miedo de entrenar durante todo el día y a un ritmo insostenible, no importaba si al terminar mis entrenamientos acabase como cuando me habían apaleado, siempre que hubiera aprendido algo, me sentiría orgullosa de mí misma y me haría lo suficientemente fuerte para poder vencer a mis enemigos.

Estaba en aquella postura tratando de canalizar mi propio chakra cuando recordé algo. Había una técnica que habían empezado a enseñarme mis padres, una técnica especial que podría ayudarme a ser más fuerte. Me erguí y caminé hasta colocarme al lado de Lyan.

-Oye, Lyan -le dije sin gritar pues no estaba muy separada de él-. Quería saber si tú podías ayudarme con una técnica especial de la que me hablaron mis padres -lo miré fijamente y antes de que contestase, continué-. La técnica se llama ocho puertas internas y creo que me puede ayudar a ser más fuerte -no sabía si podría ayudarme o no, pero tenía que saber si, de ser capaz, lo haría.


Off-rol:
Líneas: 48
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Ocho Puertas
Katon Clase B

Ryous : 9506 Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/02/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Lyan el Vie Feb 12, 2016 11:49 pm

Encontrándome parado en el centro del claro, sin prenda alguna cubriendo mi torso y con ambas manos juntas frente a mi rostro, en el sello del tigre, el chakra comenzó a bombear por todo mi cuerpo en grandes cantidades, las cuales iban especialmente dirigidas a mis muñecas y tobillos. Al llegar a esa zona los sellos inscritos en muñequeras y tobilleras, sellos complejos de un fuinjutsu avanzado, lo absorbieron, activándose en consecuencia. El peso de los aditamentos que acababa de colocarme comenzó a aumentar, multiplicándose una y otra vez en cuestión de segundos. Quizás para el exterior nada pareciera cambiar, pero la realidad era que, llegado al punto en que tuve que deshacer la posición de manos, cada prenda pesaba alrededor de los doscientos cincuenta kilogramos, siendo un increíble total de mil kilogramos los que cargaba de más en mi cuerpo, lo que, como es obvio, dificultaba muchísimo mi movimiento y hacia que cada intento por moverme conllevara un esfuerzo brutal por parte de mis músculos.

- ¿Ocho puertas internas? -miré de reojo a Yuffie, irguiéndome antes de comenzar a trotar de forma muy lenta, siendo fácilmente notable la lentitud y torpeza de mis movimientos. Esperaba que ella me siguiera, después de todo se había acercado a mí era porque quería hablar, y hablaríamos, pero mientras entrenaba.- He leído sobre ellas... se dice que las puertas son válvulas que regulan el flujo de chakra, restringiéndolo para evitar lesiones, pero quien conoce la técnica de la formación de las ocho puertas internas es capaz de abrir estas válvulas y liberar todo el potencial de su cuerpo, pero trae terribles consecuencias... -comentaría mientras continuaba con mi trote, dando vueltas alrededor del claro.- La primera puerta está en la cabeza, limita los músculos. Dices haber estado entrenando esta técnica, entonces ¿Por qué no me demuestras de lo que eres capaz? -diría todo esto sin dejar de trotar, a la espera luego de que la pelinegra hiciera gala de las fases que había logrado dominar de las puertas internas, si es que había logrado llegar a abrir alguna.

Off-rol:
Líneas: 27
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Yuffie el Mar Feb 16, 2016 8:09 pm

Quería aprender todo lo que él pudiera enseñarme y, por lo que parecía, era mucho. Así pues, trataría de ser una buena alumna y haría lo que me ordenase para ser más fuerte. No podía dejar pasar aquella oportunidad, no podía dejar que mi propio odio y ganas de venganza fueran las que hablasen y actuasen por mí. No iba a dejar que el subconsciente pudiera más que la mente racional.

Había estado imitándolo hasta que me vino a la mente una idea o, más bien, un recuerdo. Tiempo atrás, había hecho eso mismo que estaba haciendo con él, pero con mi padre. Él siempre me había enseñado grandes cosas y gracias a él conocía todas las técnicas que sabía hasta el momento. No eran muchas, pero no estaban mal para una persona que había estado sola tanto tiempo. Mi padre me enseñaba todo lo que él sabía y me había enseñado aquella técnica, pero todavía me quedaba mucho para dominarla y ahí era donde quería que entrase él.

Asentí cuando me preguntó y lo seguí trotando. Estaba claro que él no pararía de entrenar, así que yo tampoco lo haría. Iba escuchando su explicación que, claramente, ya la conocía pero quería asegurarme de que él también sabía qué era lo que quería.

-La muerte… -murmuré terminando su frase. No paramos de trotar en ningún momento. Volví a asentir y lo miré con su pregunta-. Quizás esté un poco oxidada pues hace un tiempo que no he tenido ocasión de practicarla -lo miré y sonreí- ya sabes… -supuse que entendería a qué me refería, con ese ya sabes, ya que fue él quien me salvó de una muerte segura-. Veré de lo que soy capaz.

Dejé de trotar y me coloqué en el centro del claro, era el momento de demostrar a mi maestro de qué era capaz y no pretendía fallarle. Me erguí y cerré los ojos para concentrarme, no podía olvidar que la primera puerta, la de la Apertura, estaba en el cerebro, por lo que debía concentrarme al máximo para poder abrirla y dejar que el chakra fluyera por ella con toda la normalidad del mundo. También tenía que tener en cuenta que acabaría liberando todo mi potencial y que, irremediablemente, acabaría agotada, pero tenía que hacerlo. Así pues, con los ojos cerrados, los puños apretados y relajada como estaba, empecé a canalizar el chakra hacia el punto que serviría para que fluyera con fuerza y sin limitaciones. De pronto, empecé a sentir como la fuerza fluía sin detenerse, si lo conseguía, sería la primera vez que abriría la primera puerta, por lo que conseguiría superarme a mí misma. Empecé a sentir como los músculos iban liberándose y me iba fortaleciendo poco a poco. Había perdido un instante la noción del tiempo y de lo que me rodeaba, es decir, durante un momento había dejado de sentir lo que ocurría alrededor. Solo sé que al abrir los ojos me sentía fuerte, más de lo que jamás me hubiera sentido, y que nada, salvo mi propio cuerpo que seguía algo magullado, podía pararme. Sin embargo, al dar el primer paso hacia Lyan, perdí mi ansiado y querido equilibrio y caí de rodillas al suelo, perdiendo toda concentración.

-Otra cosa que debemos entrenar… -hice una breve pausa- es mi maldito equilibrio… -apoyé las manos en el suelo sintiendo como la energía se iba y, además, era como si la cabeza quisiera estallar en mil pedazos.


off-rol:
Líneas: 45
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Ocho Puertas
Katon Clase B

Ryous : 9506 Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/02/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Lyan el Miér Feb 17, 2016 12:08 pm

Las puertas internas... Tsk, era todo un tema esa técnica. No por nada era catalogado como "Kinjutsu", un jutsu prohibido, capaz de darte tanto poder que incluso podrías superar fácilmente a un Kage, el único problema era que luego de hacerlo, morías. Claro eso era lo que los viejos pergamino decían, después de pasar tanto tiempo en la biblioteca uno terminaba sabiendo de todo un poco, y acerca de las puertas había aprendido cuando pequeño. En su momento intenté aprenderlas, pero viendo el desgaste que generaban preferí dejar una técnica prohibida como eso, prohibida, cosa que los padres de la joven Yuffie al parecer no pensaron. Bueno, yo no era nadie para quejarme de ellos, después de todo no eran los míos.

- Interesante... -susurré al notar, luego de unos minutos en los que mi "Protegida" permaneció concentrada, como su cuerpo tenía unos pequeños cambios. Disimuladamente, mientras ella aún continuaba concentrándose, active mi sharingan y pude ver como la primera puerta, la puerta de la apertura ubicada en el cerebro, se abría, para luego desactivar mi duojutsu al momento para evitar tener que dar explicaciones al respecto. Una vez volvió en sí, con la primera puerta ya abierta y luego de que cayera producto de la falta de equilibrio que poseía, me acerque a paso lento hasta su posición, acuclillándome junto a ella.- Trabajaremos en eso, pero por el momento descansa, las puertas gastan mucha energía y aplicando una gran presión sobre los músculos, podrías terminar lastimándote si no te controlas -dije todo esto mientras acercaba mi mano derecha con el dedo índice y corazón extendidos, con los cuales "Pockié" su frente en un gesto que acostumbraba hacer con la bibliotecaria.- Así que descansa en lo que doy unas vueltas, luego continuaremos -le dije con una leve sonrisa siempre presente en mi rostro y luego me levanté, continuando con mi entrenamiento del día en lo que Yuffie descansaba un poco. Luego continuaríamos, pero por el momento no quería que saliera herida por pasarse con la práctica de una técnica como esa.

Off-rol:
Líneas: 25
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Sígueme el ritmo | Entrenamiento | Priv. Yuffie

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.