Naruto Reliquias Ninja


{MISION C} - Siguele el rastro

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{MISION C} - Siguele el rastro

Mensaje por Naori Uchiha el Mar Feb 09, 2016 1:28 am

Nuevamente una misión que se relacionaba con mascotas. Esta vez no se me haría sencillo, ya que no se trataba de un animal común y corriente, se trataba de un can entrenado por el famoso clan adiestrador de perros Inuzuka. Lo que se me hacía extraño, era que se escapara de su propio dueño, y más aún que se contagiara de rabia, cuando ese clan era reconocido por el buen entrenamiento y cuidados que daban a sus fieles compañeros. 

Ya tenía bastante claro que sería una misión complicada, el buen olfato y la rapidez con la que estos perros se caracterizaban, harían que su captura se prolongara, seguramente detectarían mi olor enseguida, y probablemente en vez de simplemente huir, trataría de atacarme producto de la rabia que lo tenía completamente loco. Encontrarlo no sería un problema, solo debía seguir los rastros del destrozo que iba dejando a su paso, acompañado de los gritos de las personas que huían despavoridas al ver a semejante animal lanzando espuma por la boca, y rompiendo todo a su paso.

Comencé a correr de prisa, deteniéndome en cada lugar en donde veía los destrozos que había ocasionado. En cada parada, interrogaba a las personas que se encontraban cerca, para saber en que dirección se dirigía el can. Las personas entre sollozos y enfado, me explicaban lo sucedido, y apuntaban la dirección que el perro había tomado.

Continué avanzando, el can había recorrido un buen tramo, siempre en linea recta, por lo que tomando esa referencia decidí seguirlo por encima de los tejados de las casas de la aldea. Quizás de esa manera se le haría más difícil el poder notar mi presencia, o mas bien mi aroma. Aparte de eso, era mucho mas fácil tener una visión completa de la aldea desde un punto mas alto, y así ampliaría mi espacio de visión. 

Activando mi Sharingan, continué mi camino, mirando de un lado a otro con tal rapidez, de manera que ningún movimiento extraño escapara de mi vista. Fue en ese momento, en que justo llegando a un parque lo vi. Un enorme perro blanco con manchas negras que con sus enormes y filosos dientes mordía con fuerza y violencia un basurero que se encontraba en aquel lugar.

Trague saliva, pensando en algún plan para poder detener al animal y que no escapara, lo principal era mantener la distancia, una sola mordedura y me llevaría directo al hospital, y quien sabe cuanto tiempo estaría alli internada, cosa que no podía permitirme por los momentos. No podía utilizar técnicas que lo lastimaran, si no me gustaba atacar personas, menos me gustaba atacar animales indefensos, sobre todo uno que seguramente no sabía lo que estaba haciendo, producto de la enfermedad que lo aquejaba.

*Que haré...que haré...*

Pensaba para mi misma, observando el lugar en donde se encontraba, tratando de encontrar una pista que me ayudara a capturarlo sin salir heridos ninguno de los dos. Lo único que se me ocurría en ese momento, era utilizar algún genjutsu que me permitiera inhabilitar sus movimientos, eso me ayudaría a calmarlo por unos momentos para que la hiperactividad que se había apoderado de el, comenzara a bajar poco a poco. Realicé los sellos correspondientes, y sin despegar la mirada del can, que hasta el momento no había notado mi presencia, lancé mi ataque.

-KANASHIBARI NO JUTSU!-


Un pequeño gruñido se oyó de pronto, y el animal que hace pocos segundos estaba mordiendo aquel basurero, se encontraba temblando levemente, tratando de moverse y de comprender porque de pronto su cuerpo se había paralizado. Al ver que se encontraba completamente indefenso, me acerqué con sigilo. Pude notar como sus ojos se dirigían a mi, y como la espuma de su boca caía lentamente. Con algo de temor, me acerque hasta su cabeza, saqué un poco de agua que llevaba conmigo y se la di a beber con mucha cautela. A pesar de que no podía moverse del todo, había dado chance a que pudiese mover su cabeza, algo que era peligroso, tomando en cuenta que podía morderme en cualquier momento, pero confiaba en que mi presencia serena lo calmara.

Efectivamente el animal se calmó, bebió un poco de agua y comenzó a relajarse. Espere unos cuantos minutos hasta ver que no había peligro, y una vez me había asegurado lo libere de mi técnica. El can se acercó a mi, acariciando mi rostro con su cabeza. Acaricie la suya con mi mano, y me dirigí hacia donde se encontraban los miembros del clan, entregándoles el enorme animal, esperando que fuese llevado de inmediato al veterinario.
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.