Naruto Reliquias Ninja


[Alone] Un día cualquiera.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[Alone] Un día cualquiera.

Mensaje por Ryūdan el Vie Feb 05, 2016 6:49 am

Yacía unos cuantos metros de ellos, pero que poco a poco se le aproximaban a él, claramente con sus rasgos físicos, los cuales estaban cubiertos por una serie de extravagantes vestimentas. Estas se solía equipar por todo aldeano que rondara fuera de su hogar, para bien protegerse del sol o, para cubrirse del mismísima humedad que había en toda Kirigakure, parecía una selva tropical rodeada de niebla. El chico de la tez amateur quedaba expectante ante la llegada de aquellos siniestros, mientras tanto Ryûdan los contemplaba de arriba abajo, sin perder ningún detalle de lo que su visión iba captando de sus movimientos. Se estaban acercando más y más...

A los dos metros de cercanía; pensó reaccionar, a un metro; se aseguró, a escasos centímetros cuando se encontraría el sujeto pasando de largo... Lo pararía justo a tiempo con la palma de la mano abierta contra su pecho, con el dicho brazo extendido de lado. — Perdona, eres de este pueblo; ¿Verdad? — Le dijo el sospechoso. — ¿A caso no ves mi protector? — Respondió Ryûdan señalando su bandana por debajo del hombro y enlazada en la parte superior de la manga de su camiseta. No estaba sorprendido, tenía claro que no se debía despistar en ningún momento.

Escuchó atentamente lo que aquel joven le respondería, esperando de algún modo, que fuera del mismo pueblo que se encontraba a sus espaldas. Se veía inmenso, por la cantidad de luces que se reflejaban, encantaría recorrerlo por la noche, de hecho, en el mismo tiempo del día, era cuando cundía el clima perfecto; un frescor del desierto capaz de resfriar cualquier piel desnuda que osara exhibirse. El Joven iba con su típica vestimenta de siempre, gabardina negra con cuello alto hasta la altura de su nariz, mientras su boca no se le viese articular... — Con que eres un ninja eh... Demuéstrame de lo que estás hecho... — Comentó el sospechoso dirigiendo la mirada hacia Ryûdan. Ahora, empezando a caminar en dirección hacia el mismo, y a la vez a punto de pasar unos centímetros de su costado. Mientras tanto Ryûdan no dejaba de observarlo de reojo.

Hagamos una cosa, si pierdes me das todo tu dinero, pero si ganas te daré el mío. Y sí, es una jodida apuesta. — Dijo. — Bueno, si tanta ilusión te hace, entonces vayamos al grano. —.

Ante las acciones y deducciones del prójimo, literalmente a su lado, a quien observó con total cautela mientras mostraba el indicio que dejaba al descubierto, era la semejante personalidad y confianza que tenía el desconocido sobre sus palabras, seguramente era un ninja, tanto como para arriesgarse ante lo que no podría afectarle objetivamente. Las palabras de Ryûdan no sonaron para nada agresivas, comparándolas con las del desconocido, ya que en cuanto ellas, fueron para tanto molestas. Aunque, sin darse por aludido, éste, rápidamente alzó los puños en posición de guardia, observando al rival a sabiendas de no tener dinero, por lo cual, lo de tramposo lo llevaba en la sangre, Ryûdan era bueno engañando a sus oponentes, más, teniendo sentido sobre las futuras decisiones que tendría. No quería mentir, así que, reservó comentar sobre sus verdaderos planes

Se alejó de un rápido salto hacia atrás, hasta posicionarse cinco metros de aquel desconocido, sin que este se diera cuenta del momento que despegó, tan rápido que solo podría captarlo desde los el tercer metro que procesaba en separarse de aquel individuo. — Prepárate para una buena paliza. —. Como competidor podría desatar un combate, pues, el chico, ansiaba darle una paliza, por el simple hecho de haberlo retado. No dejaría que ningún aspirante más volviera a osarse.

En un rápido lapso de tiempo se vio atrapado por una presión que ejercía una masa de arena sobre sus pies, justo en el momento de intentar saltar, casi provocando un desequilibrio total como para provocar su caída, no obstante, se mantuvo de pie por la agilidad que poseía. No llegó ni siquiera a comentar ante la interrogante de aquel chico del turbante, y ya estaba siendo atacado, el joven Ryûdan, a quien más o menos le estaba sospechando sus intenciones. Aparentemente parecía un buen chico, solo que por un momento, descubrió que la habilidad aquella provenía del país del viento, ¿y qué estaría haciendo aquí?. Era todo tan extraño que le resultaba difícil plantear el hecho de no reportar su presencia a un superior. Mientras tanto disfrutaría del combate.

Los gestos de su mano, a los que prescindió por error en el primer momento, no obstante, volviéndolos a recordar con un escaso detalle que si bien podía haber tenido la visualización de algo similar. Llegó justamente a su mente cuando a toda costa la misma buscaba el por qué, el mismo por qué de repente estaban siendo sus piernas inmovilizadas. Aunque en cuanto a la cantidad que se aferraba sus pies, era más bien una mínima que salía de su calabaza, que con un poco de esfuerzo podría lograr deshacerse de ellas. En el momento que se deshizo de la primera, levantando el pie derecho con fuerza, rápidamente se le impactó a sus espaldas; una gran cantidad de arena que por poco lo tumbaría sin más. Dándole gracias a que tenía un pie libre en el aire, por lo que después pudo aterrizar sobre él al mismo tiempo que se flexionarían las piernas.

Sobre el otro pie haría lo mismo. En el mismo instante que se libró, se impulsó de un veloz movimiento que llegaría en un cerrar y abrir de ojos ante el manipulador de la arena, simplemente impactando el puño derecho en medio de sus pectorales, más abajo, a la medida de su apéndice xifoides, en una porción sumamente vulnerable del esternón, y por ello es considerado un blanco muy importante en las Artes Marciales, principalmente por el papel que cumple en la respiración. El esternón se compone de tres secciones: manubrio, cuerpo y apófisis xifoides. De las tres, la última es la más vulnerable por su ubicación y por el grave daño que se puede causar con muy poca fuerza. Lo dejaría un par de minutos con dificultades de respiración. Si el golpe resultase certero caería de rodillas inhabilitado. Luego de esto propinaría una fuerte patada ascendente hacia su rostro, que le causaría un involuntario salto mortal cayendo con la cara sobre el suelo.

Rápidamente, se alejó cinco metros de dos saltos, este último siendo a través de un salto mortal. Recompuso su guardia y en posición de combate esperaría a que se levantara... Mientras tanto, observaría su entorno, para asegurarse de que no haya esparcido la arena por ningún lado.

Entonces no eres de aquí, y por lo que veo manejas la arena, puedo suponer que procedes del país del viento. ¿Cuando te alistaste a la armada de Kiri? — Preguntó Ryûdan con tono serio.

Miró a los alrededores, y tras analizar bien el cuerpo del oponente, vio algo fuera de lo normal, pues al parecer, el puño, había impactado sobre una armadura de arena, y al mismo tiempo, la cara de aquel joven del turbante estaba agrietada. — ¿Qué tipo de hombre será este?... — Pensaba en su interior. Ante esto, el joven del turbante se logró incorporar, riéndose de forma sádica a su vez, amenazando de nuevo con sus técnicas de arena, alzando, una especie de mano gigantesca formada de arena que empezó a dirigirse a Ryû desde los dos metros. Cuando parecía que iba a tragarlo, el joven de cabello largo, en un lapso de tiempo, se desvaneció de la ubicación, apareciendo delante de aquel oponente propinándole un fuerte codazo al instante de que apareció en su lado izquierdo. Tras esto, el cuerpo del tipo del turbante, salió expulsado de su terreno a cinco metros rodando por los suelos, a una velocidad que, le hizo tragar su propia arena y romperse la calabaza. Aquel oponente casi ni tenía fuerzas para proseguir, es más, debido al fuerte golpe que recibió en el perfil de su cráneo fallaba la intercomunicación con su chakra, y por más que intentaba controlar la arena, esta hacía movimientos aleatorios sin el total dominio de su poseedor. — Te lo diré solo una vez, pero no lo volveré a repetir... Te he hecho unas preguntas, y más vale que respondas. — Le decía sin cortesía. — Qui-en eres... — Interrogaba moribundo. — Es obvio… Joder, que estúpida es la gente ahora... — Respondía el joven Ryû. — Ah sí, de todos modos puedes llevarte mi dinero también, y sí, yo también seré un ninja de kiri, solo que a diferencia tuya yo era un ambulante... — Dijo el manipulador de arena. — Entonces estás en la misma situación que yo. — Dijo. — ¿Ah si?; ¿Y de donde eres? — Dijo con un tono interesado. — Del remolino. —.

Antes de largarse, recogió el dinero que había apostado, se hallaba en su derecha y fuera de sus bolsillos, por el simple hecho de que se lo había retirado sin querer tras el golpe. Se trataba de una bolsa llena de monedas así que, nada más agarrar aquella bolsita, se la ató entorno al cinturón y prosiguió su caminata por el cementerio. — Bueno chaval, te dejo, chao. — Dijo largándose.

Mientras caminaba hacia la aldea, seguía fisgoneando por sus pensamientos, alcanzando filosofías incompletas sobre el sentido de la existencia humana, universos paralelos, otras dimensiones, el espacio exterior... Todo aquello formaba grandes incógnitas cuales acercándose a lo lógico de una buena cognición, entre la creatividad mental; el arte, la agilidad en desarrollar distintas ramas de la hipótesis que le sugería la mente, tal vez, llegando a lo cuántico, metafísico mundo de personas compuestas por una energía espiritual hacia un sin límites, representado como el 'chakra'; donde residía el espíritu. Y a pesar de alcanzar esas ideas, aún no era lo suficientemente inteligente como para resolver aquellas cuestiones, era muy difícil para él aún. Mientras tanto se puso rumbo a casa.

Y a todo esto... ¿Porqué Ryûdan estaba en medio de un cementerio?; bien, era el único lugar donde podía meditar tranquilo y en silencio.
Entrenamiento de Stats: 125 líneas. (+12 Fuerza)
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Raiton Clase D

Ryous : 800 Mensajes : 30
Fecha de inscripción : 07/01/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Kiri

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.