Naruto Reliquias Ninja


El niñero - primera parte (5º mision // Ranco C)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El niñero - primera parte (5º mision // Ranco C)

Mensaje por Ashura Senju el Miér Feb 03, 2016 2:53 pm

La noche había sido algo calurosa para el shinobi, a pesar de estar en el mismísimo otoño, se encontraba anonadado por la última misión que había realizado en conjunto con una mujer kunoichi misteriosa, posiblemente de la división de cazadores especiales anbu. ¿El motivo de su pérdida? Era el pensamiento de que le habrían hecho al sujeto que con poca dificultad había atrapado el día anterior con ella. ¿Lo torturara? ¿Lo habrán matado y tirado al mar para que su cuerpo y vida desaparezcan de la faz de la tierra? No estaba en contra de ello, pero le parecía algo demasiado excesivo. El ninja se levantó de la cama, era mediodía y el poco sol que alumbraba la siniestra aldea se ocultaba tras varias nubes oscuras. Posiblemente la lluvia se hiciera cargo de presentarse tras días de estar ausente. El shinobi como todos los típicos días se fue al living y allí preparo algunos sándwiches para almorzar además de tomar un mate cocido con leche. En la noche anterior había dejado un libro a mitad de leer, se trataba de una curiosa historia sobre los shinobis que lucharon anteriormente en la guerra contra los bijuus y a la vez intentaban controlarlos por medio de fuinjutsus poderosos, estos los metían dentro de cuerpos humanos y aquellos humanos pasaban a llamarse jinchurikis, uno de ellos y posiblemente el más famoso fue el compañero y amigo de los “monstruos”, Naruto, quien logro controlar a todos y tras ello hacerse amigos y entenderlos, pudiendo luchar una batalla final contra un enemigo poderoso. Curiosamente tras todo eso los bijuus habían vuelto a desaparecer, ¿Dónde diablos se encontraban estos? Era difícil saberlo, pero tenía un mal presentimiento sobre ello, ellos no iban a dejar que los humanos se salieran con la suya, y seguramente se iban a vengar de todos los habitantes del mundo. Los bijuus eran armas claro estaba, pero también tenían sentimientos y ellos no tenían la culpa de estar en el mundo de humanos, pues los humanos siempre demuestran ser muchos más monstruosos que los propios bijuus, tratando de salirse con la suya generalmente sobornando o asesinando. Ashura no estaba feliz y no se sentía orgulloso siendo shinobi, pero pasado no le dejo otra opción que serlo, no le dejo otra opción que ser una máquina de matar aun siendo de un clan que veneraba el amor por encima de todas las demás cosas, ¿Ahora donde se encontraba ese clan exactamente? Casi extinto. Los últimos Senjus andaban por el mundo haciendo de las suyas como todos los demás clanes, hace años que no veía a uno de su clan, temía lo peor no obstante el mundo era demasiado grande y pequeño a la vez, estaba seguro que encontraría a alguno de una forma u otra. Hoy en dia, el Senju se había asentado perfectamente en Kirigakure no Sato, y gracias a ello habia conseguido fama entre todos los shinobis, su mokuton era muy útil para ayudar en las construcciones. No le extrañaría si algún otro Senju llegara al continente de agua para hacerse la misma fama pues aquí era un lugar perfecto para vivir, había árboles, agua y sobre todo tierra. Sin más que pensar se dirigio al edificio de misiones de Kirigakure, allí estaba como siempre la secretaria quien ya no le miraba con tanta cara de molestia, al parecer le había caído bien que se hiciera cargo del pedófilo pues ese mismo tipo habia dañado al novio de su hermana pequeña, entonces ahora Ashura era una especie de salvador en el pueblo y era saludado por varias personas, el devolvía el saludo cortésmente pero como era de esperar, era muy timido y callado. La misión era clara, al parecer la pequeña adolescente que estaba parada a un costado de la habitación debía ser escoltada desde su palacio de un adinerado feudal hasta el puerto de Kirigakure donde la esperaría un barco que la escoltaría a otro lugar. El Senju no se negó a realizar la misión y simplemente se retiró del lugar, la muchacha le siguió detrás de este, sin decir nada. Ashura y la pequeña mujer caminaron por una hora entera hasta el puerto de Kirigakure, en ningún lado hubo problemas algunos, ¿Estarian esperando cerca del barco? Se preguntaba el shinobi callado y concentrado en los laterales, en su parte trasera y obviamente por donde caminaba. Finalmente, divisaron el barco, allí se encontraba el padre de la niña supuestamente, estos callados y atentos se movieron hacia allí, hacia el final del primer objetivo. La lluvia comenzaba a caer, las primeras gotas, la niña para no arruinar su vestido saco un paraguas, que tenía extrañas marcas…
avatar





Clase A

Ryous : 3000 Mensajes : 134
Fecha de inscripción : 28/01/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Kiri

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.