Naruto Reliquias Ninja


La gran búsqueda y... algo más | Misión rango B (Primera parte)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La gran búsqueda y... algo más | Misión rango B (Primera parte)

Mensaje por Lyan el Lun Feb 01, 2016 11:58 pm

Unas pocas gotas de lluvia caían desde mis cabello, pasando por mi frente hasta desprenderse de mi mentón. Había sido una tarde lluviosa, la primera del otoño, y justo dio la casualidad que me agarro de camino a la escena del crimen de un reciente atentado: La central de la policía de Konoha. Un grupo de shinobis de la hoja, ya oficialmente renegados, habían asaltado y herido de gravedad a varios integrantes de la policía de la aldea, robando una suma importante de dinero antes de huir. El atentado había sido unas horas antes, y las autoridades de la aldea ya me habían asignado la tarea de encontrar a los sujetos que habían ejecutado tal golpe, eliminarlos y devolver el dinero. Sí, no era una tarea fácil y la complejidad de tal encargo excedía por mucho las últimas misiones que me habían asignado, pero me gustaba verlo por el lado de que, si me asignaban misiones más difíciles, era porque confiaban en que mis habilidades eran lo suficiente como para estar a la altura de la dificultar.

Ingrese a la central de la policía, notando al instante como en el suelo varías manchas de sangre adornaban el lugar. Al parecer era cierto que los daños a los shinobis de la policía habían sido graves, había escuchado que uno de ellos estaba en terapia intensiva, luchando por seguir con vida luego de haber recibido una puñalada demasiado cerca de los pulmones.- Malditos traidores... -lo que más me afectaba, y causaba rabia, era que los culpables del ataque eran ex-shinobis de la aldea, traidores que le habían dado la espalda a su patria a cambio de algo de dinero. Me daban asco, solo merecían la muerte.


- Señor, disculpe -una fina e inocente voz a mis espaldas me tomo por sorpresa, haciéndome voltear rápidamente para ver como allí, parada sobre el marco de la puerta, había una pequeña niña, de unos cinco años como mucho, mirándome con ojos grandes mientras sostenía entre sus manos al muñeco de un conejo que era casi más grande que ella misma.

- No puedes estar aquí, pequeña, este lugar está cerrado por la investigación -me acerque lentamente, apoyando una rodilla en el suelo al llegar junto a ella para apoyar mi mano sobre su cabeza, sonriéndole con levedad para que no pareciera muy aterrador. Ya más de un niño me huía por el parche que cubría mi ojo derecho, para muchos podía ser algo intimidante.

- Yo estaba aquí -la seguridad en su voz, acompañado de una gran tristeza casi invisible, me dejaron paralizado en mi lugar, mirándola con una expresión de clara incredulidad.- Estaba jugando a las escondidas con mi papá cuando esos señores llegaron, escuche como golpeaban a mi papá y hacían que agua roja saliera de su pecho -unas pequeñas lagrimas brotaron de los pequeños ojos de la niña, y una rabia inimaginable comenzaba a llenarme.- No salí hasta que ellos se fueron, pero al ver a mi papá así solo salí corriendo hasta mi casa y me encerré en mi habitación; quería que todo fuera solo un sueño feo -por puro impulso abrace a la pequeña, que se aferró a mí, soltando el muñeco que sostenía mientras las lágrimas caía de sus ojos como una catarata.- El valle del fin -dijo de la nada, separándose de mi al tiempo en que se limpiaba las lágrimas de los ojos para luego mirarme seriamente.- Allí dijeron que iban a ir -la seriedad en sus palabras era increíble para una niña de su edad, pero también comprendía que fuera así, la pobre debía de estar muy tocada por lo que vio y escucho.- Por favor, no deje que esas personas escapen sin pagar por lo que le hicieron a mi papá -y las lágrimas volvieron a caer por sus mejillas, regresando al abrazo pero son mayor fuerza aún.

- Tranquila pequeña, tranquila... -susurré, separándome un poco para luego besar la frente de la niña, mirándola fijamente con mi único ojo visible.- Yo me haré cargo, no te preocupes. Ahora ve a casa, que tu papá seguro espera una gran bienvenida cuando salga del hospital ¿Cierto? -con mi mano derecha le desacomode el cabello, para luego desaparecer en un shunshin, apareciendo de nuevo bastante lejos de la zona, ya cerca de la puerta de la aldea, parado sobre un poste de luz.- Condenados... -susurré, quitándome el parche de sobre mi ojo para luego activar el sharingan, mostrando tres aspas girando alrededor de la pupila de cada uno, girando sobre un iris rojo como la sangre.- Los haré arrepentirse de haber nacido -y sin más desaparecí en una explosión de humo, tomando rumbo rápido y directo hacia el conocido valle del fin, listo para interceptar a los sujetos y hacerlos pagar por lo que habían hecho.


Off-rol:
Líneas: 64
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.