Naruto Reliquias Ninja


Sobrevivir[Entrenamiento ninjutsu en el pasado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sobrevivir[Entrenamiento ninjutsu en el pasado]

Mensaje por Raven Nightcross el Lun Feb 01, 2016 7:39 pm

¿De donde proviene el hombre, si no es de la tierra misma? El ser humano y la naturaleza, hoy separadas por la sociedad y aquello que pueda ser considerado civilización, alguna vez habitaron uno junto al otro en hermandad, los bosques, las selvas, playas y llanuras eran el hogar del hombre y junto a la extensa cantidad de animales y criaturas el hombre era otro habitante de estos, conviviendo así en una simbiosis natural que se autocompletar en el interminable ciclo de la vida ¿Qué entonces sería lo que separaría a ambos? “En primer lugar en La cadena alimenticia” que tan cruel como necesaria, seria con el cual el hombre afín de obedecer aquel primitivo deseo de supervivencia se haría.

Raven, así como los ancestros de la humanidad, alguna vez vivió también en hermandad con la naturaleza, formando parte de aquella implacable cadena, todo cuando se vio siendo llevado por la fuerza de la aldea escondida entre la arena siendo dejado en diversos lugares con el único objetivo de sobrevivir hasta que lo encontraran, en los que aprendió a hacer las cosas a la manera que dictaba la fulgurante y hostil naturaleza que poblaba los parajes del país que, bautizado con el nombre de astro nocturno, y poblado de leyendas poseía inmensas extensiones de tierra indómita ¿Hoy? tras la consiguiente acogida a la sociedad que significó su llegada a las puertas de la capital, un llamado de exploración e independencia lo guió nuevamente a las extensas regiones arbóreas que alguna vez le habían servido de habitad, esta vez con el propósito de servirles de paso hacia otras tierras, mas a su vez actuando como recordatorio de aquello por lo que alguna vez había pasado, inundandolo de una innumerable cantidad de experiencias rememoradas, que recorrían su cuerpo en especie de señales que afilaban sus sentidos y desde el interior ponían sus nervios a flor de piel, cual animal o bestia que ante una amenaza eriza sus cabellos, tensa sus músculos y cual reflejo lanza su mirada de un lado a otro en busca de un adversario.

Yacía allí, inmóvil en la penumbra del bosque, como catatónico sentado sobre sí al ras de la tierra, la luz, inerme ante la espesura del bosque apenas si hallaba la oportunidad de escabullirse por las rendijas que entre hoja y hoja daban paso a pequeños haces de luz, luz que como ligera llovizna se derramaba sobre la tierra, dibujando a duras penas enanas figuras sobre el cuerpo del pelirrojo, como si fuese salpicado por la gracia de estas, no existía propósito para su estadía allí, más que la excusa que le brindaba su adormilado instinto, apoderándose de su consciente e inundándose en la espesura de un mar de sensaciones, sus ojos lanzaban pequeños movimientos cada cierto tiempo, como una especie de tic que era accionado por el movimiento del bosque y sus habitantes, las criaturas cuya existencia significaba tanto una amenaza como su único sustento ¿En que estaba pensando? ¿Qué quería hacer? ¿De que se estaba olvidando? Como agua en un arrollo, el tiempo fluyo con constante determinación en un ligero hilo de pensamientos, apenas lo bastante coherentes como para mantenerlo despierto, hasta que finalmente el cambio de temperatura le alerto de la cercanía de la noche. Espabiló casi de golpe, como si despertase de un transe e irguiéndose sobre sus pies lanzó su mirada al paraje, aunque durante tantos habían había estado viendo, ante el incremento de las sombras le parecía completamente desconocido ¿Cuándo había sido la última vez que había pasado la noche a la intemperie? No lo recordaba, y no estaba seguro si es que alguna vez lo había hecho, la incertidumbre de si podría sobrevivir al advenimiento de la noche recobraba la fuerza que alguna vez había tenido en su juventud “¿En qué demonios estaría pensando?” se reprochó internamente al darse cuenta de su fallo, y casi al instante, descarto tal acción para ponerse a andar con determinada prisa.

El peligro era evidente y su desentrenamiento notorio, las costumbres de la sociedad lo habían inundado y el calor humano lo habían suavizado demasiado para ese entorno, de ese modo, mientras caminada escudriñando la vegetación y buscando rastros de humedad en la tierra, rememoraba las clases de control que le había dado su padre, su clan le permitía obrar con su voz, todavía recordaba como su padre había calmado a unos perros rabiosos con solo su voz y su chakra según el,  siguió meditabundo de esa manera hasta dar con una fuente de agua, corriendo entre rocas en un fino arroyo, el cual se dio a la tarea caminar sobre el siguiendo hasta encontrar el cauce de un pequeño rio, uno que seguramente se extendería hasta llegar a algún poblado, dudas inundaban su mente y preocupaciones su corazón, en ese momento no se había molestado en preocuparse por otro ser que no fuera el, había aprendido por su cuenta a manejar su voz para adormecer a otros seres, a manejarse en el sistema y depender completamente de sus capacidades para sobrevivir, no obstante, simbolizando un eslabón desentendido en la pseudo cadena que esta misma se había hecho, y que en su caso, le había valido para sobrevivir él.Le había brindado una percepción de las cosas fuera de lo común, que llegaba tocar lo bizarro en ciertas ocasiones, y que dicho de otro modo, le permitían visualizar las cosas fuera de “caja” que representaba aquel mundo, bueno o malo, haciéndolo consciente de cuan diferente era del resto, tanto mental, como físicamente… el debate se situaba entonces en “¿Cuál de esas dos facetas de su existencia le convendría ocupar en el viaje que estaba por emprender?”. El lugar en el que se movía era duro, más que ningún otro en el que un niño con  apenas algo de control de chakra, plagado de grandes peligros que no distinguen nacionalidad, guerras que habían llegado a definir el mundo como lo era hoy y cuyos protagonistas se definían por una aterradora fuerza y severidad en sus acciones. Raven, sin embargo, no conocía mucho del mundo exterior, habiendo crecido  tan aislado del mundo, a excepción de la aldea en la que habitaba, razones que contrastantes, le permitieron oír y dejar de hacerlo ante lo que pasaba en el mundo exterior ¿de esa forma? Conociendo la existencia del sistema de aldeas, los países y la fama de su poder, así como alguna que otra leyenda, cuento u hazaña de las grandes guerras, considerando entre el más preciado de sus recuerdos el nombre que, por una cuestionable combinación entre sospecha, intuición y asociación más que conocimientos certeros, había otorgado al linaje por el cual obtenía sus habilidades… “Las almas en pena del desierto”… aquellos con la capacidad de llevar tanto placer innegable o un dolor indescriptible que de manera inconsciente, a tan corta edad, le había impactado.

Luego de un rato luego de una caminata sobre las aguas las cuales a cada paso que daba sentía que mermaban mi energía, llegó un punto en el que ya no pude caminar mas sobre el agua, en uno costados calmos del río acabe por hundirme hasta la cintura prácticamente exhausto en el agua, me arrodille y me sumergí completamente llevando mi cuerpo al liquido  tras  sumergirme completamente, lavó mi rostro y mis cabellos de modo que su fleco se deshizo en un mar de hebras carmesí que, con una vuelta de su mano hacia atrás pasaron a formar parte de la melena rojiza, desperdigado a la vuelta de la misma un par de hilos que llegan a situarse por la frente, al unisonó, ambos orbes color rojizo examinaban los alrededores al otro lado del cuerpo de agua, examinando posibles amenazas, así como refugios o alimento con aparente éxito,"seria mejor que me ponga a sobrevivir mientras pueda".

"Seria mejor que me ponga a sobrevivir mientras pueda" con esa frase me despierto hace noches, recuerdos que creía enterrados en lo profundo de mi mente y corazón resurgen nuevamente de los lugares donde había considerado ya perdido y olvidado, podía sentir como el sudor recorría mi cuerpo y era absorbido por las sabanas  hacía noches que no me despertaba así, no pude evitar soltar una risa funesta para luego tocar mi espalda sintiendo las irregularidades de las cicatrices que poseo y darme vuelta dejando mis cicatrices al aire y volver a dormirme esperando que esos recuerdos vuelvan al abismo del cual nunca deberían haber salido.

Off:
Es parte de un recuerdo de Raven de cuando lo secuestraron
avatar
Clan: Sakebi
Genjutsu
Raiton Clase D

Ryous : 3000 Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 11/01/2016
Edad : 19

Ver perfil de usuario
Genin de Suna

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.