Naruto Reliquias Ninja


~Volviendo de un entrenamiento e instruyendome. ~ [Stats Ninjutsu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~Volviendo de un entrenamiento e instruyendome. ~ [Stats Ninjutsu]

Mensaje por Ryusei el Lun Feb 01, 2016 3:59 am

Dos sombras podían visualizarse en aquel árido desierto, el sol empezaba a marcharse lentamente del desierto pero aún le quedaban unas horas más. Una temperatura exageradamente alta, al menos para mi gusto, pero, así era todos los días del verano. Incontables kilos de arena formaban parte del paisaje. Junto a ella unos pocos cactus podían llegar a verse por la zona, casi nulos, el otoño estaba cerca. Pero había algo que siempre estaba allí, día a día; y ese era yo. Había estado haciendo un largo entrenamiento para mejorar el trabajo en equipo con mis amigos los sapos. Esto se debía a que quería explotar al máximo el poder que tenía esta invocación por lo cual casi diariamente viajaba hasta el desierto para practicar la sinergia y mejorar la química que había entre ellos y yo.

Ya habían pasado varias horas y, por lo menos yo, ya estaba en el borde de mi límite. Gama, el que se encontraba acompañándome hoy, me miraba con su mirada silenciosa y calmada de siempre. Aquel sapo tenía una contextura grande de cuerpo, al menos de ancha, ya que de altura tenía aproximadamente la misma que yo. Él era naranja en la mayoría de su gordo cuerpo. Además de ello éste era adornado con unos trazos en color azul. En su cuello, se podía ver una collar con una inscripción, se trataba de un Kanji y éste significaba "lealtad". Él era muy callado o al menos eso me demostró ya que nunca me dijo una palabra sin embargo a la hora de entrar en combate se trataba de un guerrero con todas las letra y eso, sinceramente, era suficiente para mí.

Mientras estábamos allí sentados frente a frente, de mi boca, salieron unas palabras que quizás quisieron funcionar como desahogo. -¿Sabes una cosa, Gama?.- dije, para luego continuar. -He recibido una noticia bastante importante sobre mi aldea. Je. Al parecer en unos meses deba separarme un poco más de los entrenamientos.- exclamé en un tono un poco triste. El animal pudo percibir aquello y lo hizo saber sin decir una palabra solo emitiendo un gesto de preocupación y duda. -Mira... fui elegido como el Nanadaime Kazekage. Sí, debería de estar feliz pero, simplemente no hayo la forma de estar contento con ello. Aún me falta mucho para cargarme la aldea al hombro. Por eso quiero en estos tres meses que me quedan llevar al máximo mi potencial a la par de ustedes.- musité dando un leve suspiro. La noticia no me había caído muy bien. El hecho de no estar al nivel y a la vez el hecho de que mis entrenamientos iban a disminuir siendo el que estaba a cargo me agobiaba. Mi compañero no hizo más que una leve sonrisa quizás para intentar consolarme pero nuevamente no soltó una palabra.

El desierto empezó a moverse, metafóricamente hablando, claro está. Por alguna extraña razón o quizás por el hecho de ser la víspera del otoño, comenzó a levantarse una calma brisa, por más tranquila que fuera, no podíamos confiarnos, este lugar era traicionero. -Es hora de irnos. Mañana entrenaremos de nuevo, Gama.- exclamé advirtiéndole que la situación se pondría fea en el caso de que nos quedemos allí. El sapo lo comprendió y rápidamente desapareció dejando solo una cortina de humo donde antes se encontraba su presencia. Velozmente, comencé a encaminarme hacia mi aldea, necesitaba hacer algo allí. Claro, además de ir a cenar y dormir.

Luego de unos minutos en los que me desplacé a la máxima velocidad que pude la encontré. Allí estaba, la entrada a mi aldea, sunagakure no sato. Apenas podía verse, mi veredicto acerca de la posible tormenta de arena no había sido erróneo, ya que detrás de mí, a lo lejos podía verse los primeros minutos de vientos fuertes que desenlazarían aquella tormenta. En las murallas de la aldea, bastantes débiles aún, se encontraba el guardia de turno. Me acerqué lentamente a él. Al llegar junto a él me decidí a hablarle. -Ryusei, shinobi de la arena, con su permiso.- exclamé mencionándole quien era. Esto era más por un acto de educación que por seguridad ya que el guardia me conocía debido a mis diarios retornos a la aldea después de un entrenamiento.

Ingresé a la villa, mi querido hogar, en el cual hacía calor a veces, pero lo que más me gustaba de ella era su noche. Hablando de ella, ya casi llegaba, el sol casi que se terminaba de esconder y apenas podía visualizarse en el horizonte. Esto se notó claramente en la aldea. ¿Cómo?, la temperatura empezaba a disminuir, empezaba a hacerse un poco más fría la situación y eso me agradaba bastante. Ya estaba adentro de mi aldea pero aún faltaba un poco para la cena, debía matar el tiempo que me separaban de ella. ((Podría darle una visita a la biblioteca)) pensé mientras comenzaba a caminar hacia ella sin prisa alguna. ¿Qué mejor que instruirme un poco antes de la cena?, no veía nada mejor que hacer en estos momentos. Por suerte la biblioteca quedaba cerca de la entrada así que solo bastaron unos minutos para llegar a ella. Cuando por fin estuvo al rango de mi vista opté por ingresar lo más rápido posible. Como siempre estaba allí la recepcionista y bibliotecaria que con mucha amabilidad me saludo. "Buenas noches, joven. ¿Qué te trae por aquí?" exclamó la señora. -Buenas noches también a usted. No lo tengo bien en claro pero quizás quiera leer algo sobre las invocaciones, ¿podría indicarme el pasillo?.- respondí con la misma amabilidad que ella había tenido conmigo y anexo a ello con una agradable sonrisa en mi rostro. "Ven, es por aquí." dijo la mujer mientras comenzaba a caminar hacia, seguramente, el lugar donde se encontraba lo que buscaba, sin dudarlo, comencé a seguirla. Caminamos hasta el tercer pasillo y luego descendimos unos dos, estaba casi sobre el final. "Es aquí." declaró la bibliotecaria. -Muchísimas gracias, ¿hasta que hora puedo quedarme?.- pregunté, curioso, ya que no tenía del todo claro a que hora podía retirarme de allí. "Lo que necesites." respondió ella para luego retirarse con una sonrisa. -Gracias.- susurre para agradecerle su ayuda.

Miré durante unos cuantos segundos el estante en donde se hallaban todos los escritos. Parecía haber bastante acerca de las invocaciones, digamos que no solo estaba la mía, sino que, había de otros animales o eso se podía ver desde mi paneo a la zona. ((Serpientes, Halcones, Cuervos, Perros... Estos eran conocidos pero estos de Enma y Rashomon, ¿qué demonios es esto?, otro día le echaré un ojo)) pensaba mientras seguía buscando algún título que suene divertido o interesante para mis ojos. En lo posible, que hablo sobre mi pacto. De repente, muy escondido, entre los últimos pergaminos se pudo leer un kanji "??". -¡¿Química con sapos?!.- exclamé en un tono bajo pero con un toque de drama. ¿De qué se trataba esto?. ((¿Se tratará de consejos para tener un lazo más grande con los animales y así poder mejorar en el combate?)) Pensé mientras, hasta con un poco de miedo, llevé mi mano hacia el pergamino que tenía el misterioso kanji para tomarlo. Una vez en mis manos fui caminando hacia una de las mesas más cercanas y me senté a leerlo. Dentro de él pude ver un manuscrito gigante en el cual  me daba unas infinidades de consejos a la hora de luchar acompañado de una invocación (de cualquiera). Que fantástico y que informativo era este pergamino. Me quede allí, un par de horas leyendo, cada letra, cada palabra y cada párrafo que lo componía.
Ya no podía leer una sola palabra más, pero no porque mi inteligencia y ganas no fuera la suficiente, sino porque, ya lo había acabado. Tal y como pensaba el pergamino había sido muy instructivo. Tenía varios tips sobre cómo ser una buena pareja de combate junto a una invocación. Sin más demoras, regresé el libro adonde estaba y procedí a irme de la biblioteca. Al pasar por la puerta de salida me despedí muy atentamente de la bibliotecaria que me había ayudado a encontrar el rollo donde conseguí tan buena información. Al retirarme fui a la tienda por ramen y me senté allí a cenar muy calmadamente dibujando ya en mi mente lo que sería el siguiente día. Terminé de cenar y me retiré del lugar. Estaba muy contento hoy mi Ninjutsu había mejorado y a la vez quizás mañana podía mejorar la sinergia con mi animal. Este entrenamiento si que daba buenos frutos.

[90 de lineas (sincontar las incompletas si sumamos las incompletas hay mas) = +9 Ninjutsu]
avatar
Clan: Sabaku
Ninjutsu
Ninjutsu Medico
Sapos
Doton Fuuton Clase A

Ryous : 0 Mensajes : 71
Fecha de inscripción : 07/01/2016

Ver perfil de usuario
Kazekage

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.