Naruto Reliquias Ninja


El sendero del sabio [仙人モード, Sennin Mōdo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El sendero del sabio [仙人モード, Sennin Mōdo]

Mensaje por R O H A N el Sáb Ene 30, 2016 5:49 am

Hace algunos años en la aldea oculta entre las hojas… los paisajes verdes como siempre se observan por doquier, el vuelo de las aves, el eco del agua fluyendo entre sus bosques, el viento que se cuela entre cada rincón de aquellos valles mientras en el interior de la aldea
El vociferar de las personas al calor de las charlas, las risas de los pequeños jugando evidencian la vida placentera que lleva aquella aldea ninja. Más allá de aquella zona ubicada en el centro, en una zona de residencias pequeñas un pequeño de cabellos blancos se levanta de su cama y se sienta sobre el borde, su rostro refleja el esfuerzo por despertarse al cien por ciento, sus músculos le pesan, sus ojos se cierran, levanta con dificultad sus brazos y los estira dando un bostezo largo y profundo, finalmente se levanta y aun somnoliento se dirige al refrigerador, saca entonces una caja de leche y continua por un vaso, sirve un poco de leche y la bebe, “habrá que darse prisa o llegare tarde a mi misión” piensa aquel pequeño mientras se dirige al baño, es necesario darse una ducha para despertar totalmente y empezar un largo día de entrenamiento.

Ya vestido, y portando una hakama tipo ninja de tonos oscuros y vivos azules se coloca su el calzado, asimismo se coloca un yelmo que cubre su frente y se extiende hacia su mentón dejando únicamente al descubierto su barbilla además de la zona de los ojos y pómulos, coloca algunas cosas dentro de una pequeña mochila y se la cuelga en su espalda, sin perder tiempo sale de su hogar y se dirige a la zona de entrenamientos, punto de reunión para su equipo, habrán de partir a una misión de rango B y esta es la primera puesto que como gennin aún no tienen la posibilidad de realizar tareas más complejas, aun así una clase B es una proeza, y el hecho llena de adrenalina al gennin de cabellos blancos; su nombre es Rohan, de 10 años de edad, descendiente del clan uzumaki. La mañana le parece hermosa, la aldea está bastante activa, recorre de camino al punto de reunión las calles de konoha, observa todo lleno de armonía y felicidad, el amor por esta aldea crece día a día, sueña con convertirse en un poderoso shinobi y así con el tiempo volverse Hokage, pero para ello aún falta mucho, para ello aún hay que entrenar bastante para hacerse más fuerte y aquella misión servirá para fortalecerlo como shinobi.

Llegando a lugar predestinado como punto de partida se deja caer sobre el pasto al ver que finalmente era el primero en llegar. “carajo, siempre llego tarde y hoy que por primera vez lego a tiempo los demás tardan en llegar” se dice a si mismo aquel joven ninja mientras deja caer la espalda, con ambos brazos sostiene su nuca apoyando la cabeza en sus manos y mira al cielo, en las nubes busca figuras, alguna que otra bella chica que se abalanza a sus brazos, esta ilusión suya le hace babear, algún combate ninja en el que sale victorioso, una que otra proeza más donde él es el protagonista, algún sapo gamma de los que ha logrado invocar, y así pasa varios minutos observando al cielo sumergido en sus sueños, hasta que una roca se estampa contra su cara.

–que… queeeeee!?!?! Quien fue el maldito!?!?!?– Se levanta furioso y al observar de quien se trataba se tranquiliza de golpe, se trataba de una joven de cabellos tan rojos como sus ojos carmines, su piel clara como la leche y tersa conjuran e su ser una belleza inigualable, su compañera de equipo de nombre akeginu ha llegado al mismo sitio. –Akeginu… jajaja eres tú, que linda manera de despertarme, eres lo mejor de este mundo…. Oye… que pasa con los demás aun no llegan, y el sensei? – aun no concluía y la pequeña kunoichi estaba muerta de risa. –jajaja sabía que eras tan tarado que vendrías aquí… acaso no recibiste el mensaje del sensei? Nos dejó a todos un papel bajo nuestras puertas diciéndonos que la misión se suspendía– el rostro del gennin se fue distorsionando hasta al punto de desquiciarse, la noticia le caía como un balde de agua helada, sus intenciones de acudir a aquella misión para incrementar sus habilidades se había fragmentado. Su tristeza aumento al reaccionar de aquel trance y ver a lo lejos la figura de akeginu.

–kkkgghhhhh!!!! Maldita sea que estupidez!!! Y ahora que carajos voy a hacer? Tenía todo listo para esta misión ahora estoy aquí sin hacer nada! – concluía el gennin mientras hacia una rabieta digna de un chiquillo, preguntándose la mejor manera de aprovechar el día puesto que estaba decidido a realizar alguna actividad que le generara algún avance en sus habilidades como shinobi. Volvió a recostarse sobre el pasto abatido por la reciente noticia, en las nubes volvía a ver figuras mientras pensaba en sus opciones hasta que finalmente una idea le vino a la cabeza tras ver la figura de un sapo. Se levantó de repente pensado en las historias sobre antiguos shinobis que habían dominado el arte sabio instruido por los sapos sabios de myobokuzan, el valle donde habitan los sapos gamma con quienes ya poseía un contrato. Comenzó a trazar una serie de sellos concentrando una gran cantidad de chakra que descargo hacia el suelo con la previa cuota de sangre requerida para concluir la invocación. Una estela de humo blanco invadió una fracción de aquel terreno.

La estela de humo mantuvo en incógnita la figura detrás de aquella cortina, finalmente se disipo y la figura de un sapo de piel roja se mostró en aquel sitio, sabía el shinobi de quien se trataba, en su rostro una sonrisa afianzaba el saludo que fue correspondido por aquel sapo. –que tal Rohan!? Tiempo sin vernos, dime… con que motivo me has llamado? – concluyo el sapo mientras el gennin respondía al instante –sabes? Quiero entrenar algo especial, tú me podrías enseñar? Se trata de algo así como el modo sabio…– la sorpresa en aquel sapo era evidente, su rostro lo reflejaba y aunque su intención era ayudar a su invocador su desconocimiento sobre el tema le limito a únicamente explicar de manera detallada cuales eran las bases que él conocía acerca de aquellas técnicas. –entonces que te parece si vamos a myobokuzan y te dejo el resto a ti, Te parece? – concluyo gamakichi mientras el genin asentía con la cabeza.

Llegaron al Monte Myobiokuzan para empezar aquel entrenamiento y alcanzar un nuevo nivel así mismo en el pequeño shinobi surgían dudas que deseaba aclarar, aclarar unas dudas que tenía desde hace mucho tiempo y sabía que aquí encontraría varias respuestas, probablemente era momento de aclararlas y para ello necesitaba encontrase específicamente con uno de aquellos sabios del monte myoboku. Sin esperarlo y tomaldolo desapercibido aquel niño pudo observar a lo lejos una silueta, pareciera como si lo hubiera invocado realmente, su aspecto viejo y su diminuta figura evidenciaban lo que parecía, fukasaku estaba en dirección suya.

- Que tal viejo? No esperaba encontrarte tan pronto…

El pequeño sapo lo saludo de manera discreta entonces ambos se dispusieron a adentrarse en lo profundo de aquel paraje descomunal, entraron parece que fukasaku estaba esperando su llegada entraron a una vivienda la cual era muy rara, distinta a lo que se está acostumbrado en konoha, al entrar se observaba a aquella otra pequeña rana, su piel verde en contraste con aquellos vivos purpura evidenciaban de quien se trataba. Parada frente a un caldero que se calentaba sobre las llamas de aquella chimenea de barro, material con el cual estaba hecha toda aquella casa. Al parecer la comida estaba casi lista.

Volteo entonces al sentir los pasos de los recién llegados y al instante una sonrisa se dibujó en su rostro –Pero si eres tu pequeño mocoso! Que te ha pasado, te vez muy flanco y enano, acaso no te has alimentado bien? Seguro sigues con tu dieta de ramen y picante… te dije que eso te llevaría a la perdición, mírate, eres un alfeñique! – concluyo la rana mientras se quitaba un mandil que llevaba puesto; lo arrojo a una de las sillas y continuo. –estaba esperándolos, adelante Rohan, pasa pequeño, la comida está terminada, te va a encantar.– Entonces tanto el pequeño como el viejo sapo se adentraron y tomaron asiento, sima les coloco un babero a cada uno y continuo sirviendo en cantidades generosas, la expresión de fukasaku era de sorpresa una sorpresa que le hacía sumamente feliz, el platillo era de sus favoritos, cucarachas aderezadas con salsa de escarabajo, un platillo supremo, exquisito en aquellas tierras. Algo distinto a los gustos del konohense quien observo con terror aquel plato suyo que por cierto, también estaba a reventar.

–adelante no seas timido, puedo servirte más si lo deseas, no te limites que aún hay bastante, come come.. jajaja

Mencionaba sima pensando que al igual que fukasaku, Rohan disfrutaría de igual manera aquel platillo excéntrico, finalmente y con mucho valor y voluntad el pequeño shinobi se dispuso a comer hasta dejar el plato vacío, limpio en toda su extensión puesto que no era una persona que le gustara hacer desaires, a pesar de ser bromista y en el acto ser un poco grosero, también era educado y con buenos principios. – y dime rohan, realmente que es lo que deseas aprender? Pienso que aun eres joven para ser instruido en artes que superen tus expectativas, aun eres joven y preferiría que de hacer algún entrenamiento lo hicieras en konoha, este no es un lugar apropiado, no aun.

La mirada del gennin cambio, la faz de su rostro igualmente lo hizo, se notaba molesto ante aquellas palabras, toda su voluntad le hacía tener la certeza de lograr aquel cometido que tenía, alcanzar un nivel mayor como shinobi y sabía que tenía que dar pasos agigantados, su entrenamiento debería ser exhaustivo, debía ser ejemplar tanto como ningún otro y con esa seguridad que le distinguía se propuso a responder.

–viejo… sé que aun soy joven, sin embargo no deseo perder más tiempo, si me voy a tardar en alcanzar otro nivel puesto que aun soy joven… entonces porque no apresurar el paso e iniciar de una vez y así tardar menos, no te parece?

Menciono mientras una sonrisa se dibujó en su rostro, la determinación fluía en su cuerpo y mente, y así se evidenciaba en su rostro, como respuesta inmediata fukasaku igualmente correspondió afirmativamente con una respuesta “este chico sí que tiene seguridad, me agrada… con esto será suficiente para lograr nuestro objetivo.” Pensaba mientras asentía con la cabeza, igual que en el de konoha en fukasaku se notaba la confianza de escuchar y creer en aquellas palabras; termino su plato y después de una charla que se prolongó algunos minutos se levantó. –bien… es tiempo de empezar.

El gennin se levantó de la mesa dando las gracias mediante una reverencia a sima y continuo su paso siguiendo a fukasaku, salieron de la vivienda, se dirigieron camino a un lugar específico donde entrenar, según palabras de fukasaku. Entonces sobre el camino aquel pequeño ser montado en el hombro del gennin menciono unas palabras. –dime entonces Rohan… que deseas que te enseñe? –concluyo en espera de una respuesta, el gennin lo miro de reojo y pensando en alguna respuesta apropiada, entonces de sus labios emergieron unas palabras. –viejo… la verdad es que me gustaría aprender todo lo que sabes, ninjutsus, taijutsus, fuinjutsus… sin embargo ara alcanzar otro nivel probablemente un entrenamiento para el uso del…. Modo sabio… eso, eso me vendría perfecto. – la respuesta inmediata en el ermitaño sapo fue evidente, su rostro mostraba una incredulidad absoluta “así que sabe de la existencia del modo sabio… que chico más curioso” al pasar el lapsus de sorpresa, inclino su rostro y sonrió con sarcasmo, prosiguió a contestar.

–así que ya lo sabes… entiendo, sin embargo.. no creo que seas apto para ese tipo de entrenamiento puesto que para ello…–mencionaba el pequeño sapo mientras la atmosfera se tornaba pesado, como si sus palabras trajeran consigo un mal agurio, el viento parecía arrebolarse entre el cuerpo de ambos. –necesitas morir…


[al menos 140 lineas de redacción en este post]
avatar
Clan: Uzumaki
Ninjutsu
Fuinjutsu
Sapos
Senjutsu Sapos
Doton Katon Clase A

Ryous : 6250 Mensajes : 132
Fecha de inscripción : 09/01/2016

Ver perfil de usuario
Hokage

Volver arriba Ir abajo

Re: El sendero del sabio [仙人モード, Sennin Mōdo]

Mensaje por R O H A N el Dom Ene 31, 2016 5:24 am

La última frase no provenía de los labios del viejo fukasaku si no de más arriba, una figura que dejaba caer su peso desde un árbol elevado, característico en la tierra de los sapos, su sombra se comenzaba a dibujar rápidamente sobre el cuerpo del gennin por lo que dio un salto apresurado hacia atrás cayendo con la espalda al suelo. –jajaja esa broma jamás pasa de moda– mencionaba aquel sapo de piel roja, gamakichi estaba nuevamente presente se le había hecho costumbre mencionar aquella broma cada vez que un nuevo aspirante al modo sennin se presentaba. Mientras aquello pasaba el rostro de fukasaku evidenciaba la escena ridícula y su vergüenza por observarla. –aaahhh! Maldito… realmente intentabas matarme? – mencionaba el de konoha con molestia en su voz, la respuesta del sapo fue una enorme carcajada. El gennin instantáneamente comenzó a reír de igual manera

–en marcha, Rohan, aún hay mucho que hacer, no perdamos más el tiempo con tonterías.

Se pusieron en marcha, los paisajes de aquellas tierras eran peculiares, los cielos naranjas, la vegetación parecía salida del jardín de una persona anciana sin embargo de proporciones gigantescas, el agua que corría por aquel lugar en algunas zonas era cristalina mientras había otros donde el agua era café. En las hojas que simulaban árboles se podía ver a sapos recostarse para tomar una siesta. Indudablemente era la tierra de los sapos. Continuaron su camino por una vereda rodeada de aquella vegetación, unos dos kilómetros delante de la choza de fukasaku, finalmente llegaron a su destino, un lugar distinto, parecía un lugar determinado para la meditación, estatuas de sapos gigantes rodeaban una cascada y su caída, la cual formaba un pequeño lago. Aquel sitio serviría como en antaño como lugar de entrenamiento para el shinobi de konoha.

–muy bien Rohan, lo que te enseñare es precisamente senjutsu algo que no tiene nada que ver con tus entrenamientos de ninjutsu u otra especialidad. –menciono el pequeño sapo mientras observaba a su discípulo. – El senjutsu basa su arte en la recolección de energía natural, energía que proviene de tu alrededor, de la naturaleza que nos rodea. –continuaba el sapo mientras el rostro del ninja evidenciaba un total desconcierto, parecía no entender a ciencia cierta las palabras de su maestro o probablemente no imaginaba la manera de realizar aquello que le comentaba. El gennin solo asentía sin embargo el viejo sapo entendió al instante que debía explicarlo de una manera más sencilla. –veras, para realizar ninjutsu requieres emplear la energía que proviene únicamente de tu cuerpo y mezclarla tu energía espiritual con tu mente y así realizar un justu, sin embargo el senjutsu requiere de un elemento más, la energía de la naturaleza. Es decir, mezclar la energía que viene de ti y la que viene de la naturaleza –continuaba el sapo mientras serraba sus ojos intentando encontrar las palabas adecuadas para hacer más fácil la comprensión del senjutsu. – en pocas palabras es el hecho de captar la energía de la naturaleza que fluye en las plantas, en el aire, la tierra, en todo lo que te rodea.

–vaya… eso suena complicado “reunir la energía de la naturaleza eh?” y eso… como se hace?

Mencionaba el de konoha mientras fukasaku configuraba su respuesta, parecía ser que el joven discípulo comenzaba a comprender era necesario concluir la teoría de aquellas técnicas. –pues bien, el senjutsu basa sus conocimientos en poder percibir la energía que fluye a tu alrededor para después reunirla dentro de ti y al emplearla junto con tu energía poder magnificar tus técnicas, por ejemplo tu taijutsu, te lo mostrare. – el pequeño sapo se dirigió hacia una roca que se encontraba a un costado de la cascada, casi de la misma altura que aquellas estatuas de pierda. Se postro enfrente de esta, coloco sus manos una frente a otra meditando unos instantes para después inclinar su cuerpo, coloco sus pequeñas manos debajo de aquella roca gigante y poco a poco la comenzó a levantar, una proeza tomando en cuenta el tamaño de fukasaku y de aquella roca, el rostro del gennin no expresaba nada más que sorpresa, era inaudito pensar que aquel sapo pequeño tuviese esa fuerza física.

–wooooo… eso sí que es genial viejo!! –decía el shinobi mientras intentaba levantar aquella roca sin tener éxito, causando lastima en los dos sapos que atestiguaban aquel intento. – y bueno viejo…hay algo que no me queda claro… no vi que hicieras ningún tipo de seña. –a lo que el sapo contesto –exacto, el asunto con el senjutsu requiere que te vuelvas uno con la naturaleza, necesitas fundirte con ella. Pero como te decía, antes que nada necesitas sentirla. Te explicare paso a paso…–decía relajadamente fukasaku mientras observaba a su discípulo. –absorber la energía de la naturaleza es la capacidad de sentirla y llevarla a tu interior volviéndote uno con ella dejándote cuerpo y emplearla… dejar de moverte, dejando atrás tus instintos y armonizando con el flujo de la naturaleza, solo así podrás sentirla. Toma demasiado el simple hecho de percibirla, sin embargo… existe una manera más rápida de hacerlo.

Dio unos saltos hacia aquella cascada que se encontraba en frente de ellos, sumergió su dedo índice y comento –esta cascada está hecha de un aceite especial que permite percibir la energía natural, es cuestión de comenzar a familiarizar tus sentidos hasta ser capaz de percibir la energía espiritual por ti mismo. – se dirigió al ninja y comenzó a frotar su dedo contra su piel de manera circular, logrando en el pequeño una sensación que iba más allá de lo que comúnmente podía percibir. –lo siento… comienzo a sentir la energía es… es.. – no concluía la frase puesto que en su cuerpo, de manera física comenzaba a percibir algunos cambios, sus manos se alargaban, su rostro se deformaba tomando un aspecto anfibio –aaaaaaahggg!!! Que mierda esta pasandoooo!!! – de un salto fukasaku se colocó a la altura de la cabeza de Rohan, asestando un golpe con un báculo sacando de su cuerpo aquella apariencia, entonces le explico. –la energía natural es algo que no debe tomarse a la ligera, el hecho de sentirla no es igual a controlarla, tu primer objetivo es balancear tu energía con la de la naturaleza. De no ser así puedes terminar convirtiéndote parcialmente en sapo hasta convertirte en pierda, como estas estatuas que alguna vez entrenaron el modo sabio.

No podía creer que aquel entrenamiento fuera tan difícil, menos que los riesgos fueran tan extremos, sin embargo su voluntad no le permitía meditar mucho los riesgos, sin más y así inicio su entrenamiento, en posición meditabunda permanecía mientras fukasaku le salpicaba de pronto algunas gotas de aquel aceite, a veces prolongaba su tiempo en aquella posición mientras otras se transformaba parcialmente en sapo, al instante acudía su maestro para asestarle un golpe con aquel báculo sacándolo de aquel transe, y así se pasaban horas, días enteros. Aquella tarea era más que complicada, la rutina era siempre la misma, debía comenzar a sentir por sí mismo la energía natural, pronto debía hacerlo por sí mismo sin embargo pasaron varios meses hasta que por fin podía estabilizar su estado normal bajo aquel intenso entrenamiento que le exigía concentración al límite.

Un día más en aquella cascada, la misma posición, la misma rutina, sin embargo esta vez permanecía dentro de aquel lago, la caída de la cascada se estampaba directo en la espalda del shinobi, su contra de la energía mejoraba evidentemente y deforma sinigual, de pronto uno de sus ojos se sintió diferente, la visión en este era distinta, podía observar parte del flujo que seguía la energía de la naturaleza, su transitar, finalmente podía percibir aquello después de tantos días de entrenamiento. La excitación por su logro le hizo salir de la cascada, fukasaku satisfecho menciono unas palabras. –muy bien niño.. comienzas a aprender, comienzas a percibir la energía… hagamos una prueba, intenta levantar la roca que en un principio intentaste levantar… hazlo primero con tu chacra ordinario y después pruebas con el chacra del senjutsu, veamos la diferencia en ambos.

Usando el chacra del senjutsu el shinobi ya con algunos años de experiencia pudo levantar sin problemas aquella roca, en su cuerpo aunase podían ver rasgos de un anfibio como verrugas en su espalda, sin embargo aquellos sargos eran cada vez menos, era tiempo de pasar a la siguiente fase del entrenamiento. Comenzaba entonces a reunir energía natural esta vez sin ayuda del aceite lo cual requería de un mayor control de más concentración, era más la complejidad al tratar de reunir la energía de esa manera, sin embargo su perseverancia no tenía limite, su objetivo iba a ser alcanzado. –te mueves demasiado Rohan-kun… debes permanecer lo más quieto posible que puedas, para ello necesitamos un entrenamiento distinto, suspenderemos momentáneamente la recolección de energía natural. – la encomienda esta vez era subir al pico más alto y agudo de myobokuzan y permanecer en la punta sin caer, la concentración y el grado de dificultad ante el equilibrio requerido era superior, sin embargo el arduo empeño y determinación del shinobi le permitían continuar a pesar de los miles de errores, caía y volvía a subir hasta alcanzar su objetivo, sus parpados se teñían de un color naranja, no había rasgos de anfibio en su rostro, finalmente lo había logrado.

–excelente Rohan-kun… resta enséñate una cosa más… las katas de sapo, técnicas de combate cuerpo a cuerpo usando el modo sabio…pongámonos en marcha. – el de konoha asintió con la cabeza, reunió energía natural para entrar en modo sabio, sus parpados se teñían de naranja, su cuerpo fortalecido por aquella energía se lanzaba a combatir, horas de entrenamiento, de combate cuerpo a cuerpo dejaban estruendosos ecos que rompían con el silencio en toda aquella tierra, el empeño como siempre era inquebrantable, horas, días, meses entrenando aquel estilo de combate, los estragos de tan monstruosa fuerza eran visibles; las katas de sapo habían sido perfeccionadas así como el modo sabio, finalmente y después de meses y años intermitentes de arduo entrenamiento era tiempo de regresar con el título de sabio afianzado.

avatar
Clan: Uzumaki
Ninjutsu
Fuinjutsu
Sapos
Senjutsu Sapos
Doton Katon Clase A

Ryous : 6250 Mensajes : 132
Fecha de inscripción : 09/01/2016

Ver perfil de usuario
Hokage

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.