Naruto Reliquias Ninja


Un largo dia de entrenamiento. [Entrenamiento taijutsu]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un largo dia de entrenamiento. [Entrenamiento taijutsu]

Mensaje por Tsubita Uchiha el Vie Ene 29, 2016 12:13 pm

Era de madrugada, tenía ante mí una dura jornada en la que tendría que entrenar muy duro para poder llegar a cumplir mi sueño, ser la mejor en cada uno de las clases hasta convertirme en la ninja más poderosa de todos, pero para ello tendría que conseguir lo necesario todo lo que necesito, por eso, cuando tenía que entrenar en lo que peor se me daba, el Taijutsu mi odiado taijutsu, una gran forma de poder conseguir que todo el mundo me llegara a respetar sin importar nada más, pero primero debía conseguir fortalecerme para ascender como todo gran ninja debía de hacerlo. Por eso eran las cinco y treinta y seis de la mañana y estaba despierta pero no de cualquier forma ojeando jutsus que podría aprender, y había uno que me llamaba especialmente la atención, pero pare ello tendría que entrenar más duramente mi físico, no quería agotarme al tener que usarlo, y pedía mucha condición física de la que tenía sobre todo resistencia, por eso me dije. – ¡Maratón! ¡Físico veinticuatro horas! Cuando me dije eso eran casi las Seis de la mañana, por eso me di prisa para poder hacer la maratón desde las seis hasta las seis de la mañana del día siguiente, Me puse mi atuendo de entrenamiento, era un mono de trabajo verde, con cuello y me envolví las manos y los brazos en vendas para que cuando fuera a golpear alguna cosa no tuviera tanto dolor.


Eran las seis en punto, y tenía que entrenarme, asique me dije para mí misma. – Debo hacer diez vueltas a la villa solo con las manos. Dicho eso di un salto que y me incline hacia delante para poder posarme sobre los brazos, la temperatura era excelente para hacer deporte el aire poseía gran cantidad de oxigeno que refrescaría mi cuerpo a medida que fuera necesitándolo, me incline hacia delante para hacer que mis manos fueran una detrás de la otra pero sin perder el equilibrio, todavía era de noche, ni un mínimo rastro del sol y de sus rayos los cuales me daban energía cuando era una niña pequeña, tenía algo que hacer, era superarme cada vez más, pararía tres veces solo, y seria para alimentarme para reponer fuerzas y líquidos. Avanzaba inexorablemente hacia un objetivo para poder sentirme orgullosa de mi mismo paso tras paso intentaba aumentar mi ritmo, el cual era cada vez más frenético, pasando por la periferia de la Villa para intentar hacer que el camino sea lo más largo posible, para que el entrenamiento fuera eficaz, acelere el paso inclinándome un poco más hacia delante dejando que mi melena rozara con el suelo, haciendo que me diera cuenta, por eso debería hacer algo pero no quería quitarme de esa posición, por algo cuando me pare un momento sin dejar de estar sujeto con las manos baje un poco la cremallera del mono y coloque mi pelo con una sola mano para poder evitar que se ensuciara más.


Al cerrar la cremallera reanude la marcha pero necesitaba ir más rápido para alcanzar mi meta, la cual se frenaba un poquito cada vez que quería aumentar la marcha, ya había pasado casi una hora y no llevaba ni un cuarto de lo que era la villa, y un “amable” ciudadano anciano de Kirigakure me pidió ayuda para poder realizar una tarea muy sencilla aparentemente, era subir a su tejado y clavar bien el tejado porque estaba cayéndose poco a poco, acepte porque no podía dejar solo a ese ancianito asi que tome el martillo en las piernas y los clavos con los labios, para subir al tejado por una escalera de pared apoyándome despacio fui subiendo hacia el tejado donde con dificultad tome el martillo y los clavos y fui poniendo el tejado como debería de estar. Al bajar el anciano quiso recompensándome con un poco de bebida y me pregunto por qué iba así por la calle a lo que yo le respondí con una sonrisa y con estas palabras. – La verdad que voy así, porque estaba entrenando pero ha sido un placer ayudarle. Y no tranquilo señor, no me apetece nada de beber. El anciano era una gran persona pero yo debería de avanzar, asique continué para poder terminar esa vuelta de una vez. La cual ya estaba tardando más de lo que me pensaba. Por eso avance más veloz para poder acabar con esa vuelta ya. Tras unas horas mas sin ningún incidente conseguí acabar las vueltas.


Al seguir avanzando y tras llegar al punto de partida decidí trabajar otras cosas para dar descanso a los brazos, por eso fui hacia el bosque en busca de un árbol para golpearlo hasta quedarme sin piernas, avance con gran rapidez hasta el tronco más gordo que encontré y con las manos en la espalda comencé a meterle combos de diez series al árbol notando cada golpe como si fuera el ultimo que podría dar, por eso cada golpe llevaba toda la fuerza que podía darle, un leñador pasó por mi lado y me pregunto qué, que demonios estaba haciendo con ese tronco, al cual respondí que estaba entrenando en busca de mejorar mis capacidades físicas. Por eso cuando el leñador por fin entendió por qué estaba haciendo eso proseguí golpeando el tronco, ya no tenía apenas corteza y mis piernas estaban sangrando por los golpes, por eso deje que mis manos tomaran el relevo, golpeando con la palma de la mano el tronco haciendo que temblara el tronco y parte de la tierra que estaba a su lado, llego un momento que mis manos se tornaron en puños y comenzaron a golpear el tronco sin piedad dejando notar como la tierra se levantaba a medida que mis puños se ensangrentaban, pero parecía que había llegado la hora del desayuno, mis tripas estaban sonando, haciendo que mi cuerpo en un acto reflejo pegara un salto golpeando con una patada el tronco del árbol para que se derrumbase.


Ese tronco tumbado en el suelo hacia que la sangre de mis puños, piernas y pies fueran justificados, de camino a casa me encontré una fuente, en la cual introduje mis pies y mis manos para calmar el dolor de las heridas producidas por los golpes hacia aquel tronco, el cual ya estaba en el suelo y seguramente para cuando quiera volver yo ya estará convertido en leña la cual calentará los hogares de los habitantes de la villa. El sol por fin brillaba en el firmamento los rayos que llegaban a mi cabello hacían que me sintiera orgullosa de mi, y de lo que estaba haciendo, pero había llegado la hora de ir a desayunar, era el momento perfecto para visitar la cocina de mi casa, donde seguramente haya lo de siempre, arroz con alubias pasas y un mendrugo de pan esperándome para que sea devorado. Al caminar de camino a casa no me encontré nada más que ricos olores de sopa de miso, tallarines… Y eso hacía que tuviera más hambre, por eso acelere el paso como pude sintiendo unos dolores se podría decir que eran “inhumanos”. Al avanzar y llegar a casa, deje que mi mente tomara consciencia de los alimentos que había por la cocina, y al ver lo que había tome lo que había dicho, el mendrugo de pan, el arroz, las alubias y el miso, me apetecía sopa de miso aparte de un poco de ramen que me apetecía. Tras un rato cocinando, me puse a desayunar como una campeona, debía de acabar con todo lo que había en la mesa para poder proseguir con mi entrenamiento.


Tras el desayuno tocaba sesión de flexiones pero no eran normales eran con un peso ligero encima pese a tener que soportar ya el del propio cuerpo. Por eso en casa era el sitio ideal para buscar alguna cosa con la que hacer que el peso del cuerpo fuera un poco más alto, por eso para que aparte de que sea más difícil atare un brazo a la espalda, con una cuerda que me encontré por casa y unas piedras que tenia de cuando era una pequeñaja empecé a entrenar poniéndome a la espalda las piedras, y con una sola mano comencé a hacer las flexiones intentando hacer todas despacio a la hora de bajar. – ¡Uno! ¡Dos¡ ¡Tres! ¡Cuatro!... Comencé a hacer una flexión tras otra hasta que llegue a unas cincuenta, por el momento era suficiente con ese brazo, me desate como pude el brazo izquierdo y me anude el brazo derecho para poder hacer el mismo número de flexiones con el otro brazo. Sudando a mares con la cara roja por el esfuerzo de levantarme tantas veces por las flexiones tendría que parar un par de minutos, pero mi orgullo no me lo permitía, por lo tanto solo iría a por algo de agua para tomarme y así recuperar el líquido perdido. Apenas eran las dos de la tarde y debía seguir haciendo ejercicio si quería alcanzar el físico perfecto para las misiones. Para ello iría a la fuente de agua pero de la misma forma que hice el primer ejercicio, de un salto me incorpore sobre las manos y comencé a caminar rápido muy rápido hacia la fuente que estaba a unos dos tres kilómetros de mi casa.


Parecía que todo iba de perlas, pero el calor que hacía hoy en Kirigakure era un calor húmedo, pero es normal, era medio día, mi frente sudaba a mares las dos de la tarde casi y me quedaba mucho camino por recorrer para llegar a la fuente, aumente la velocidad, pero un niño pequeño se cruzaba por el camino intentando llegar rápido donde su madre le esperaba, pero por desgracia para mí, no podía frenar en seco, asique lo que se me ocurrió fue saltarle haciendo fuerza con mis brazos, para impulsarme, pero presentí que la caída iba a doler un poco… Por eso cuando estaba cayendo intente hacer que mis palmas de las manos soltaran una cantidad de chakra determinada para evitar lesiones mayores a las que podría haber tenido, pero la carrera continuaba hacia la fuente, y en apenas un minuto llegaría a ese ritmo, tenía a un suspiro la fuente la cual ya me pedía que bebiera un poco de agua, claramente ya estaba sufriendo una mala pasada por la cantidad de horas que llevaba haciendo ejercicio. Pero por fin había llegado a la fuente donde por fin pude beber un poco de agua fresca, pero la cruda realidad que me caí al suelo desmallándome, haciendo que el sol pegara fuerte sobre mi rostro. Tenía toda la pinta de este dia iba a ser bastante productivo, por eso algo de descanso no iba a venirme mal. Al cabo de un rato una pequeña gota de algo había golpeado mi cara, haciendo que me despertara de aquel letargo en el que el calor de hoy me había sumido. Todo tiempo invertido en mi sueño era algo que seria preciada para cualquier persona de este largo y ancho mundo y por eso pensaba. "Levántate y consigue tu sueño..."


Continuara...

Lineas:
110 Sin contar incompletas
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Katon Clase D

Ryous : 750 Mensajes : 35
Fecha de inscripción : 24/01/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Kiri

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.