Naruto Reliquias Ninja


Oguzes Terek

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Oguzes Terek

Mensaje por Izuka el Mar Ene 26, 2016 2:09 pm

La oscuridad de la noche nos abrazaba. Las estrellas eran nuestras compañeras junto a  la gran roca conocida como la luna.  Una brisa calidad poca común se avecinaba sobre el terreno, el cielo libre de nubes se despojaba en aquella noche. Las articulaciones de mi cuerpo tomaban calor junto a los músculos que resonaban por el movimiento escaso y falta de entrenamiento. La hora de marchar estaba declarada hacia un país, una tierra que mis ojos habían contemplado en mi temprana edad, una historia que mí ser era digna de contemplar se alojaba en mi mente como recuerdo en lo más profundo de aquellos abismos. Mis ojos contemplaban aquella noche, miraba hacia él a firmamento junto con un suspiro que las acompañase. –Serán mías-  terminaba para luego saltar desde aquel balcón y dirigirse hacia la entrada de su aldea. Los aldeanos lo observaban, aquellas pocas personas que se encontraban en las calles de los mercados de Iwagakure,  observaban como su Kage se retiraba de la aldea junto a sus guardias personales. Los gritos de fervor se hacían desde las cuerdas bocales de los súbditos, sabían que la gloria y junto a ella tesoros de guerra se observarían al regreso de su líder. Una sancada y luego otra eran las que se daban por aquellos tejados, como cual sombra se camuflaba entre la noche, como cual  bocanada de aire al momento de exhalar desde tus labios hacia la atmosfera se desvanecía por el terreno.  

Sus pies acariciaban el suelo y una gran muralla se encontraba frente suyo. Algunos guardias custodiaban el perímetro, al verlo a su líder hicieron una reverencia demostrando su respeto e inclinándose fuera de su camino.  –Cuiden la aldea mientras que no estoy, volveré pronto.- pronunciaba mientras levantaba su brazo, abriendo su palma demostrando un agradable saludo, cordial y digno de su persona.  El intenso bosque se reflejaba delante suyo,  las montañas adornaban en lugar hacia el horizonte demostrando que la aldea se encontraba dentro de un cordón de montañas o mejor llamado cráter.  Solo marchaba en solitario entre aquellos arboles húmedos del bosque su única compañía. Sus ojos se tornaban rojos como la misma sangre reflejando así una aspas por si debía tener cuidado o incluso un ataque sorpresa. Los bandidos eran de saberse sobre aquellas tierras y la guerra entre konoha aun estaba en pie.  Su marcha fue constante y nunca se detuvo a descansar hasta su llegada hacia el país de las hierbas ..
avatar






Ryous : 0 Mensajes : 46
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.