Naruto Reliquias Ninja


Misión D ....

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión D ....

Mensaje por Akabane Orochi el Lun Ene 18, 2016 2:51 pm

Misión :
LUGAR DE LA MISIÓN: PAIS DE LA ROCA.
TIPO DE MISIÓN: D.
DESCRIPCIÓN DE LA MISIÓN: CUENTAN LAS LEYENDAS ANTIGUAS QUE CIERTOS SERES FANTÁSTICOS HABITAN POR LOS MÁS OSCUROS RINCONES DEL BOSQUE SITUADO EN EL PAÍS OCULTA ENTRE LAS MONTAÑAS. SE CUENTA QUE ESOS SERES DEVORAN A LOS VIAJEROS PERDIDOS Y A TODOS LOS INCAUTOS QUE OSAN PONER UN PIE DENTRO DE SU LUGAR DE REPOSO YA QUE SON SERES MALIGNOS Y DESEAN HACER EL MAL. CON ESTA LEYENDA EN MENTE, VARIAS PERSONAS HAN DICHO HABER VISTO UN SER DEL TAMAÑO DE UN NIÑO PEQUEÑO MERODEAR POR CIERTA ÁREA DE ESTE BOSQUE Y EL SEÑOR YAMAUCHI HA OFRECIDO UNA JUGOSA RECOMPENSA PARA AQUÉL VALIENTE QUE OSE ENTRAR EN EL BOSQUE Y BUSCAR A ESE EXTRAÑO SER DEL QUE SE CUENTAN MIL HISTORIAS DE DUDOSA VERACIDAD. QUIZÁS PUEDA SER UN CRÍO PERDIDO O DE VERDAD PUEDE SER UN HORRIPILANTE MONSTRUO.
RECOMPENSA DE LA MISIÓN: 50 PE + 500 RYOS
EXTENSIÓN MÍNIMA DE LA MISIÓN: 30 LÍNEAS.
Un día bastante caluroso, aun para los estándares del país de la tierra, lo suficiente como para provocar que toda vestidura invertida en tu persona, además de ropa holgada y mangas cortas, resultaran sofocantes e insoportables por prolongado tiempo. Un territorio que por mucho tiempo había sido dominado por el caos y la injusticia ahora aparentaba una clara paz y orden, aunque a costa de una vigilancia continua… un precio suficiente para intentar mantener las finanzas de los más ricos en el feudo, quienes día con día cada vez eran menos. Los caminos de esta cordillera siempre fueron peligrosos, aun mucho antes de los tiempos anteriores de los hijos de la montaña, o incluso antes de que los tiempos criminales se mezclaran con el ámbito de aquel lugar. No, aquel camino siempre tuvo fama por ser lo suficientemente escabroso como para buscar andar con cuidado y no caer al vacío, donde una caída de varios cientos de metros te llevarían al mismísimo averno… incluso entre los residentes de las montañas de aquellos lares, aquella caída tenía un nombre característico. ‘‘Tenraku’’, palabra que significa caída del cielo.  Ese mismo día estaba viendo su final tras una larga espera, pues el sol ya se encontraba en su punto más álgido, alcanzando su tan esperado ocaso. La multitud siempre ha preferido las historias mas que la realidad, viviendo en sueños y fantasías se enfrascan en los mundos ficticios de aquellos mitos que han sido forjados en su mayoría por mentes cuyas memorias habían sido trastornadas. Otras historias como las de cualquier hombre escritor, que utilizando el poder de las letras se llenan los bolsillos de plata ante la ignorancia de las masas. La gente siempre preferirá los sueños, quizás porque sea mas fácil soñar que vivir el día a día. Las historias irreales jamas me llamaron la atención, no me importaban ninguna de ellas, prefería los hechos, lo palpable entre mis propias manos, es por ello que había decidido tomar la encomienda de aquel hombre que, entusiasmado ante la historia que las lenguas contaban, deseaba desvelar el misterio de aquellos parajes, donde decían el fantasma de un niño habitaba. Mis pasos ya estaban en el terreno del bosque y la naturaleza susurraba al cielo palabras de misterio. Cuando ya el día había sido rendido ante la implacable noche, las serpientes nocturnas se deslizaban entre los suelos en busca de alimentos, los murciélagos cantaban en son al búho hambriento, dando un concierto en plenas puertas de la terrible noche sin luna. Concentre la energía de mi propia esencia en las plantas de los pies, quienes me sirvieron de vehículo al transitar la corteza del árbol que se encontraba en mi frente. Pronto, mi asiento seria una de sus ramas; y allí, en total soledad humana, susurraba silencios a la nada absoluta. La espera se hacia eterna, unas tres horas sin ningún espectáculo mas que el ofrecido por la naturaleza oscura. Tras horas allí a la expectativa, decidí abandonar el sitio para recorrer la zona. Mi puesto anterior seria el mismo centro del lugar y ahora lo había abandonado para probar la suerte de encontrar algo. El canto incesante del grillo oculto parecía burlarse de mi búsqueda, lo cierto es que no pretendía encontrar nada, pues no creía en dichas historias. La media noche había cruzado de largo y mis recorridos parecían ser en vano; pero de pronto, un extraño sonido a mis espaldas hizo que saltara sorpresivamente hacia adelante y, tratando de hacer un giro en el aire, solo provocaría mi propia caída. Colocaría las manos a tiempo en el suelo para no chocar mi cabeza contra la tierra. Busque un kunai tan rápido como pude y, tras unos dos segundos de espera, escuche el sonido de una rata siendo estrangulada por una serpiente: esa había sido la razón de mi alerta, una farsa alarma. Las horas pasaron y con ellas la noche, el claro en el horizonte seria testigo de que mis ojos no me engañaban, ya iba siendo hora de abandonar aquel bosque. Mis pasos volvieron hacia la aldea, una hora y media de recorrido hacia la casa de aquel que había hecho la encomienda. Tras llegar a su puerta le dejaría una nota sobre mi investigación: Allí no había nada mas que naturaleza viva, los muertos no transitaban por allí. Eso sin duda seria suficiente para dejar en claro al dichoso hombre que, todo lo que le habían contado era una farsa... Mi misión a fin de cuentas era solo por una noche, quizás a fin de cuentas había algo de cierto en aquella historia.
avatar
Clan: Jiongu
Ninjutsu
Fuinjutsu
Edo Tensei
Doton Raiton Clase A

Ryous : 7550 Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 17/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Suna

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.