Naruto Reliquias Ninja


Misión D ....

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión D ....

Mensaje por Akabane Orochi el Lun Ene 18, 2016 12:45 am

Misión :
LUGAR DE LA MISIÓN: PAIS DE LA ROCA.
TIPO DE MISIÓN: D.
DESCRIPCIÓN DE LA MISIÓN: RODEADO DE CADÁVERES Y CUERPO VIVO PERO ALGO DEMACRADO, SEMBLANTE DECAÍDO Y CON HERIDAS EN SU CUERPO QUE NO LLEGAN A PERMITIRLE SIQUIERA MOVERSE DEL LUGAR EN EL QUE SE ENCUENTRA, ESTA RENDIDO DE VIVIR, MAS VE EN TI UNA ULTIMA ESPERANZA DE CUMPLIR SU COMETIDO, ENTREGAR LO ULTIMO QUE LOGRO DEFENDER.  
     TE ENTREGA  UN COLLAR DORADO CON DETALLES BASTANTE FIJOS Y TE INFORMA DE UNA JUGOSA CANTIDAD DE MONEDAS POR TAN SOLO ENTREGARLO Y QUE SOLO SE DEBÍA TENER CUIDADO DE ALGUNOS BANDIDOS MEDIOCRES. TE INDICARÍA SOBRE LA POSICIÓN DEL CLIENTE EN LA CAPITAL Y DE QUE ESTARÍA COMPLETAMENTE AGRADECIDO SI TERMINARA ESO POR EL. EL HOMBRE ENTONCES SE QUEDARÍA ALLÍ ESPERANDO A SU PRONTA MUERTE, PRÁCTICAMENTE INEVITABLE.
RECOMPENSA DE LA MISIÓN: 50 PE + 500 RYOS
EXTENSIÓN MÍNIMA DE LA MISIÓN: 30 LÍNEAS.
La sociedad exige, critica y se queja del vivir por vivir. No viviendo la vida sino la esclavitud en su soledad llora, y afanada busca la esperanza en algún guerrero que les salve. La mujer rastrera se queja del día mientras la anciana con la cabeza niega; y en sus pensamientos mas profundos navega en lo que el ayer lejano fue: la edad de oro ya había culminado. El viento soplando sobre la cúspide del firmamento, raso el cielo y no la tierra, susurrando avanza en oleadas frescas la hambruna del huesudo cachorro a orillas del camino. En cada paso el afán del caminante yo, avanzando firme en búsqueda de lo inesperado. Tan solo un trozo de pan hogaño acompaña mi boca; y mientras un pequeño trozo de la masa de harina cae, el huesudo canino hambriento hacia el sale despedido, fugaz cual cometa que pasa para saciar el hambre; y no como la enamorada asombrada que al verla pasar pide un deseo. Tras la vieja ventana encendido el cigarro del viejo despide su humo, mientras los ya cansados ojos del antiguo en comparación con un niño ven los pasos del viajero alejarse hacia el horizonte. Por allí, nadie escucho mi voz, a nadie alertaron mis pasos; desapercibido cruce las calles cual vil serpiente siseante. Mi única huella seria la migaja de pan en el suelo, y el cachorro me había hecho el favor de borrarla del camino. Quizás me observaban, mas que el halcón que sobrevuela la zona, moribundos ojos azarosos.

E l camino de la aldea atrás ha quedado, cada paso es firme por el terráqueo vientre de la madre tierra. Caminos siempre habrán, sino los serpenteados aquellos que son rocosos; y sino rectos aquellos empinados. Caminos siempre habrán, desde el bosque a la pradera, desde la pradera a la ciudad... El viento trae consigo calurosos lamentos, a mis oídos llegan a penas sonidos de auxilio. Buscando inquieto el sonido la cabeza giro, y allá delante de mi, entre arbustos montones de cadáveres apilados. Veloz como un rayo busque entre mis ropas algún arma, ¡No llevaba ninguna!. Semejante error quizás me costaría la vida. Cualquiera que me viese correr hacia los cadáveres y mezclarme con ellos para hacerme el muerto diría en alta voz que soy un cobarde, sin embargo, era para mi aquella acción un acto de "inteligencia".  -No te preocupes... Ya se han marchado.- diría una voz cercana a mis oídos. Mi cuerpo temblaba de miedo, inexperto aun en el camino ninja aun mis dudas tenia. Quede quieto como lagarto en la roca, inmóvil cual insecto al hacerse el muerto, a simples ojos ajenos de cualquiera que pasase por allí, yo no seria mas que otro cadáver en el camino. -Por favor, com... completa mi misión y gana el dinero. Yo pronto he de morir.- Y volvió a hablar el maldito, como buscando que aquellos que le habían herido volviesen para acabar con el y luego conmigo. -¡Shh! ¡Has silencio maldito idiota o nos encontraran!- diría yo en un susurro preocupante.  -¿Nunca has estado de misión verdad? Hace horas que os bandidos se marcharon, no volverán. Esta podría ser tu primera misión, en la aldea te recompensaran por tu valor.- escuche las palabras atentamente, pero aun seguía inmóvil cual esqueleto humano. -¿Y que tengo que hacer?- diría en voz baja.  -Solo lleva este collar al señor Okawa, el entenderá. Toma, en la bolsa esta dicho collar y suficientes monedas como pago por la misión. El señor Okawa te estará esperando en el primer poblado, tan solo esta a unos kilómetros del camino.- Y tras deslizar lentamente la diestra para tomar la bolsa, saldría despedido como una bala tras ponerme de pie, corriendo sin parar por aquel angosto camino hacia donde supuestamente se encontraba Okawa. Unas dos horas de recorrido. Dos horas de pura suerte tras no encontraras ningún bandido en el trayecto. A escasos metros de mi posición, un hombre de blanca túnica. Sin mucho que esperar le mostraría el dichoso collar y tras verle extender su mano hacia el, observe como sus ojos se desplomaban en llanto. No me interesaba aquella tragedia ni la historia que ellos habían vivido, pues yo ya cargaba con las mías desde hacia mucho. El silencio característico de mi personalidad volvió tras levantarse el crepúsculo y, avanzando de nuevo hacia la aldea procuraría levantarme al otro día para tener una nueva experiencia.  
avatar
Clan: Jiongu
Ninjutsu
Fuinjutsu
Edo Tensei
Doton Raiton Clase A

Ryous : 7550 Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 17/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Suna

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.