Naruto Reliquias Ninja


Sin corazón | Misión rango C

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sin corazón | Misión rango C

Mensaje por Lyan el Sáb Ene 16, 2016 3:32 am

Especificaciones de la misión:
Nombre: Sin corazón
Clase: C
Lugar: Hospital
Descripción: Una señora de 65 años ha sufrido golpes graves e insultos de parte de unos niños, que al parecer no eran "niños".
Objetivo: Sácale información a la señora, busca a los niños y llévalos a la Torre del Hokage que allí te estará esperando un grupo de Jounins.
Total de Lineas: 50 Lineas
Recompensa: 75 PE + 750 Ryos

Apenas me enteré del caso solicite hacerme cargo del mismo, la sangre me hervía de solo pensar en lo que había sucedido, y el jounnin que estaba en el tablón de misiones se dio cuenta de esto. Su mirada me decía que me calmara, pero a la vez mostraba una clara comprensión. Él sabía que tenía razón de sobra para estar enojado, y aunque le sorprendiera que yo mostrara una mirada diferente a la neutral típica, en verdad parecía darse cuenta de que un caso así a meritaba dejar un poco de lado las caretas. No puso objeción alguna cuando le exigí que fuera yo quien realizara esa misión, solo se limitó a entregarme el trabajo y dejar que me fuera de allí, directo al hospital de la aldea, donde se encontraba la anciana que debía de "Interrogar" para comenzar con la misión.

Al abrir la puerta de la habitación donde se encontraba, y verla sobre la cama, con moretones en el rostro y varios tubos conectados a sus brazos, además de unos en la nariz que la ayudaban a respirar bien. ¿De aquello era capaz la crueldad humana? ¿Unos simples "Niños" le habían hecho algo así a una mujer mayor? Que rabia me daba, pero no debía mostrarla, eso no ayudaría a que la mujer se recuperara.


- ¿Hola? ¿Quién es? -primeramente el tono que empleo la abuela fue de miedo, reflejaba un terror completo, pero al mirarme de arriba a abajo por unos segundos se tranquilizó, al parecer había pensado que yo era uno de esos chicos que la golpearon.- Oh, lamento mi reacción, yo solo... -su mirada cayo a las sabanas que cubrían sus piernas.- Creí que eras alguien más. Pasa por favor -la tristeza en su voz era obvia, y me golpeaba duro, llevándome al límite de mi auto-control. Quería golpear algo, una pared, lo que fuera para sacarme tanta rabia de encima, pero no podía, o más bien, no debía hacerlo.

Tome una gran bocanada de aire, acercándome a la cama de la mujer y sentándome en una silla que había a un lado de esta.
- Señora, necesito que me dé información sobre los chicos que la atacaron. Alguna descripción física, algo con lo que pueda guiarme para atraparlos -su mirada se ensombreció, estaba claro que ese tema la afectaba mucho, y no era para mano, esos pequeños diablos la habían dejado en un estado deplorable, golpeada y sangrando por un corte en su ceja, tirada a la mitad de una calle. Solo pensarlo no dejaba que mi chakra se quedara quieto.

Al final pudo tomar fuerzas, y me respondió
.- Esos chicos... dijeron que volverían, ellos vendrán... a terminar el trabajo... -unas pocas lagrimas se escaparon de los ojos de la pobre mujer, las cuales se apresuró a limpiar. No se quería mostrar frágil, pero era muy obvio que por dentro, estaba temblando del miedo por la sola idea de que sus atacantes volvieran, pero si lo que decía era cierto, entonces los teníamos atrapados.

- Tranquila señora, yo me encargaré de que no le pase nada -le dedique una cálida sonrisa, tratando de transmitirle tranquilidad, para luego comenzar con la explicación del plan que había pensado.- Haremos lo siguiente...


Unas horas más tarde


En la misma habitación de antes, la puerta se abría lentamente, dejando entrar a tres siluetas que la luz de la luna que entraba por la ventana no dejaba reconocer. Estas tres se acercaron a paso lento y sigiloso hasta la cama donde se suponía que debía encontrarse la anciana, parándose dos de un lado y una del otro, siendo esta que quedo en solitario la que acerco su mano lentamente a las sabanas que parecían tapar por completo el cuerpo de la durmiente abuela.- Te dije que volveríamos, vieja de mierda -susurró al tiempo en que quitaba las sabanas de un tirón, sacando un kunai de su bolsillo y lanzando con él una puñalada descendente directo sobre el estómago de la mujer. Claro que el muchacho nunca se esperó que quien se encontraba debajo, no era precisamente una pobre anciana que no podía defenderse de su ataque.

- Hola -saludé mientras sujetaba la muñeca del muchacho, evitando que me apuñalara con aquel kunai.- ¿Te equivocaste de habitación? -le pregunté con una aterradoramente tranquila sonrisa enmarcada en mi rostro. Me levante de la cama ante la atónita mirada de los tres muchachos, aplicando más presión en mi agarre sobre la muñeca del que llevaba el kunai.- Ahora dime... -susurré, aplicando tal fuerza en su muñeca que el sujeto comenzó a gritar del dolor, soltando, como es obvio, el arma.- No es tan fácil cuando tu víctima se puede defender ¿Cierto? -en su rostro era fácil ver el miedo, el cual fue reemplazado por horror al escucharse un sonoro Crack* en la habitación. Su muñeca se había roto.

El sujeto se tiró al piso y comenzó a gritar del dolor, pero eso no era nada comparado con lo que estaba a punto de experimentar. Me tome mi tiempo para torturar a esos tres, mientras la mujer dormía tranquila en la habitación de al lado, para luego levantar sus cuerpos inconscientes y llevarlos al arrastre hasta la torre del hokage. Cuando llegue algunos jounnin me miraron mal al notar el estado de los malnacidos esos, pero ninguno me dijo nada, sabían bien que se lo tenían más que merecido.
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.