Naruto Reliquias Ninja


El vigor de un guerrero [Pasado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El vigor de un guerrero [Pasado]

Mensaje por βoett el Sáb Ene 16, 2016 1:14 am

El día se presentaba muy agitado para el Genin, que tenía que rellenar todos los platos de comida que le traía cada ratito su madre llamada “Yaomi”, pero al final era la función que tenía que cumplir, y aunque no se sienta del todo bien hoy el ninja siempre o mejor dicho normalmente le gusta sus deberes y lo quiere cumplir a la perfección, sin dejar una sola cosa al azar, al parecer es su política o algo que se lo impide, pero él piensa que así lo fue moldeando la vida y va a seguir así hasta el fin de sus tiempos, que de seguro nunca llegará porque tiene una fuerza brutal que pronto la desataría o eso pensaba él. A veces se presentaba muy ansioso, con ganas de buscar algún rival con el cual desatar una batalla, debes en cuando pensaba en el único Jounnin que tenía en la aldea, quería retarlo a una batalla y ver cuáles eran sus habilidades, ya que era el futuro de la aldea o eso era lo que creía él. Por otro lado sentía que él no podría esquivar ningún ataque de calibre medio, porque tenía unas características devastadoras que se podrían probar con alguien de su mismo nivel o superior pero era algo ya medio difícil de encontrar. Al terminar sus labores, decidió irse del edificio, al salir iba planeando toda su tarde, ya que era la hora en la que todos iban a entrenar, y pensó que sería una buena idea ir a dar un vistazo a esos niños que tenían muchas ganas de despertar sus habilidades y llegar a lo más alto de la aldea. Mientras caminaba pensaba en lo extenso que era el recorrido que iba desde su oficina a la zona de entrenamiento, asique cambió todos sus planes de un momento a otro y fue hacia las afueras de la aldea, donde lo esperaba un lugar seguramente tranquilo y podría pensar con mucha claridad las futuras ideas que tenía pensadas para la aldea, para que sea la aldea más envidiada y con mayor fuerza del mundo ninja, seguro que si se lo contaba a otra persona le diría que estaba algo delirado pero él se reiría de ellos y de seguro no terminaría bien, es por eso que no le dice sus proyectos a nadie ni siquiera a su asistente, que es muy de confianza, pero él considera que es mejor guardarse todas las ideas en su interior y que nadie le dé su parecer, ya que no quiere ninguna energía negativa que le haga cambiar de opinión, es un pensamiento algo solitario pero así era como pensaba actualmente el líder de la aldea, que ya estaba llegando a su destino nuevo en el que pensó…Mientras iba llegando al lugar, desde lo lejos se podía observar una gran cantidad de niños discutiendo, asique dio un gran salto hacia una de las ramas de los árboles que se encontraban presentes hoy en ese escenario, agudizó su oído para escuchar a la perfección lo que decían esos niños, se podría decir que era una actitud algo infantil pero no le importaba ya que nadie le podía decir nada. Mientras escuchaba atentamente pudo deducir de las palabras de los niños, que estaban debatiendo acerca de que clan es mejor al otro, y en un momento nombraron su clan tan preciado “Jyugo”, esa palabra era algo que no se podía faltar el respeto en presencia de Boett, y era así como lo consideraba él, que se quedó parado en la rama de los árboles pensando tranquilamente sobre sus otros miembros de clan, hasta que los jóvenes se dieron cuenta de que era el tan fuerte Genin y vinieron corriendo hacia donde se encontraba él, entonces éste con una pequeña sonrisa se fue del lugar a una velocidad impresionante realmente. Al irse de allí, fue directo hacia un sector que tenía forma de círculo rodeado de mucha niebla, en ese sector era el lugar perfecto para que nadie lo vea y lo interrumpa. ¿Interrumpa de qué? Sobre la meditación que empezaría a hacer en el lugar, ya que creía que se lugar era especial como que había un clima como se podría decir “armonioso”. Boett era así, algunas veces iba a lugar en la que se encontraría con mucha gente ya que tenía la necesidad de hablar e intercambiar opiniones y otras veces quería ir a un lugar donde nadie lo molestara y esté en total armonía, así es su carácter y dudo que alguien se lo podría cambiar ya que está en uno de sus mejores momentos personalmente o eso es lo que cree el, por otro lado anda con ansias de desatar una batalla contra alguien sin importar quien sea pero obviamente que esté cerca de su nivel de pelea. Hoy en día no conocía a nadie que esté a su misma altura, estaría esperando conocer a Kages de otras aldeas ya que él piensa que Iwagakure no es la única aldea, pero la pregunta que surge en él es ¿Tendrán la fuerza que tengo yo? Esa era la pregunta que se hace diariamente el Jyugo, que está muy confiado de sí mismo, hasta firmaría con sangre de que es el más fuerte del mundo shinobi, algunos dirán que está algo delirado pero él siente que su poder está sobrepasando todas las barreras y que nadie podría frenarlo en alguna pelea. Su autoestima estaba en lo más alto que nunca estuvo, era uno de sus mejores momentos de la vida, será porque todo marcha a la perfección, la aldea se encuentra en paz y los aldeanos se quejan menos, entonces esa paz se la transmiten al Genin, dejándole una paz interior que nadie se la podría quitar o mejor dicho sería muy difícil. A veces se pone a pensar en que esa paz algún día terminaría entonces él tendría que tener la capacidad de poder poner los límites, para que la paz reine otra vez, y eso estaba consiguiendo, no había un día en el que se levante sin planes y con ganas de entrenar nuevas habilidades, porque él sentía de que su poder podía crecer mucho más de lo que tiene ahora, y era una gran verdad seguramente para cualquiera al que le pregunte, aunque a veces Boett se pone a pensar en qué pensarían las otras personas acerca de las cosas que él piensa, es algo difícil de entenderle pero mientras que él se entienda, todo marchará a la perfección, así le decía un viejo amigo de él, con el cual se pasan horas y horas platicando acerca de las cosas que se podrían implementar a la aldea y como también modificar, ya que había algunas cosas que se debían reforzar, como por ejemplo la seguridad de la aldea, algún día vendría alguna amenaza y tendría que tener todo listo para detenerlo y porque no asesinarlo. Algo que no toleraría el Genin sería alguien que trate de hacerle daño a la aldea y algo que más detestaba era alguien que trate de traicionar a la villa que le abrió sus puertas y le dio la capacidad de subir sus fuerzas y llegar a ser alguien el día de mañana, y lo más importante, que podría defenderse a la perfección. Boett consideraba que las herramientas que se le daba a un ninja en su aldea, era de lo mejor que se le podría dar, y cuando se mienciona herramientas se trata sobre la capacidad que tiene el ninja para ejecutar jutsus de rango alto, para así poderse defender y también atacar, pero eso ya sería según el ninja que esté batallando en su batalla. Para Boett la pelea es lo mejor para poder medir la fuerza de cada uno y también ver la fuerza que tiene el ninja, ya que en los entrenamientos todos sienten que su fuerza es algo de otro mundo, pero a la hora de la batalla, todo sería diferente, o eso era lo que pensaba el Jyugo, su pensamiento era muy personal, ya que piensa que si se lo dice a otra persona, ésta no coincidiría en lo más mínimo o tal vez el equivocado era él. Una vez que ya estaba acostado con las piernas cruzadas, estaba sintiendo un fino sonido en sus orejas, el sonido que representaba la “paz” o así lo tenía representado ese sonido el joven. Luego de unos minutos meditando, se empezaron a oír unos finos gritos y un grito de un hombre con voz algo gastada y muy gruesa. Ante esta situación que posiblemente era de algún asalto o algo por el estilo, Boett se levantó muy despacio y fue caminando al lugar donde holló más o menos los gritos, mientras caminaba, los gritos se fueron despareciendo unos momentos, hasta que después se volvieron a oír, era un grito de una mujer que estaba pidiendo ayuda, de que le estaban golpeando a su novio, la voz de la chica indicaba que era una mujer algo, o mejor dicho bastante grande, asique seguramente era el padre de sus hijas más que novio. Al llegar al lugar, las intenciones del Genin era de solucionar el conflicto que se había generado en un lugar donde se caracterizaba por la paz y por la belleza del natural. Tardó unos cuantos minutos, el lugar no era para nada cerca, pero igual no se dejaba apurar por los gritos de la mujer e iba con una sonrisa en su rostro mirando a la gente pasar, se sentía muy tranquilo y no se dejaría apurar por nada ni por nadie. Después se unos minutos de escuchar los gritos, estaba llegando al lugar, y empezaron a sentirse ruidos de golpes, al juzgar por el sonido, el Jyugo estaba seguro se que se estaban golpeando esos sujetos, asique decidió apurar su marcha para llegar más rápido, y una vez que llegue seguramente que el conflicto se habría terminado o no, quien sabe. Al momento de llegar, estaba por empezar a hablar, pero llegó un sujeto por detrás del Genin y pronunció –Déjeme que yo me encargue, usted no tiene que molestarse- Termino de decir con una sonrisa en su rostro el hombre que media aproximadamente 1,75 metros, y se veía muy tranquilo, entonces eso le trajo intriga y a la vez tranquilidad al joven. El hombre fue hacia los dos sujetos que estaban hechos una furia, se golpeaban con todo lo que tenían, al ver las habilidades del manejo de patadas y puñetazos que hacían, no eran para nada unos ninjas, eran unos aldeanos embravecidos. El chico algo grande que dijo que se encargaría, separó a los dos sujetos, se agacho flexionando sus piernas e hizo un movimiento rápido con sus manos hacia los costados, y salió una gran ráfaga de viento o no sabía lo que era en ese instante, entonces éste jutsu que había ejercido el chico, llegó hasta los alrededores destruyendo todo, y por suerte no llegó a la aldea, sino la destruía. Boett quedó perplejo por esa técnica que había ejercido el chico, aunque mató a los 2 hombres y a la mujer, le llamó la atención de que él estaba con vida aún, era algo que nunca se había visto. –Dime, cómo te llamas? Y que es esa técnica que acabas de utilizar- Preguntó con mucha tranquilidad ocultando su entusiasmo. El hombre dijo –Hurmento y se llama Furia- Al escuchar el nombre de la técnica, se acordó de que alguna vez hace mucho tiempo lo había escuchado, no recordaba quien había sido el que la nombró pero sabía que era un jutsu muy poderoso y que algunos nomás lo podían utilizar. Al mirarlo por unos instantes, la intriga y las ganas de aprender ese jutsu que de seguro sería uno de sus favoritos, no solo por la apariencia que tenía, sino porque era algo que podría matar a su contrincante, y de seguro con el chakra que poseía el Genin, podría utilizarlo en un grado mayor, hasta llegar a destruir una aldea completa, claro que no lo probaría con tanta fuerza, pero por ahora tenía que preguntarle de cómo se hacía. El hombre le empezó a aclarar los pazos que tenía que hacer para realizar dicho jutus, entonces Boett lo escuchaba con mucha atención, en un momento se perdió en la charla, pero no tardó mucho tiempo en poder comprender a que se refería el hombre y seguirlo escuchando. Este chico de al parecer unos 25 años, al igual que la autoridad que se encontraba en aquel sector, era un ninja que de seguro tenía un gran futuro, aunque el presentimiento de que era un único jutsu fuerte que tenía se hacía más grande en los pensamientos del Jyugo, que siempre pensaba en lo peor de las personas. Al terminarla de escucharlo, éste joven se fue del lugar, diendo media vuelta y caminando en dirección a la neblina que era la más densa de la aldea, un lugar perfecto para ir a meditar, éste chico era muy extraño aunque no le prestaría tanta atención y Boett seguiría pensando en las palabras del extraño y trataría de hacerlo. La concentración era lo fundamental, o eso era lo que decía siempre el pelinegro, entonces estuvo unos minutos con los ojos cerrados y concentrando chakra, hasta que los abrió de golpe y con las venas marcadas alrededor de sus ojos, y expulso sus manos hacia los costados, y la ráfaga que salió era mínima, no servía ni para matar a nadie. Estuvo unas horas practicando, hasta que se cansó, y tomó un descanso, fue a caminar hacia la neblina por la cual desapareció ese sujeto, pero nada… No lo encontró, ni un rastro de aquel hombre. Luego de unos minutos caminando, la luna estaba acechando para poder salir, entonces Boett debía apurarse para terminar de aprender aquel jutsu, sería de una vez y con mucha concentración. Fue al lugar donde lo había realizado aquel chico, cerró los ojos, concentró la chakra como nunca lo había hecho, y salió expulsado una gran cantidad de chakra, que trató de arrasar con la villa, pero justo con su velocidad fue hacia la aldea y ejecutó un jutsu para desviar la cantidad de masa, y así éste jutsu no fue a la villa. –Eso estuvo cerca pero lo logre…- Pensaba el Genin que había aprendido una técnica muy fuerte que lo podría ayudar a desviar técnicas de un rango muy pero muy alto como también hacer desaparecer una villa entera, aquella técnica tenía un poder que no se podía creer, y una fuerza descomunal. Mientras vió aquel sector que se encontraba algo destruido, se fue de aquel lugar con una satisfacción enorme –Furia…- Dijo en voz baja, pensando todavía en aquella técnica y en lo útil que se podría hacer en el día de mañana en el que se tenga que defender de algo o de alguien.
avatar
Clan: Jyugo
Ninjutsu
Taijutsu
Enma
Doton Fuuton Clase B

Ryous : 1363 Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 28/03/2015

Ver perfil de usuario http://narutoreliquiasninja.foros.bz
Tsuchikage

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.