Naruto Reliquias Ninja


El ocaso friolento [Pasado]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

El ocaso friolento [Pasado]

Mensaje por βoett el Mar Ene 12, 2016 4:20 pm

La tarde pasaba al olvido y la noche se avecinaba, el frío en Iwagakure hacía temblar los dedos de las manos y de los pies, provocaba que los ciudadanos se ubiquen en sus hogares y que los ninjas ambulen en soledad por los lugares de la fornida aldea de la Roca. El frío estimulaba en la gente sueño y en otros activaba sus ganas de salir a hacer algo, lo que fuese, solamente querían hacer algo. Los negocios siempre estaban abiertos, y en ésta época del año no habían excepciones, pues tenían que sobrevivir de algo, ya sea vendiendo comida, armamento o lo que fuese, simplemente querían sobrevivir en éste tan triste mundo. El buen humor de los comerciantes siempre estaba intacto, o simplemente querían aparentar tener una buena vibra, la verdad era que no se mostraban como eran, trataban de no mostrar nervios para que la gente les compre de su mercadería y para que cuando llegue la noche tengan dinero en su mano, para luego gastarla en otro negocio, era todo una cadena que nunca terminaría a no ser que lo disponga una fuerza mayor a ellos, y si llegase a pasar algo como eso, dudaría en que se fueran, puesto a que eran el único ingreso que tenían y algunos debían llevar la comida hacia su hogar para alimentar a la criatura que vieron nacer y hasta criaron ellos mismos, y harían lo que fuese por hacerlo sentir bien.

No había podido dormir en toda la noche, y para desventaja mía me había resfriado, andaba por toda la casa con la nariz roja, al parecer el Invierno era más fuerte que mi organismo, pero una de las causas para ésta enfermedad es que había dormido con pocas sábanas, había llevado a limpiar las demás y andaba esperando que me llamen para así ir a buscarlas, cuando venía de haberlas llevado, me arrepentía, ya que sabía que esa noche iba a hacer grados bajo 0. Éste día me había levantado temprano, ya podía ver el sol salir, y lo primero que hice es ir hacia donde me den esos rayos solares para así tener una temperatura adecuada, minutos antes me había bañado pero no había servido de mucho. Había escuchado hace un tiempo un remedio que hacían las viejas de antes para que el resfrío se vaya, pero como yo no creía en todas esas cosas, no lo probé y dudo en que alguna vez lo pruebe. Eso se debe a que nunca mi madre me había hecho ninguno de éstos remedios, y me quedó algo de mal gusto dentro, con respecto a esas cosas que hacían los niños en la academia ninja, hasta me llagaron a ofrecer, yo a éste niño ni le respondí, di media vuelta y me marché con algo de rencor dentro, no sabía porque me ponía tan de malhumor cuando me hablaban de ése tema ¿Mi madre la causante? Seguramente, pero tampoco la iba a condenar por ésto, a la gente hay que comprenderla.
 Al terminar de hacer todas las cosas para el hogar, decidí ponerme una ropa especial para entrenar, ya había pasado un tiempo del último entrenamiento, en el cual obtuve conocimientos de un nuevo elemento, mi gama de conocimientos estaba creciendo con respecto a los elementos de Chacra y eso me tenía algo contento, ya tenía 45 años y tenía que hacer algo por mi vida, y éste era el momento. Luego de terminar de entrenar ése elemento, me había puesto a pensar que no servía de nada tener los conocimientos de varios elementos de chacra si al momento de pelear me quedaba sin Fuerzas, mi velocidad no era la gran cosa o mi Ninjutsu no estaba mejorado. Me propuse ponerme a entrenar aspectos físicos antes de entrenar Jutsus de tipo Ninjutsu, era un tipo de meta por así decirlo, tener una velocidad difícil de seguir, una fuerza descomunal, es complicado de conseguir pero yo creo que con entrenamiento podré conseguirlo, tengo las condiciones para hacerlo, y si las condiciones no me alcanzan para llegar a mi meta, mi voluntad lo hará, sin duda alguna. Actualmente mi Fuerza no era la gran cosa, era algo que en los próximos días me pondré a mejorar, mi Resistencia al momento de recibir golpes no estaba tan mal, pero igualmente habría que mejorarla, mi fuente de Chacra se gastaba algo rápido, pero no era momento de eso, lo que más me preocupaba y yo creo que es lo que más sirve a la hora de batallar es la velocidad del usuario, la agilidad que tiene éste, es algo esencial, ya que superándolo en éste aspecto difícilmente salga perdiendo una batalla. Todavía no había peleado en serio con nadie, la aldea estuvo tranquilo en el sentido de que nunca necesitó fuerzas para ir a conquistar algún país o algo así, o almenos nunca me enteré yo, pero poniendo la mente objetivamente ¿Quien iba a llamar a un Genin para ir a pelear? Yo creo que ningún Kage, una de las muchas metas que tengo, es ascender de clase pero eso podría esperar, hay muchos mitos de que hubo grandes ninjas que fueron Genin toda la vida y aún así intervinieron en batallas que era muy importantes, pero para estar a esa altura debía ponerme a entrenar en éste mismo momento.

Salí de mi hogar muy abrigado, el frío era espeluznante, toda el panorama no era bueno, pareciera que la aldea estaba en quiebra pero no era nada de eso, simplemente el frío tenía consecuencias y eran visibles. Mientras caminaba y pasaba por las ventanas de las Casas, podía ver de todo un poco, Padres llamándole la atención a sus hijos, Madres solitarias tejiendo o niños jugando entre ellos, y todos ellos metidos en su mundo, todos con problemas diferentes, con objetivos inimaginables o algunos simplemente estaban agradecidos por lo que tenían, pero eran los menos, ya que todos se fijaban en lo que no tienen y no en lo que tienen, es una gran falla de la población, y aunque algunos lo nieguen, todos tienen ese defecto. Defecto para mí, algunos lo verán como una cosa buena, ya que sirve para mirar hacia adelante, y era entendible.
 Había dejado la aldea atrás, iba al lugar donde había entrenado la última vez la "Zona Rocosa" no tenía un nombre bueno, o mejor dicho no tenía nombre, todos los ninjas la llamaban así y estaba bien, era un lugar que prácticamente no habría que describir, pues su nombre lo decía todo. Aunque más lo pensaba y menos quería ir a allí, no había tanto lugar para entrenar, una gran cantidad de gente iba a pasar el rato, y al que entrenaba mucho ya lo miraban raro, pero con éste frío no creo que haya tanta gente, habría que comprobarlo. En la aldea hacía calor comparado con éste lugar, el frío se hacían sentir más, debía ser porque era un lugar desolado que solamente tenía muchas rocas gigantes, pero algo me llamaba la atención, unos gritos a lo lejos que para mí eran muy exagerados, bastó con dar un salto hacia una roca que medía 3 metros para poder ver a un sujeto que al parecer era de rango Jounin o cercano, tenía una velocidad increíble, de suerte podía seguirlo con la vista, ni me imaginaba compararme con él en una carrera, pasaría a dar vergüenza, y no quería probarlo tampoco. Dí un pequeño salto hacia 1 metros atrás de mí, cayendo al piso para luego dar un giro de 360° e irme del lugar, me estaba volviendo a mi hogar  -Las Cavernas- Pensé en ese instante, para luego acordarme de que había rumores sobre un lugar que era muy tenebroso, nadie lo había visitado y tampoco iba ninguna persona, era el lugar perfecto para entrenar, sin que nadie me moleste. Seguí las coordenadas que me habían dicho, era el lugar más alejado de la aldea que había, quien sabe por ahí me encontraba con algo fuera de lo común. Ya faltaba poco, pero aún no podía ver la entrada, observaba con detenimiento hasta que por fin vi un tipo de entrada de 1 metro con cincuenta centímetros aproximadamente, tuve que agacharme para luego ver el lugar. Era como se decía, simplemente tenebroso. Sin más nada que pensar ni decir, pasé a dejar el chaleco rojo que siempre usaba, para ir hacia una columna que usaría como punto de partida, visualizé otra columna más compuesta de tierra, que estaba a unos 50 metros en dirección norte. Y empecé, corría a toda velocidad hasta llegar a una columna, luego tocaba con la mano la viga e iba nuevamente hacia la otra columna. Al pasar los 30 minutos el cansancio se sentía levemente, pero debía seguir. No había nadie en el lugar, y el silencio era persistente, era el lugar perfecto para entrenar.


Líneas:
97 líneas
avatar
Clan: Jyugo
Ninjutsu
Taijutsu
Enma
Doton Fuuton Clase B

Ryous : 1363 Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 28/03/2015

Ver perfil de usuario http://narutoreliquiasninja.foros.bz
Tsuchikage

Volver arriba Ir abajo

Re: El ocaso friolento [Pasado]

Mensaje por βoett el Jue Ene 14, 2016 12:54 am

Nadie transitaba en el lugar, era la única alma llena de energía, expresando con gritos el dolor que tenía en mis tobillos, las piernas las tenía cansadas, parecía como si tuviese cientos de kilos adheridas en mis piernas, y mi cadera que parecía que se iba a desarmar, no había otra explicación era mi edad, un viejo que se pone a entrenar a avanzada edad tiene consecuencias y las estaba pagando con sudor y sufrimiento. Pero éste era el momento para dar todo lo que tenía, mañana no me podré levantar seguramente pero de igual manera sigo, sin importar si me estropeo una piernas, un tobillo, lo que fuese, mi velocidad debía subir cueste lo que cueste. Pasaron las horas y seguía yendo de una columna a otra sin parar, con una protuberancia característica en mí, desde chico tenía esa ventaja, no me daba por vencido nunca, en la Academia Ninja era igual hasta que no me salía la combinación de sellos no paraba, y al otro día todos se sorprendían en verme a mí como si no me hubiese costado nada, algunos tutores de los alumnos les decían a sus hijos que no se comparen conmigo porque yo era “raro”, pero la verdad era que tenía las mismas condiciones que la mayoría de los niños que estaban en el salón, con la diferencia de que la historia que tuve que recorrer formó un carácter animal, pero para construir éste carácter, tuve que pasar por cosas que nunca hubiesen imaginado aquellos niños que eran simples “del montón”, con graduarse ya se quedaban más que satisfechos, no tenían mi visión, era de gusto… Era diferente a los demás, sin lugar a dudas porque la vida me hizo así.

Ya estaba en mi límite, mi físico decía que pare pero mi cabeza me decía que debía seguir, éstas eran las pruebas “exigentes” que uno debía pasar para luego sobresalir con los demás, pero era difícil de llevar a cabo, nunca había excedido tanto mis piernas como hoy, éste entrenamiento marcaría una etapa en mi vida, debía cambiar, nuevos hábitos tengo que adoptar, sin lugar a dudas era el momento de superar toda la escoria rango Genin y entrar en la charla con los “peces grandes”, la vida de mediocre quedaba atrás, y estaba decidido. Al momento de tomar un descanso, comencé a escuchar algunos pasos a lo lejos, una rara sensación se presentó en mí, ¿Acaso era temor? ¿Miedo? No creo, esos sentimientos los había sentido nombrar pero nunca había experimentado algo como eso. Los ruidos venían de la zona más oscura de las Cavernas, y debía ir a averiguar que era el provocante de mi no buena estadía en éste transcurso de tiempo en aquel lugar tan recóndito. Caminaba lentamente mis pasos me incomodaban más aún, ya que eran los únicos actualmente que se sentían en el lugar, miraba hacia los costados y hacia arriba, estaba atento a cualquier situación, me encontraba a 20 metros de la total oscuridad, se veía como si fuese un cuerpo, pero no estaba totalmente seguro, para ello, caminé rápidamente y sin pensarlo, dos pasos para luego dar un salto y caer en aquel cuerpo, pero no era un cuerpo, era simplemente una roca que de lejos parecía otra cosa. ¿Y el causante de los ruidos? Era toda una incógnita, no tenía ni la más mínima idea de que eran esos ruidos, seguramente había sido mi cabeza, la imaginación que se hace uno al estar en determinadas situaciones. Con una gran decepción, di media vuelta y volví al lugar donde estaba entrenando, de lejos se podía observar en la tierra un cambio de color, donde había estado entrenando yo, la tierra estaba mucho más oscura, era debido al sudor que caía sin cesar, pero cada una de las gotas valían la pena. Mis pies estaban sin duda muy pesados, y estaban en un color rojo muy intenso, yo pienso que es normal, y si no lo es, luego lo sabré. Al momento de que estaba a punto de sentarme a descansar, me acordé la frase de un viejo que ya no estaba conmigo, la frase era muy sabia y contundente, en el momento no me la acordaba, pero sabía que era algo así como nunca te detengas, la frase en si no era buena, pero el cariño que le guardaba a éste era tanto, que al final la frase estaba buena. Por el respeto que le tenía al viejo, me paré y temblequeando mis piernas, me paré en una de las columnas que por cierto tenía marcado mis dedos, para luego ir corriendo a toda velocidad hacia la otra, una y otra vez el cansancio ésta vez no lo sentía, las piernas estaban adormecidas, sabía que si paraba no me podría volver a levantar más, y mi espíritu era el que me provocaba a dar los pasos que parecían eternos. Al momento que llegué a la columna, me resbalé con una piedra que estaba mojado por el sudor, provocando una caída automática, reposando mi panza como primera medida, no podía respirar, me había golpeado el hígado muy fuerte, asique decidí quedarme unos minutos acostados, hasta que casi me duermo, pero eso no era bueno, sino alguien podría venir a atacarme mientras estaba descuidado, decidí irme agarrándome de las paredes para no caerme, volvería al lugar pero con las energías renovadas. Ya que si pensaba en volver en el estado en el que me encontraba, me rompería algún hueso o un músculo, y para no arriesgarme tendría que descansar al menos tres o cuatro días, y volver por una revancha a las “Cavernas” que por hoy me habían vencido.


Líneas:
63 líneas
Lineas totales:
160
avatar
Clan: Jyugo
Ninjutsu
Taijutsu
Enma
Doton Fuuton Clase B

Ryous : 1363 Mensajes : 597
Fecha de inscripción : 28/03/2015

Ver perfil de usuario http://narutoreliquiasninja.foros.bz
Tsuchikage

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.