Naruto Reliquias Ninja


Combate repentino | Entrenamiento | Taijutsu

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Combate repentino | Entrenamiento | Taijutsu

Mensaje por Lyan el Mar Ene 12, 2016 4:48 am

Aquel era el día, me encontraba caminando directamente hacia uno de los pocos lugares donde podía buscar mi "Redención", donde podría pedir perdón por el horrible pecado antinatural que dio lugar a mi nacimiento. El templo Uchiha, ubicado en lo más profundo del barrio abandonado del clan. Caminar por esas callas se sentía tan extraño, saber que fue la sangre de los cadáveres que allí estuvieron fue la que usaron para crearme... era tan raro, me generaba un escalofrió muy intenso en la espalda, pero no había vuelta atrás. Tenía que hacerlo, de una forma o de otra debía de pedir perdón, aunque en verdad no fuera mi culpa.

- Este lugar... -susurré al llega frente al templo, pero cuando quise dar un paso más hacia él un shuriken se incrusto en el suelo frente a mi pie, frenándome en seco y poniéndome alerta por tan repentino ataque. Mire alrededor, buscando la fuente del proyectil, encontrándola en un sujeto de capa y capucha que me observaba parado sobre uno de los viejos  postes de luz que había en la calle.- Identifíquese, por favor -dije como aviso, quitándome el parche de mi ojo derecho ante la posibilidad de una pelea. El sujeto no mostro reacción alguna, solo se limitó a bajar de un salto del poste, aterrizando en el suelo unos metros delante de mí. No hubo palabras de su parte, directamente se lanzó contra mí, iniciando una pelea salida aparentemente de la nada.

La velocidad con la que el sujeto atacaba era demasiada para mí, apenas podía reaccionar a sus golpes, bloqueándolos de forma demasiado torpe.- ¡¿Que me pasa?! -estaba siendo demasiado torpe, algo en ese sujeto no me dejaba pelear bien, no me dejaba utilizar mi habilidad n el Taijutsu y mi forma de bloquear se había vuelto la de un novato sin entrenamiento alguno. La frustración poco a poco me iba desbordando, no podía hacer nada para responder a su ataque, solo lograba bloquearlo o esquivarlo de forma muy torpe.


- Deja de contenerte... -susurró el sujeto mientras aumentaba la velocidad de su ataque, rompiendo por completo mi defensa y comenzando a desatar sobre mí una lluvia de puñetazos tanto al rostro como al estómago, dejándome poco a poco sin aliento.- Sé que tú lo posees, úsalo... -su voz de repente comenzó a resonar en mi cabeza, cómo un eco infinito. No tarde nada en darme cuenta que aquello se trataba de un Genjutsu, estaba utilizando una técnica que desconocía para entorpecerme e inducir mi rabia, mi frustración, ¿Pero por qué?.- Vamos, pelea bien ¡Pelea, L74N! -mis ojos se abrieron de forma desmesurada al escuchar ese último, activándose automáticamente la línea de sangre Uchiha, el Sharingan.

- ¡¿Cómo sabes eso?! -toda mascara de tranquilidad desapareció, solo me importaba averiguar como ese sujeto sabía de mi condición.- ¡Habla! -mi taijutsu volvió a la normalidad, la ilusión se había roto. Mi contraataque fue inmediato, comenzando con un intercambio constante de golpes con mi contrincante. No me importaba nada, debía derrotar a aquel sujeto de una forma u otra y sacarle todo lo que sabía.

Ese mismo día por la noche

- Agh... -me encontraba sin aliento, golpeando y recibiendo golpes por igual. La pelea se había alargado mucho, tanto que ambos ya estábamos al límite de nuestra resistencia. No obstante, y a pesar de que este intentaba disimularlo, era obvio que el sujeto se estaba conteniendo. Su respiración agitada era una mentira, él podía acabar conmigo cuando quisiera, la pregunta era ¿Por qué no lo hacía?.- Gah! -no aguante más, ya no podía, colapse completamente. Miraba el suelo fijamente, aún con el Sharingan presente en mis ojos, frustrado por demás al no haber logrado derrotar a mi contrincante, sumándole el hecho de que este no estaba luchando en serio.- Mierda...

- Nada mal chico, nada mal... -lo escuche decir, sintiendo por la vibración del suelo como se acercaba a mí. Cerré los ojos un segundo, listo para recibir el golpe de gracia, pero en vez de esto sentí como algo se apoyaba en mi cabeza. El sujeto estaba aculilladlo a mi lado y tenía su mano en mi cabello, revolviéndolo cómo si segundos antes no hubiéramos estado luchando prácticamente a muerte.- Mejoraras más aún, solo es cuestión de tiempo, pero no hay tiempo, así que yo te ayudare -y sin más se levantó, alejándose de la zona a paso lento.- Nos volveremos a ver, Lyan, y muy pronto además -fue lo último que pude escuchar antes de que todo se volviera negro.

Lo siguiente que recuerdo es que desperté en la camilla de un hospital rodeado por los niños del orfanato que habían ido a visitarme. Al parecer, un chunnin que paso por la zona a modo de atajo, algo completamente prohibido,  me había encontrado tirado en el suelo e inconsciente y me había llevado al hospital, Según los doctores solo tenía fatiga, además de algún que otro moretón por el cuerpo, pero nada muy grave. Cuando me preguntaron lo que me había pasado, mentí diciendo que me pase un poco con el entrenamiento de Taijutsu, algo fácil de creer para ellos al no ser la primera vez que estaba allí por razones similares. Todo acerca de la aparición de aquel sujeto lo deje en secreto, quería averiguar quién era y qué quería antes de decidir si hablar con las autoridades de la aldea o no.
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.