Naruto Reliquias Ninja


24 horas | Entrenamiento | Resistencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

24 horas | Entrenamiento | Resistencia

Mensaje por Lyan el Dom Ene 10, 2016 2:21 am

El reloj de uno de los negocios de atención las veinticuatro horas que había en la aldea de la hoja daba las 12, medianoche. El día había acabado ya para mucho, mientras que a otros aún les quedaban cosas por hacer antes de entregarse a la comodidad de una cama, pero para uno y solo uno de todos los habitantes de la aldea el "Día" recién había comenzado, aquel que caminaba a paso lento y tranquilo por las calles de la misma, dirigiéndose a la entrada principal. Al llegar allí, las luces hicieron visibles más de sus características: Se trataba de un muchacho alto, de cabello rojo y un ojo de color celeste claro, solo uno, pues el otro no era visible al estar bajo un parche negro. Su expresión, tranquila con una leve sonrisa constantemente adornando su rostro, pero no era una sonrisa normal, sino que ésta carecía de cualquier tipo de emoción, siendo fácilmente deducible que solo la mostraba para no tener llevar una expresión completamente neutra constantemente.- Será un día largo... -se decía a sí mismo, consciente de todo lo que tenía por delante en aquella jornada. Era una meta auto-impuesta, el correr por la aldea durante un total de 24 horas, sin descansar, todo de corrido. Terminaría muy cansado, lo sabía, pero le serviría para comprobar sus límites. Así pues, sin querer alargar las cosas, se colocó las muñequeras y tobilleras especiales, aumentando solo un poco el peso de estas, para luego comenzar su trote con la puerta de la aldea como punto de salida, dirigiéndose hacia la calle principal de la aldea directo hacia la plaza, de allí quizás pasaría por los campos de entrenamiento, pasar por el monte de los Hokages, la torre del propio líder de la aldea, luego un rápido saludo a los de la tienda de ramen y también un pequeño paseo alrededor del orfanato, y luego volver a comenzar las veces que fuera necesario hasta que el tiempo estipulado por si mismo se viera cumplido.

Las primeras horas fueron bastante tranquilas, solo recorría la aldea con un trote de velocidad media, pasando por calle y calle, cruzando por lugares que no había tenido la posibilidad de ver aún a pesar de haber pasado toda su vida en Konoha. Le resultaba muy cómodo el correr por esas horas, pues las calles estaban completamente vacías, no había ni una sola persona que pudiera cruzarse por su camino en un mal momento, pero claro, es no duraría para siempre. Llegadas las siete de la mañana la gente comenzó a levantarse y salir a la calle, pero estos eran pocos, por lo que la circulación continuaba siendo bastante fluida. Los problemas llegaron al mediodía, cuando la calles comenzaron a llenarse y para cruzar el joven estudiante tenía que ideárselas como pudiera, utilizando chakra en más de una ocasión para correr por las paredes y así evitarse el tener que frenar. Otro factor importante fue que al mediodía, siendo que ya había transcurrido la mitad del tiempo que tenía como meta, decidió aumentar la dificultad de las cosas y duplicó el peso que llevaba en muñequeras y tobilleras. En el momento casi no lo noto, comenzó a hacerlo unas horas más tarde, cuando los músculos empezaron a pasarle factura por el desgaste constante que estaba haciendo al no frenar ni un segundo en su carrera. Paras las siete de la tarde el cuerpo entero le pedía descanso, apenas pudiendo mantener una velocidad constante bastante elevada.

Dieron las doce de la medianoche de nuevo y la silueta del joven volvía a aparecer, acercándose a la entrada de la aldea. Su cuerpo estaba empapado en sudor, sus músculos bajo una tensión increíble, completamente desgastados. Hacía cerca de una hora que había llegado a su límite, pero venía forzándose para poder llegar hasta ese punto. Una vez dio un paso en la zona de la cual había salido hacía ya veinticuatro horas, su cuerpo se desmoronó y terminó quedando tirado en el suelo, boca abajo, mientras respiraba agitadamente tratando de regular el acelerado latir de su corazón. Lo había logrado, correr un día entero sin parar mientras llevaba un peso de lastre encima, pero tenía que atenerse a las consecuencias de haber logrado una "hazaña" así. Su cuerpo ya no respondía, y seguro no lo haría en un buen rato, pero para su suerte un pequeño grupo de Chunnins que cruzaba por la zona lo localizo, tomándolo entre los tres que eran y llevándolo al hospital para que fuera atendido. No era nada grave, solo agotamiento, pero tendría que aguantar los gritos de los médicos unas vez les contara la razón de su desgaste físico tan extremo.
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.