Naruto Reliquias Ninja


Sin dolor no hay gloria | Entrenamiento | Resistencia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Sin dolor no hay gloria | Entrenamiento | Resistencia

Mensaje por Lyan el Vie Ene 08, 2016 11:04 pm

Una mañana más, como tantas otras, el joven se encontraba en aquel claro a las afueras de la aldea de la hoja, entrenando. Como de costumbre, una pequeña serpiente de escamas negras a la cual llamada cariñosamente "Hebi" se hallaba enroscada alrededor de su cuello, haciéndole compañía mientras realizaba cada uno de sus ejercicios. Al finalizar con los más básicos, aquellos que usaba para calentar cada musculo de su cuerpo y evitar lesiones, se dispuso a comenzar con la parte principal de aquel entrenamiento: Aumentar la resistencia de su cuerpo. Al acercarse a su mochila, la cual como siempre se hallaba a las faldas de un viejo árbol, saco de esta unas muñequeras y tobilleras con pequeños sellos grabados en cada una de ellas. Se las colocó en su lugar, alejándose luego del árbol para prepararse. Aquellas no eran pesas de lastre normal, después de todo, esos sellos no estaban allí de adorno.- Veamos que tanto puede hacer esto... -susurro, juntando sus manos frente a si en el sello del Tigre mientras concentraba chakra tanto en sus manos como en sus pies. El resultado fue inmediato, tanto las muñequeras como las tobilleras duplicaron varias veces su peso, llegando al punto en que al joven le costaba mantener las manos arriba. Entonces, y solo entonces, deshizo la posición de manos y dejo de bombear chakra, frenando el aumento de peso. Aquellas eran herramientas ninja especiales, llevaban sellos de Fuinjutsu avanzado que les permitía aumentar su peso hasta cierto punto si se aplicaba chakra en las mismas. Uno de sus senseis en la academia le había facilitado la obtención de estos para su entrenamiento, pero claro, bajo la promesa de no sobrepasarse con el peso que usaba.

El solo intento de dar un paso al frente lo hizo darse cuenta de lo serio que era ese método de entrenamiento: No podía mover sus piernas, el peso era mucho, la única forma de caminar era haciendo bastante fuerza con sus piernas, ni hablar de la que debía hacer para evitar que sus brazos cayeran y quedaran colgando a los lados de su cuerpo. Aquel era solo el comienzo y lo sabía, razón por la cual no podía estar más emocionado por avanzar. Esas pesas lo llevarían a su límite, y por alguna extraña razón, él quería que fuera así. Quería llegar a su límite, y conocerlo, saber cuál era lo máximo a lo que podía llegar en ese momento.- Esto será... entretenido -comento a la nada, dando el lento primer paso.

Varias horas después, cuando el sol ya estaba presente en el cielo y el rocío era lentamente secado por el calor de su rayos, el joven se veía en una situación muy complicada. Se encontraba trotando alrededor de la aldea, ya había dado cuatro vueltas con aquellas pesas puestas. La primera fue un infierno, sus músculos rogaban por frenar aquello pero él no les dio importancia, solo continuo. En la segunda ya comenzaba a notarse como su cuerpo se acostumbraba a la presión, siendo la vuelta que se le dificulto menos. La tercer vuelta fue un desafío, pues, ignorando cualquier posible pensamiento de auto-protección, planifico un pequeño circuito en el cual, luego de correr 25 metros se frenaba, hacía 30 flexiones de brazo, 30 sentadillas, cuarenta abdominales y luego hacía un sprint de 70 metros. Sus músculos ardían, podía sentir como cada fibra de su cuerpo se rompía y volvía a armarse en cuestión de minutos. Básicamente en esa vuelta llevo su cuerpo al límite, y por ello, en la cuarta se vio en un apuro. Estando solo a mitad de vuelta, cayó al suelo, completamente agotado. Su cuerpo estaba cubierto de transpiración, agotado, lo único que lo mantenía consciente era su deseo de continuar.- Solo es... un poco más... -susurraba con su respiración agitada mientras lentamente, muy lentamente, se iba levantando del suelo.- Solo debo... llegar al final... -y así, con su cuerpo al límite, el joven saco fuerzas de donde no tenía para llegar a terminar la vuelta a la aldea. Claro que apenas lo logro, cayo desmayado a mitad de aquel claro, pero eso no era algo de lo que preocuparse. Solo estaba cansado, una vez dejara su cuerpo descansar y liberara los sellos de las muñequeras y tobilleras podría volver a la aldea, aunque sea a paso muy lento
avatar
Clan: Uchiha

Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes


Katon Raiton Clase A

Ryous : 25500 Mensajes : 455
Fecha de inscripción : 08/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.