Naruto Reliquias Ninja


Carne [Misión C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Carne [Misión C]

Mensaje por Yuffie el Dom Mar 13, 2016 8:40 am

Y allí estaba otra vez, dejándome liar para encargarme de un asunto que nadie quería realizar: cazar para abastecer a la aldea. Era una negada para la caza, era imposible poner a una persona tan torpe como yo a cazar animales con bastante agilidad. Según las especificaciones que me habían dado, tenía que cazar varios cerdos, bien, esos serían fáciles de cazar, pues eran demasiado lentos para mí. El tema de los ciervos me asustaba un poco más, pues si se ponían agresivos podrían hacerme bastante daño con sus cornamentas. Sin embargo, me preocupaban más los conejos y los pollos… esos animales además de rápidos eran ágiles, por lo menos los conejos y no tenía que cazar uno ni dos, tenía que cazar ni más ni menos que ocho… La verdad era que no ganaba nada quejándome, no, tenía que ir y hacerlo, eso era todo.

Así pues, me había preparado a conciencia, con mis armas y me había hecho con una pala y un carro para llevarlo todo. La pala era principalmente por si necesitaba hacer alguna trampa para los animales y que cayeran irremediablemente. Suspiré molesta, pues si me viera alguien teniendo que cazar, se reiría de mí. Sin embargo, Lyan me diría algo así como: te vendrá bien para mejorar tu torpeza, o algo así. Mejor sería no pensar en eso y pensar más en conseguir mi objetivo.

Bien, estaba lista para hacer lo que debiera hacer. Me subí a un árbol cercano y me puse a buscar cerdos. No fue muy complicado encontrarlos, no muy lejos de mi posición había una piara bastante abultada. Necesitaba diez y tenía que seleccionar a los mejores, evitando cazar cerdas o cochinillos, pues estaba en contra de matar crías. Los conté y, cuando ya tuve en mente a los que cazaría, salté para asustarlos. Como esperaba, yo era más rápida que ellos así que no me costó mucho cazar a los diez que había elegido con antelación. Como no tenía muy lejos el carro, fui a buscarlo y los cargué sin mucha dificultad.

-Bien -murmuré- ahora los ciervos… -dije agarrando el carro y comenzando a buscar ciervos.

Cuando me pareció escuchar algo, paré y dejé el carro en un lateral. Sin mucha demora, me subí al árbol que tenía al lado y busqué por el suelo a los ciervos. Allí había uno tremendo. No dudé mucho en tirarme sobre él y matarlo rápidamente antes de que me tirase y me matase a mí. No muy lejos había dos peleándose entre ellos, cosa que aproveché para matarlos a ambos y llevármelos de allí. El cuarto me atacó a mí, pero no logró darme como quería, pues había conseguido subirme al árbol y él se había chocado contra el tronco dejándolo en el sitio. Solo quedaba uno. Lo busqué durante un rato, pero no había manera y el carro comenzaba a pesar más de la cuenta. Entonces lo vi, allí había un ciervo tremendo. No dudé en darle caza lanzándole el fûma shuriken para matarlo.

-Esto es horrible… -murmuré cargando al último ciervo-. Ahora conejos…

Para mi propia sorpresa, los conejos y los pollos fueron las dos presas más fáciles de cazar y encontrar. Los conejos estaban todos juntos en una zona en la que había tantos conejos que sería imposible no cazar ocho y con las cuerdas de alambre fue todavía más sencillo. Había hecho una trampa y los muy idiotas habían caído como tontos. Y los pollos habían sido algo parecido, con la única diferencia de que me había llevado un fuerte picotazo en la mano por parte de uno antes de matarlo. Con los conejos y los pollos sobre mis hombros, me dirigí al carro y me llevé una gran sorpresa al ver que no estaba donde lo había dejado. Y la marca de las ruedas que había dejado yo, continuaba hacia el otro lado.

-¡Me han robado! -grité y salí corriendo siguiendo la dirección de las ruedas. No tardé mucho en encontrar al carro y a los ladrones. Los adelanté subiendo por los árboles y cargada como iba y los miré con severidad-. Llevo todo el día cazando como para que me robéis…

-Y no sabes cómo te lo agradecemos, enana -me dijo uno de ellos. El otro solo se reía, diría que era mudo-. Ahora danos esos conejos y pollos y te perdonaremos la vida.

-Está bien… -dije acercándome y descargando las presas que llevaba encima. Mientras los dejaba, el que podía hablar, me tocó el culo y se quedó tan alegre.

-Creo que con la carne nos llevaremos también a la chiquilla -me obligó a girarme y lo miré sin dejar de sonreír-. Estás tremenda… -me dijo mientras empezaba a subir la mano por la cintura.

-Lo sé… -dije totalmente impasible-, pero no me gustas ni me gusta tu colega… -me miró con lujuria y antes de que me dijera nada, ya le había dado un fuerte golpe dejándolo KO en el acto. El otro me miró y se preparó para atacarme-. Yo me lo pensaría un poco… -le dije armada y lista para luchar-. Te recomiendo que te lo lleves antes de que me arrepienta y acabe por mataros a los dos…

Dicho aquello, el mudo se llevó a su colega y se fue corriendo en dirección contraria. Mientras tanto yo, me aseguré de que estaba todo en el carro y, tras suspirar, comencé el viaje de vuelta a casa. Bueno, al menos me había servido de entrenamiento todo aquello, algo era algo…


off-rol:
Líneas: 75
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Ocho Puertas
Katon Clase B

Ryous : 9506 Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/02/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.