Naruto Reliquias Ninja


No desistas... [Entrenamiento-fuerza]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

No desistas... [Entrenamiento-fuerza]

Mensaje por Yuffie el Sáb Mar 12, 2016 6:32 pm

El tiempo en la aldea pasaba lentamente y no podía dejar de pensar en que, a pesar de haber mejorado, todavía me quedaba mucho por entrenar. Quería que Lyan se sintiera orgulloso de mí, quería que mi maestro sintiera que estaba haciendo bien las cosas y, por eso, decidí que en los momentos en que estuviera sola o no tuviera nada que hacer, iría a entrenar por mi cuenta. Quería ser fuerte, necesitaba serlo para poder dominar bien aquella técnica que tanto daño podría hacer y tantas veces podría salvarme la vida. Así pues, salí de casa por la mañana y me dirigí hacia el campo de entrenamiento. El clima era ideal, no hacía frío ni hacía calor, vamos hacía un tiempo otoñal maravilloso.

Caminé por la aldea a paso ligero, tenía que ir calentando hasta que llegase a nuestro lugar de entrenamiento. No podía ir paseando y perder un tiempo precioso en calentar los músculos, no, había que ir calentando poco a poco. Además, ardía en deseos de dejar de ser el blanco de las miradas de la gente, que desde que había ayudado en el banco todo el mundo me miraba como si no me hubieran visto en la vida. Así que aceleré el paso todavía más para dejar de estar en su punto de mira. De ese modo, llegué rápidamente al bosque y luego entré al campo de entrenamiento. Allí, en medio del claro, estaban las tres estacas que servían para entrenar.

-Bien, ya estoy aquí… -dije como si me escuchase alguien- ahora toca terminar de calentar y… -me quedé pensativa-, sí, creo que haré lo mismo que la última vez, aunque aumentaré la cantidad de todo para estar más activa -hice cuentas-. Vale, en lugar de hacer 500 sentadillas, 300 flexiones de brazos y dar 50 vueltas a la aldea, haré 550, haré 350 flexiones y daré 55 vueltas a la aldea.

Bien, ya tenía el plan, así que solo me quedaba empezar a hacer lo que había dicho. Me concentré en lo que tenía que hacer y empecé a hacer las sentadillas. Procuraba hacerlas lo más perfectamente posible así no haría ejercicio sin sentido o acabase lesionándome la espalda o una pierna. Cuando llevaba casi la mitad, sentí que empezaba a fallarme la energía y que no era capaz de más, pero por mi mente aparecía Lyan con cara de decepción, la misma cara que me había dedicado el día en que me había escapado de casa. Así que no, no iba a parar ni a dejarme vencer por mí misma. Cuando terminé de hacer las sentadillas, me erguí levemente sin dejar de sudar como una condenada.

-Bien… -me dije a mí misma respirando con cierta dificultad-, ahora las flexiones…

Sin decir nada más, me coloqué en posición. Con los brazos estirados y las piernas juntas. Empecé a hacerlas con energía y fuerza, tenía que demostrarme a mí misma que aquello no era nada, que era tan fácil como seguir intentándolo. Empecé a sentir unos calambres por los brazos, calambres cargados de energía, esa energía que tenía que ir convirtiendo lentamente en fuerza. No podía abandonar, no podía dejarme vencer por la falta de costumbre. Tenía que fortalecerme para poder ayudar a mi maestro cómo y cuándo él me requiriese. No podía ser una niña débil y desprotegida.

-Y… 350… -dije antes de dejarme caer al suelo agotada como estaba-. Aguanta Yuffie -me dije a mí misma-, solo quedan las vueltas y habré terminado…

Respiré hondo para prepararme para lo que venía. Estiré un poco los músculos y, sin mucha demora, empecé a correr. Las primeras vueltas fueron más o menos a buen ritmo, se notaba que estaba algo cansada por el entrenamiento previo a las vueltas, pero tampoco iba a desistir en mi empeño de ser más fuerte. Desde que había llegado allí me sentía mucho más fuerte y empezaba a darme cuenta de que realmente se notaban los entrenamientos, las misiones y todo lo que estaba haciendo. No iba a decaer, quería ser fuerte, quería ser rápida y quería ser la mejor ninja de todos los tiempos, sí, eso era, quería ser la mejor y no depender de que nadie me protegiera. Además, cuanto más fuerte fuera, más fácil me resultaría llegar a cumplir mi venganza y acabar con aquellos que mataron a mis padres y con los que casi me matan. Con aquellos pensamientos en mi cabeza, las vueltas corriendo se hicieron más fáciles de superar así que, cuando quise darme cuenta, ya había terminado mi entrenamiento.

-Listo… -dije entrecortadamente mientras apoyaba las manos en las rodillas-, un momento de descanso será suficiente para seguir con lo que reste por hacer…

Estaba agotada, eso era cierto, por no iba a parar. Me puse a estirar mis músculos, ya que después de la carrera era lo mejor que podía hacer. Mientras hacía aquellos estiramientos, pensaba en qué más podría hacer y recordé que había un lugar en el bosque que tenía unas rocas lo suficientemente grandes y pesadas como para que no se movieran tan a la ligera, pero que no serían imposibles de mover. Estirando brazos y cuello, me dirigí al punto donde las había visto. No tardé nada en llegar. Miré aquellas rocas y me decidí por una que estaba entre medio de tamaño. Saqué unas cuerdas de alambre y la agarré con fuerza para luego tirar de ella, con el único fin de moverla tras de mí. Tenía que conseguir llevarla hasta el claro de entrenamiento, y aunque fuera en varias veces no importaba, estaba segura que cada vez la movería un poco más, cada día lograría arrastrarla unos metros más y cuando estuviera lo suficientemente fuerte, podría acaba por hacerla pedazos. Ese sería mi objetivo, llegar a destruir aquella roca de un simple golpe. Así pues, sin dejarme amedrentar por el tamaño, tiré de ella con energía y tesón. Hasta que los músculos no pudieron más y no tuve más remedio que parar mi propio entrenamiento. Me apoyé contra la roca y empecé a respirar con cierta dificultad. Cuando me sentí algo mejor, miré el camino que había dejado la roca en el suelo.

-Bien… siete metros… más o menos… -murmuré dejando la roca con las cuerdas atadas-. La próxima vez, será el doble… -y dicho aquello y satisfecha conmigo misma, volví a casa pues necesitaba descansar un rato y comer algo, estaba molida y hambrienta.


Off-rol:
Líneas: 86
avatar
Clan: Ninguno
Taijutsu
Ocho Puertas
Katon Clase B

Ryous : 9506 Mensajes : 83
Fecha de inscripción : 02/02/2016

Ver perfil de usuario
Genin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.