Naruto Reliquias Ninja


{MISION B} - El destructor

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{MISION B} - El destructor

Mensaje por Naori Uchiha el Mar Mar 08, 2016 11:47 pm

Odiaba el sol que me acompañaba todas las mañanas, esos rayos que limitaban mi visión al caminar por las calles de la aldea. Prefería los días nublados, días lluviosos, días fríos. Me sentía mas a gusto con ese tipo de clima, ansiaba de sobremanera la llegada del invierno. Caminando a paso ligero, mi tranquilidad de pronto fue interrumpida por una fuerte ráfaga de viento que hizo levantar mi cabello con violencia. En esta época del año brisas de semejante magnitud no eran muy comunes, se trataba de algo fuera de lo normal. Mis ojos se cerraron de golpe, con la intención de esquivar aquel polvo que fuese levantado. Voltee parte de mi cuerpo, en dirección a aquella ráfaga, tal fue mi sorpresa, al notar que tras de mi, había un caos. Pocos segundos habían pasado, y el lugar por el que había pasado estaba destruido, como si una estampida hubiese arrasado con todo a su paso.

Me quede de pie por unos breves minutos, observando la destrucción que se presentaba tras de mi. Dude un momento, en si seguir aquello, o simplemente continuar hacia donde me dirigía. Mi conciencia no me permitiría jamás el dejar pasar semejante situación, probablemente aquello fuese algo mucho mas grande, algo que requeriría de la intervención de algún ninja, y en ese momento la que había notado que algo andaba mal era yo. Me voltee completamente, y comencé a caminar lentamente, poco a poco acelerando el paso hasta alcanzar una velocidad considerable. La misión podía esperar, seguramente mi actuar ocasionaría el enojo de mis superiores, una de las reglas principales era la de siempre poner la misión por delante, pero mi voluntad poco a poco iba distorsionándose. En el pasado habría ignorado esta situación, y habría continuado mi camino tal como se me había encomendado, pero a medida que el tiempo tomaba su curso, me había enseñado que seguir mis instintos me traerían buenos resultados. Tal como había sucedido tiempo atrás, con el hombre de cabello purpura, en el valle del fin.

A medida que avanzaba, el desorden era mas notorio. La destrucción estaba por doquier, además para agravar un poco mas la situación, habían aldeanos heridos, desmayados. Niños llorando al ver a sus padres tirados en el piso, cubiertos de sangre, agonizando de dolor e impotencia, al no poder enfrentarse a lo que fuese que estuviese revoloteando por los alrededores. Con esfuerzo, ignoré todo a mi paso, aumentando aun mas mi velocidad, evitando ver aquellas atroces escenas que se presentaban a cada paso que daba, mi mirada se desviaba cada vez que oía algún sollozo o grito de dolor. Mis puños cerrados con fuerza, hacían notar cada vez mas la ira que me consumía por dentro, corrí, a toda prisa activando mi sharingan inconscientemente. La rabia que sentía en aquel momento, había causado su activación. Mi chakra se sentía alborotado, cualquiera que se cruzara en mi camino se vería en un gran problema.

A la distancia, lo divisé. Un joven de cabello rojo de pie, inmóvil, parecía que me esperaba. Mis ojos rojos como la sangre, lo miraban fijamente. Me detuve a unos pocos metros, sin bajar la guardia en ningún momento. Era un chico casi de mi edad, sus manos estaban cubiertas de sangre, y en su rostro se visualizaba una sonrisa, para nada amistosa, sino mas bien de satisfacción y de maldad. Fruncí el ceño, y pude notar como levantaba una de sus manos para lamer la sangre que escurría de ella. Mi rostro no mostró asco alguno, sino mas bien impotencia. Sabía que aquella sangre pertenecía a los aldeanos que había pasado momentos antes, aquellos que no tenían oportunidad aluna de defenderse ante semejante ser humano. 

En su cabeza, portaba la banda protectora de nuestra aldea. Lancé una pequeña risa seca, después de todo, sin siquiera haberlo planeado, la misión que se me había encomendado estaba frente a mi. Sabía por las indicaciones que era un chico peligroso, un prodigio de la aldea, recién graduado. Poseía una fuerza y un control del chakra excepcional, desgraciadamente su camino se había visto forzado por ninjas que ansiaban poder a toda costa, y lo habían arrastrado en busca de caos y destrucción. 
El chico tenía todo para ser un buen kage, excepto la voluntad del fuego, y eso era algo que no estaba dispuesta a soportar. Si bien, mi camino también en algún punto se había desviado, intentaba con todas mis fuerzas mantenerme recta, y detener a este chico era la oportunidad perfecta para enmendar errores pasados.

Me había descuidado, tantos pensamientos en mi cabeza me habían impedido reaccionar ante el veloz ataque directo de aquel joven, que con una rapidez casi imperceptible se había lanzado sin tapujos hacia mi persona. Chakra cristalizado en sus manos, como estacas de hielo se acercaban a una enorme velocidad. Me dio de golpe en el estomago, a duras penas pude alejarme lo suficiente para que el daño no fuese tan profundo, aún así termine herida, pero gracias a la cercanía que el mismo había provocado, pude verlo directamente a los ojos, y ese fue el fin de aquel niño prodigio.


-MAGEN: KASEGUI-

Murmure, envolviendo al joven en un genjutsu, infringiendole dolor e inmovilizándolo por completo. Podía sentir el miedo en sus ojos, pude ver como su cuerpo dejaba de responder. En su mente, miles de estacas comenzaban a atravesar su cuerpo, pocos segundos habían pasado, pero para el se volverían un sin fin de horas. Lo vi caer al suelo, agotado por aquel genjutsu. Sujetando con mi mano derecha la herida que el me habia propinado con anterioridad, saque un Kunai con mi mano izquierda, clavandolo en el lugar donde se encontraba su corazón. Pude ver como poco a poco la luz de sus ojos se iba apagando. La sangre comenzaba a escurrir de aquella herida, el niño prodigio se había esfumado, y con el, los desastres y el dolor que había causado.

Mi estomago dolía, presionaba con fuerza la herida mientras caminaba en dirección al hospital de la aldea. A pesar de sentirme adolorida, y de estar perdiendo una cantidad considerable de sangre, me sentía satisfecha. No por haber acabado con la vida de un ninja, de hecho, no lo veía como tal, sino mas bien como un ser atacado por la oscuridad y la sed de poder, para mi, esas personas no eran mas que objetos desviados, que en manos equivocadas provocarían la peor de las desgracias.
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.