Naruto Reliquias Ninja


{MISION B} - Hakuna Matata

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{MISION B} - Hakuna Matata

Mensaje por Naori Uchiha el Jue Mar 03, 2016 12:35 am

Cada día que pasaba, las misiones asignadas se hacían cada vez mas problemáticas. La mayoría se relacionaba con altercados al interior de la aldea, mas que todo de simples aldeanos que se pasaban de copas y que comenzaban a causar estragos por todos lados. 
Nunca se me pasó por la mente en el pasado, que mas que ninja pasaría a ser la niñera de los imprudentes que solo se dedicaban a beber y molestar.

Me parecía normal que bebiesen en las noches, ya que las borracheras eran bastante comunes, hombres que al salir de sus trabajos pasaban a beber un poco y relajarse, eso no lo discutía, solo lo lamentaba por las pobres mujeres que debían esperarlos hasta altas horas de la noche, preocupadas de que algo malo les sucediese, cuando al final solo andaban de parranda.

Lo que mas me molestaba, era que lo hiciesen a plena luz del día. Donde ancianos y niños transitaban con tranquilidad, sin si quiera pensar que se encontrarían con semejante show tan vergonzoso. Las calles estaban hechas un desastre, varios locales de comida habían sido prácticamente saqueados. El dinero seguía allí, pero todos los implementos, alimentos, objetos, y todo lo que aquellos locales poseían, habían sido maltratados y casi destruidos. ¿El motivo?, simple gusto por parte de aquellos hombres borrachos. Realmente no hallaba sentido alguno a esa actitud destructiva. ¿Que culpa tenían los dueños de aquellos locales?. Pobres aldeanos que se levantaban antes de que el sol hiciese su aparición, preparando cada uno de sus quehaceres, arreglando sus puestos de trabajo para recibir a las personas que se levantaban un poco mas tarde.

Era común ver por las calles, perros y gatos revoloteando por allí. El día de hoy no era la excepción, aunque había algo ligeramente diferente. Los perros estaban completamente pintados de colores extravagantes, algunos llevaban sobre sus pelajes dibujos y garabatos que probablemente habían sido hechos por aquellos hombres borrachos. A estas alturas ni siquiera me tomaba el tiempo de imaginar que pasaba por sus cabezas, para mi, eran simples idiotas cuyas acciones eran guiadas por el alcohol.

A cada paso que daba, me encontraba con variadas escenas de asquerosidades y destrozos. Observaba aldeanos completamente en estado de shock, los pocos que se veían estaban con los pies en la tierra, me narraban las barbaridades que aquellos locos habían cometido. Además de los destrozos y el vandalismo sobre los animales, se sumaban a sus cargos el defecar en plena vía publica, y lo peor de todo frente a un jardín de niños que jugaban justo en aquel momento en el patio del mismo.

Mi enfado, y las ganas de dar pronto con ellos se hacia cada vez mas notorio. Mi paso lento comenzaba a acelerarse, pasaba por alto todo a mi paso, ya no me detenía a observar los destrozos, ni a recoger testimonios de los aldeanos. Mi meta era clara, dar con ellos y propinarles un castigo digno de sus fechorías. A pesar de ser unos borrachos, habían avanzado considerablemente, aunque era fácil seguirles el rastro, su ubicación actual para mi era desconocida.

Me detuve en una pequeña plaza que se encontraba en los alrededores. Esta estaba conformada por unos cuantos arboles que daban sombra a unas cuantas bancas que servían como fuente de descanso para aquellos aldeanos que corrían por las mañanas, o para los ancianos que gustaban de pasear a sus perros y tras el cansancio de la caminata se detenían a descansar. En medio de aquella plaza, había una pequeña pileta, donde varios niños se bañaban a diario. Para mi sorpresa, habían tres hombres parados en dirección a la pileta. Algo extraño se notaba en su forma de estar de pie, se veía un leve tambaleo. Uno de ellos volteo la mirada, su rostro estaba completamente rojo y una sonrisa malvada se hacia presente. Me acerque a ellos, estaba consciente de que se trataba de los hombres a quienes buscaba.

Me quedé helada ante la acción que realizaban en ese momento. Estaban orinando en aquella pileta, que en los días de mucho calor servían como una piscina para los pequeños que junto a sus padres paseaban buscando un lugar en donde refrescarse. Apreté mi puño con fuerza, con una ira acumulada desde el momento en el que la misión me había sido asignada, la violencia no era algo muy común en mi, de hecho ni siquiera tenía pensado utilizar la fuerza con ellos, simplemente había planeado capturarlos y llevarlos con las autoridades para que se hiciesen cargo de ellos, pero sus acciones los hacian merecedores de un gran castigo.

Aprovechando su despiste, y que se encontraban con los pantalones abajo, junté gran cantidad de chakra en mi cuerpo, y lancé una bola de fuego dirigida desde mi boca hasta ellos, no era un ataque enviado con demasiada fuerza, tampoco quería herirlos de gravedad, pero si había sido lanzada con la suficiente potencia para que no pudiesen sentarse por varios días.

Los gritos de aquellos hombres no se hicieron esperar, posiblemente se habrían oído hasta las aldeas vecinas. En su afán por calmar el dolor se lanzaron de lleno a la pileta en donde minutos antes habían orinado, lastima para ellos que mi ataque había alcanzado el agua de la pileta evaporandola por completo, por lo que sus posaderas no encontraron mas que le cemento hirviendo que los esperaba con los brazos abiertos.

Los tres quedaron tirados sobre el cemento caliente, completamente inconscientes por las quemaduras que les había propinado. El calor del día tampoco ayudaba mucho, posiblemente serían llevados de urgencia al hospital de la aldea, quizás eso los ayudaría a no beber y causar estragos por algún tiempo.

Sus gritos habían llamado la atención de varios aldeanos, que comenzaron a amontonarse alrededor de los hombres, observándolos con satisfacción en sus rostros, varios ninjas de mayor rango llegaron al lugar. Me dispuse a dar las explicaciones correspondientes, y tras una pequeña reprimenda de ellos, di por concluida la misión. Quizás había exagerado un poco en mi forma de llevar a cabo la situación, pero la ira que habían causado ellos era muy grande. 

La situación me había hecho pensar, que poco a poco estaba dejándome influenciar por la fuerza que había adquirido a lo largo del tiempo, y eso no me hacía sentir del todo satisfecha. Al contrario, me sentía como si hubiese hecho algo bastante malo, aunque hubiese sido por el bien de la aldea, no me sentía a gusto.
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.