Naruto Reliquias Ninja


Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Mensaje por Indra Uchiha el Mar Mar 01, 2016 11:05 pm

T e m p l o | U c h i h a

2 años antes de la desaparición del nuevo líder del Clan, Indra Uchiha.

No siempre se nace con ese tipo de sentimientos que te llevan al dolor o la ira, puede que algunos estén destinados a sufrir las consecuencias de sus ancestros, puede que estén marcados desde que nacen por una maldición, pero el destino siempre se puede elegir, eso es lo que dicen todos, de manera engañosa para evitarse el dolor de la realidad que los rodea. El destino es algo que fue fabricado por algún ser divino caprichoso por ver a los simples humanos sufrir ante su impotencia de algo que han sido predicho desde sus propios nacimientos. Entonces como un hombre puede superar los designios de un dios, pues convirtiéndose en uno seria la respuesta mas sencilla.

Era el medio día el astro rey se encontraba en su punto más alto, brindando su calor y su gran fulgor hacia los pobladores de la aldea de Konoha, el cielo azul , totalmente despejado, contadas eran las nubes que se dignaban a manchar el lienzo azulado que proyectaba una quietud y paz en la aldea, un joven shinobi de cabellera  larga color azabache, se encontraba en el interior de uno de los lugares mas preciados de Konoha el "Templo Uchiha" si bien le gustaba meditar en ese apacible lugar, también había una zona de entrenamiento y otros aditamentos que podían ayudar a un miembro de este clan a pasar un rato tranquilo en la soledad de este sagrado lugar.

Sentado en forma de flor de loto en el salón principal de este establecimiento, completamente solo se encontraba el joven Indra, estaba ahí a la espera de alguien de su familia Uchiha al parecer era una joven kunoichi, como futuro y  próximo líder del clan Indra, tenía que familiarizarse con todos los jóvenes ninjas de su línea de sangre, pues ellos tenían que verlo como un líder y a la vez como algo mas que eso pues, si bien los Uchiha siempre debían confiar en ellos mismos, pues el tiempo les ha mostrado que cualquiera puede querer el poder que sus orbes legendarias llevan. El suelo ébano sentía la presencia del joven de cabellera negra, el cual tenia sus manos en una posición de mudra la cual se utiliza para meditar, así concentrando todo su chakra y su espíritu en el incremento de este mientras a la vez puede recuperar cualquier cansancio físico con el simple hecho de meditar, la meditación bajo perspectiva de Indra tiene mucho potencial, la sabiduría se genera del propio conocimiento del ser interior.

Llegaste. - Pauso un momento y continuo- Acércate Naori-san, toma asiento donde sea de tu preferencia... hoy  yo te ayudare con tu entrenamiento de Chakra-

Musito en un tono amable, esperando que la joven Uchiha no se sintiera muy presionada por esta reunión que el propio Indra había solicitado, puesto la Kunoichi en cuestión se había mostrado con grandes aptitudes en la batalla, por lo tanto  se vislumbra un futuro excepcional en su camino. Pudo escuchar la llegada de la chica, pues había pedido que se le dejara pasar solo y únicamente a la gennin, Indra mantenía su postura de flor de loto mientras sus codos descansaban sobre sus piernas y sus manos hacían una posee esencial para la meditación, los dedos índice y pulgar se unían en ambas manos, juntando las puntas de estos, eso era una mudra. El pelinegro se encontraba meditando aumentado su poder, aunque para muchos no era entendible, para el Uchiha era una de sus formas favoritas de entrenar ese ámbito.  Esperaba que la Kunoichi aceptara su orden y la comprendiera, aunque si la respuesta era algo negativa el pelinegro lo entendería pues podría ser inusual. Así el de orbes oscuros se mantenía sentado, con los ojos cerrados, los abriría cuando sintiera que la presencia de la fémina se acercara hacia su posición. Mientras hacía propiamente unos ejercicios simples de respiración inhalando y exhalando el aire por la nariz, durante periodos de tiempo corto, para purificar y oxigenar su cuerpo así mismo su cerebro y de tal forma sus pensamientos.


50+ Lineas
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Fuuton Clase A

Ryous : 2000 Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 14/01/2016
Edad : 24
Localización : Reach

Ver perfil de usuario
Lider Akatsuki

Volver arriba Ir abajo

Re: Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Mensaje por Naori Uchiha el Miér Mar 02, 2016 8:06 pm

Me había vuelto una chica solitaria. Todo cuanto había acontecido en mi vida se había vuelto una cruel tortura. Pero aún, a pesar de todo aquello, mis convicciones seguían claras, y por los momentos no pretendía cambiarlas. A pesar de ser una simple niña, circunstancias bastante tortuosas habían provocado en mi, el despertar de aquel poder que se hacía llamar maldito entre otros clanes. Me había mantenido alejada de todo aquél que portase el emblema de los Uchihas, mantenía oculto ese color rojizo que habían adquirido mis ojos a causa de la perdida de mi madre. Si, únicamente mi madre.

Mi tranquilidad en la aldea era plena. Mi vida seguía su curso normal, con la diferencia de que nadie estaría en casa esperando por mi regreso luego de vagar por las calles de Konoha. Una simple genin, cuyo futuro era incierto, sin implicarme en peleas absurdas, o típicos y burdos entrenamientos. Probablemente en un futuro eso me jugaría en contra, pero mientras viviese feliz y tranquila en la aldea, no sería necesario. Me bastaba con apoyar a quienes ansiaban hacerse mas fuertes, aunque eso implicase que yo fuese quedando atrás, mientras ellos lograran su cometido, yo seguiría mi camino, el del dialogo y la paz.

Me disponía volver a casa, luego de un día cálido y tranquilo. Amaba las misiones que implicaban simples búsquedas dentro de la misma aldea, me tomaba mi tiempo. Eran sencillas, y nadie terminaba lastimado en ellas, además, eran de las que podía realizar en solitario, y eso me hacía sentir plena. Estaba por llegar a casa, cuando fui interceptada por un ninja, un joven de cabellera oscura y ojos negros como la noche, un joven cuya apariencia y esencia me recordó de inmediato a mi padre. Me detuve en seco, observándolo fijamente, sin decir palabra alguna se volteo, dejando ver en su espalda, aquel símbolo tan familiar, el símbolo de mi clan. Con un tono seco, y cortante dijo que lo siguiese, que alguien deseaba verme, y que no había opción de negarse. 

Lo seguí, me intrigaba. Hace mucho tiempo que no mantenía contacto directo con miembros de mi clan, pensaba que al ser una simple niña pasaría desapercibida, que no se preocuparían en si quiera mirarme. Pero estaba muy equivocada, debía saber que ante aquellos ojos cubiertos de sangre, nada pasaba desapercibido. Caminé tras el, por largos y silenciosos minutos, hasta llegar al Templo de los Uchiha. Un lugar que pocas veces había visitado sola. Las veces que había estado allí, eran en compañía de mi madre, y solo observábamos desde la entrada.

Continué el camino observando la espalda de aquel ninja. Nos detuvimos justo en la entrada. Sin decir palabra alguna, desapareció frente a mi tras una cortina de humo. Las puertas del templo estaban semi abiertas, y al acercarme pude oír una voz en el interior, una voz que me llamaba, que conocía mi nombre y que me invitaba a pasar. Al ingresar, pude observar a un joven, de cabello oscuro, según la posición en que se encontraba, parecía que meditaba. El ambiente al interior era de paz, solo podía oírse la ligera respiración de aquel joven que se encontraba concentrado, me acerqué, con sigilo acatando lo que parecía ser una orden de aquel muchacho. Me mantuve a distancia, no quería perturbar su calma, además no le conocía, y era lo más prudente mantenerme a una distancia prudente. Tomé asiento, tal como había sugerido, guardando silencio. No servía de nada que me presentase, al parecer el me conocía mejor que yo misma.

40 líneas
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Mensaje por Indra Uchiha el Jue Mar 03, 2016 1:46 am

Un joven se mantenía sobre el suelo marrón, hecho de las maderas mas finas que podrían conseguirse, al fin de cuentas un templo era lo más valioso que podía tener un clan tan antiguo como el Uchiha. Aquel  de cabellera larga y oscura, el cual portaba ropajes de color negro, se podía ver en su espalda el símbolo de su clan. Esto era algo que acostumbraban los Uchiha, su clan sobre todas las cosas. Los errores de  sus ancestros habían decidido que la aldea era mas importante que su propia sangre, Indra estaba totalmente desacuerdo con ese pensamiento, pero al a vez quería llevar a la igualdad de pensamiento, la aldea era su familia, su clan era su familia, su sangre. Por lo tanto no podría haber distinción, simplemente se debía dejar llevar por los valores que su familia le había impartido. Tenía suerte de aun tener a sus padres, eso pensaba el joven e iluso shinobi, pero el futuro era incierto el futuro podría ser traicionero y el destino  podía ser totalmente diferente a los que se podría imaginar alguien. Indra sentado, meditando, sus ropajes oscuros, una túnica y unos pantalones normales, nada del otro mundo, unas sandalias shinobi de color oscuro, así como un cabello largo y ligeramente desordenado, un rostro pacifico, una mirada cautivadora y llena de misterio. Ese era el joven Uchiha.

Pudo escuchar cuando los pasos suaves de la Kunoichi se adentraban en el salón central del templo, donde el sol iluminaba de forma tenue gracias a las pequeñas ventanas que estaban a la mayor altura de los muros de  cemento y madera, arquitectónicamente el templo mostraba un espíritu ancestral de sabiduría. La kunoichi sin embargo escucho al pelinegro y ella acato la orden, Indra podía sentir su presencia, la fragancia de sus cabellos  el olor de una dulce señorita y  tristemente desamparada Uchiha. Sabía que esta niña de no mas de 14 años había sufrido realmente cosas muy complicadas para  la edad joven e Indra sentía un temor, sobre que el destino volviera a esta mujer en un ser cruel y destinado a odiar... el destino de los Uchiha el odio. Pero no era así, había pasado ya un año del "accidente" del infortunio que su familia tuvo, quedando sola sin parientes cercanos. Era algo realmente triste, de ahí la impotencia del próximo líder Uchiha, sabía que el mundo shinobi seguía igual de podrido que siempre, la paz, la ficticia e ilusoria paz no era más que una pantalla de la realidad. Crueldad, la gente era egoísta y cruel, buscaba su propia conveniencia a costa de los sentimientos de los mas desafortunados. Sentimientos, que eran en realidad, un engaño, no eran necesarios o era lo que separan a un hombre de un dios. Los dioses no tienen sentimientos y si los tienen no son parecidos a los humanos. Humanos, marionetas de un mundo de un sistema, de algo que siempre anda a un mismo ritmo, algo que solo los que tienen poder político o monetario  pueden decidir sobre la vana existencia de su propia raza.

-Me alegra bastante que vinieras- Sus obres se abren. Los legendarios  ojos carmesí se muestran, es el sharingan de tres Aspas,  observa  el Uchiha hacia  su lado derecho donde se posiciono quien también porta su sangre a unos 3 metros de él, ni lejos ni cerca, la joven tomaba precauciones, parecía  asustada o nerviosa, mas bien extrañada-   Me hubiera gustado escuchar tu voz desde un principio, pero es verdad lo que dicen de ti, eres una Kunoichi muy educada - Pauso un segundo y suspiro de manera profunda - Disculpa si soy un poco directo. Pero va siendo hora de saber cómo estas... el clan siempre estuvo al pendiente de ti... pues pensábamos que podrías perderte en el camino del odio... por lo sucedido... pero me di cuenta que no fue así... Existe algo diferente en ti... pero porque te encuentras sola... – Guardo silencio unos instantes y continuo- Eres feliz en la soledad... Hmm- Sonrió suavemente  y murmuro una pequeña  risa casi inaudible-  Me recuerdas a alguien. - Se refería a sí mismo en su juventud, él estuvo solo aunque tuviera sus padres, en realidad amistades tuvo ninguna.- Pero bueno he hablado mucho. -

Musito con amabilidad  cada palabra y de una forma muy apacible, su tono de vos grave no  ayudaba mucho, pero una sonrisa al final de sus palabras esperaría a minorar el nerviosismo o antipatía que pudiera sentir la bella y joven kunoichi. Sin duda alguna tenía los genes Uchiha, cabello oscuro, orbes  de ese mismo tono, como la noche y un semblante serio, con un porte totalmente recto. El Uchiha se mantenía aun en posición de meditación pues estaba concentrando su chakra tanto así que no había notado que su sharingan de tres aspas se activó hasta que vio sus orbes y miro el rostro de la dulce señorita, de una forma totalmente milimétrica, sus gestos , su mirada , cada segundo era observado con mucha atención, sin querer asustar a la susodicha , Indra solo mantuvo su mirada sobre ella a lo mucho unos 5 segundos más, después de entablar la plática, para luego mirar hacia enfrente, esperaría que ella respondiera, le interesaba saber cómo estaba aquella pequeña, que había sufrido tanto. Pero ella ya era una señorita o mostraba una gran madures era mas que solo una chiquilla, su semblante, su forma de comportarse. Sin duda alguna sus padres habían dado las enseñanzas de cordialidad y educación muy bien, además el respeto que anteponía al llegar al templo, cada cosa que hizo y no hizo fue  analizada por Indra.



60 + Lineas
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Fuuton Clase A

Ryous : 2000 Mensajes : 101
Fecha de inscripción : 14/01/2016
Edad : 24
Localización : Reach

Ver perfil de usuario
Lider Akatsuki

Volver arriba Ir abajo

Re: Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Mensaje por Naori Uchiha el Jue Mar 10, 2016 7:08 pm

Sentada sin emitir sonido alguno, observando con detenimiento aquel joven que parecía ser bastante normal, aunque sabía por la situación en que me encontraba que no lo era. Mis ojos se abrieron con estrépito, cuando los suyos se abrieron dejando ver aquel color maldito que había odiado y renegado prácticamente toda mi vida. Ojos similares a los míos, pero con mas experiencias en ellos, al menos eso se podía observar al notar que contaba con 3 aspas en cada uno. El silencio se vio roto, cuando oí su voz. No estaba del todo equivocada, el me conocía. Mis ganas de pasar desapercibida ante los ojos de los Uchihas habían sido en vano, había llamado la atención de ellos, sin si quiera darme cuenta. 

Estaban preocupados por mi accionar, luego de lo sucedido con Madre, y aquel grupo que me acompañaba. Lo escuchaba con extrañeza, sus palabras de preocupación me parecían de por si bastante raras. Fui criada con odio, fue lo unico que había conocido, pensaba que todos los pertenecientes al clan estaban influenciados por lo mismo, que yo era nada mas que un fallo dentro de aquellos de ojos dominados por la sangre y la venganza. Pero ahi estaba aquel joven, preocupado de que no me hubiese desviado hacia el odio mismo, estaba confundida, extrañada, me costaba comprender si se trataba del mismo clan con el que había vivido toda mi infancia, o quizás padre solo me habpia enseñado una parte del mismo.

Guardó silencio unos momentos, pude notar una pequeña sonrisa marcarse en su rostro, mientras decía que le recordaba a a una persona. Me dejó intrigada. Sus ojos se desviaron hacia el frente, durante toda la platica había mantenido sus ojos color carmesí sobre mi persona, eso me ponía un poco tensa, independiente de su forma tan calmada y amable de hablar, había aprendido a desconfiar de la gente, sobretodo de aquellos cuyos ojos se parecían a los míos. Tenía muchas preguntas, pero no sabía si era correcto decirlas en ese momento. El silencio volvió a presentarse entre nosotros, y me sentía tentada a romperlo. Cerré mis ojos, mientras ordenaba los pensamientos en mi cabeza, lancé un breve suspiro, y volví a abrirlos clavando mi mirada en el rostro de aquel joven que me había llamado.

-Dice usted, que temía que mi camino fuese influenciado por el odio, creí que eso era lo que movía a nuestro clan.-

Mi voz estaba un poco temblorosa, pero me mantenía firme. No quería enfadar al joven, no sabía cual era su función dentro del clan, por lo que no perdería el respeto hacia el. Muchas cosas pudieron haber sucedido desde el momento en que decidí alejarme de todo lo relacionado con los Uchihas, y no pretendía ofenderle por mucho que renegara de ellos.

-Al menos, así fui criada. Bajo las expectativas de guerra de mi padre. Obligada a despertar un poder que yo no quería, estos ojos que solo traen desgracias a quienes los porten.-

Tomé un poco de aire, y guarde silencio unos momentos. Estaba hablando mas de lo que acostumbraba, se comenzaba a notar un poco de ira y resentimiento en mis palabras, por lo que necesitaba calmarme. Cada vez que recordaba a mi padre, volvía al lugar de aquella emboscada, y el hedor a la sangre se presentaba como si estuviese frente a mi.


-No debe preocuparse por mi. Los hechos ocurridos en mi pasado no han influido en mi forma de ver la vida. Tengo mis ideales bastante claros, y espero que no sean perturbados por nadie.-

Mantenía la mirada fija en el, mis puños comenzaron a relajarse, al igual que mi cuerpo. Hacía mucho tiempo que no hablaba con alguien de un tema tan delicado, me sentía tranquila y en paz. Cerré mis ojos unos momentos, mientras soltaba un suspiro de alivio, esperaba la respuesta de aquel joven, pero sobretodo esperaba no haberlo ofendido con mis palabras.

46 líneas
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Re: Ejercicio del Alma| Pasado (Entrenamiento Chakra) Priv.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.