Naruto Reliquias Ninja


[ ENTRENAMIENTO ] Superando viejos males, y a fríos eternos.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[ ENTRENAMIENTO ] Superando viejos males, y a fríos eternos.

Mensaje por Ryako el Vie Feb 26, 2016 4:05 am

Hoy sería un día distinto, lo tenía ya mas que planificado cuando me levanté a las 5 de la mañana aquél día lluvioso. Las frías brisas recorrían mi habitación de par a par, haciendo que tiritase constantemente por las mismas. Procedí a levantarme mas animado de lo normal, era demasiado raro que estuviera de tan buen animo teniendo en cuenta lo que sería el día de hoy, y que me había levantado a las 5 de la mañana. Realicé mis acciones rutinarias, baño, cepillado de dientes, etc.
No sabía decir con certeza que era lo que me emocionaba tanto, si vería después de tanto tiempo a mi padre muerto, o a Vayne que había seguido el mismo destino. Claro, todo por los ninjas de la asquerosa aldea de Iwagakure. Me dirigí con un poco de pesadez en el cuerpo hacia la cocina, dónde preparé aquél tipico café que solía beber todas las mañanas, y una vez finalicé con este, procedí a vestirme con mis característicos jeans rotos, una camisa leñadora roja a cuadros, y mis zapatillas “ converse “ con las que me dirigía a todos lados. Crucé la puerta una vez se hicieron las 6 de la mañana, y bajo la fría lluvia comencé a trotar en dirección hacia el cementerio. Habré estado unas dos horas transitando los vacíos caminos de la aldea hasta llegar al cementerio. Unas puertas enormes me separaban del lugar, desde afuera lograba verse una gran cantidad de arboles moviéndose constantemente por aquél viento del que disponía la tormenta. Era imposible decir que el ambiente no era depresivo, tenía mucho tiempo sin ir a un lugar como este. Procedí a entrar mientras caminaba a paso lento, al paso que buscaba las tumbas tanto de mi padre como la de Vayne, lo único que se lograba divisar eran cruces por cualquier lado dónde miraras, además de múltiples fechas de nacimiento y muerte de gente con mucho tiempo de edad. Cosas que me hacían preguntarme a mí mismo, el porqué mi padre no había muerto de vejez en vez de aquel asesinato, o inclusive el de Ella. Tenía algo de temor, no lo iba a negar, quizás ya hubiese una tumba con mi nombre en ella, no porqué estuviera muerto, si no porque tenia miedo de que mi alma ya lo estuviera. Mientras aquella lluvia mojaba completamente mi ropa a la par que caminaba, comencé a dudar un poco de si realmente se encontraba en este cementerio, pero una vez comencé con mis dudas logré encontrar primero la tumba de mi padre, no pude evitar sentir un nudo en la garganta. “ Ichiban Namikaze - Padre amado por su familia y amigos - Jounin de Konoha. Muerto en combate. “ Era la única inscripción que aquella tumba contenía, sentía algo de impotencia puesto que era la primera vez que veía realmente la tumba de mi padre, pero se sentía demasiado asqueroso el que resumieran su vida con tan simples palabras, 45 años de vida plasmados en simples 13 palabras. Me arrodillé a los pies de la inscripción, no pude evitar dejar que aquellas lagrimas se mezclaran con la lluvia, empapado en dolor me encontraba. Sentía una gran pesadez en mi ser, quizás no había sido la mejor decisión el haber venido pero cada uno tiene que afrontar su pasado alguna vez en la vida, sabía muy bien que había dejado olvidada la mayor parte de mi memoria, intentando no recordar pero uno no olvida las perdidas jamás. Este momento, este maldito momento eterno en el que parecía que todo sería eterno para siempre, con un otoño que pareciese que no terminaría jamás. Intenté secar mis lagrimas, pero simplemente no hizo mas que empeorar, aquella aflicción en el pecho no la sentía hace mucho tiempo ya. Pensar que la ultima vez que había visto o sabido de mi padre fue hace exactamente dos años, hoy se cumplían exactamente dos años de su trágica muerte a manos de ninjas de Iwagakure.  - Creo que no logro creer que nadie sienta lo mismo que yo siento ahora. - hablé con un tono muy leve completamente acongojado mientras intentaba abrazarme lo mas que podía a la lápida. - Sé que quizás te lo haya dicho muchas veces, pero te quiero mucho. - Sentía que mi vida tenía demasiadas curvas, que no lograba seguir un camino fijo, y que todas aquellas luces que parecían guiarme me cegaban. Rompí con aquél momento, intentando mantener compostura, pero antes de marcharme me quité aquella camisa que traía, característica clave de mi difunto padre ya que las utilizaba muy a menudo. Luego de dejarla a la par de su lápida, procedí a buscar la de Vayne. Mis emociones me abrumaban, tenía muchísimas ganas de quedarme todo el día con mi padre, inclusive si eso significaba mi muerte por alguna clase de hipotermia o algo semejante. Al fin y al cabo era algo lógico sentir dolor por la persona que me había formado como persona hecha y derecha.
Allí, a lo largo de aquel camino de cemento bien construido, se encontraba una lápida que no pude evitar reconocer, bajo la gran pared amarilla con cristales en el medio, se encontraba el ataúd de mi difunta Vayne. No pude evitar intentar hacer mi mejor sonrisa a pesar de aquella melancolía que me invadía. - Te he enviado una carta, ¿te ha llegado? - procedí a decirle a aquella tumba mientras me sentaba justo enfrente de ella. La lluvia no facilitaba las cosas, cada vez tornándose mas torrencial haciendo que me encontrara completamente empapado. - Los latidos de mi corazón te pertenecen, he caminado kilómetros para venir acá. Te honraré como te lo prometí, no quiero que lo olvides. - Aquel frío viento mas el dolor hacían sentir una innumerable cantidad de emociones, y tristemente ninguna de ellas era algo que se pudiese disfrutar. Un nudo dentro de mi garganta hacía que se me dificultara el hablar, además de que me forzó romper a llorar desconsoladamente - Si llego a perder todo en el camino, que sepas que envío todo mi amor hacia ti. - Parecía que ya podía ir soltándome cada vez mas para hablar, a pesar de las dificultades con las que me encontraba y del hostil clima en el que estaba. - Con cada aliento que valgo acá en este asqueroso mundo, mi amor ira hacía ti. Así que, cariño.. si te atreves a adivinar, puedes descansar en paz que mi amor te pertenece. - Bajo el consuelo de nadie, y con la oscuridad que había a lo largo del cementerio en aquella mañana nublada, las lagrimas salían con total normalidad que parecía que la lluvia salía de mis ojos. Las palabras que necesitaba decirle se quedaban atrapadas en mi mente, todavía luego de dos años no asimilaba que ella no se encontraría mas conmigo. Necesitaba escuchar su voz para desbloquear finalmente aquella fría amargura que se anidaba en mi pecho. No quería irme de allí, maldecía aquel maldito cuarto en el que dormía, y también maldecía esta asquerosa mañana brumosa. Lo único que se lograba oír en todo el lugar era el gran silencio rompido por la lluvia y mi respiración. Este sentimiento que tenía en el pecho, lo único que lo calmaría sería esa última botella de vodka que bebería esta noche mientras esperaría despierto que vinieras cruzando por la puerta. - No estarás en soledad acá, querida. Yo recordaré la promesa. Podré ser tu mentiroso, podré ser tu mensajero de malas noticias. Pero estoy enfermo y sin inspiración alguna por tú muerte. Por lo que no puedo identificar si mi personalidad realmente es un deseo o verdadera, no me estoy cansando de ti. - Estaba maldito por este amor terriblemente, era como una enfermedad que me carcomía - Cómo te extraño.. aunque sé que no llamaras. No te das una idea lo que espero que aun me extrañes, ¿te he perdido? ¿ me extrañas como te extraño yo ? Si me extrañas, no te vayas.. no te vayas más. Quizás algún día vendrás a quedarte. Pero si realmente te vas, espero verte pronto. Aunque sé que eso no es fácil de decir, aquí te esperaré dulce sueño de ti. Tan solo como me duele, tan solo hasta que despierte. - apreté con rabia mis puños, jamás los había apretado con tanta fuerza. No sentía dolor absoluto, a pesar de ver como la sangre corría entre mis dedos. - Cuando estabas mal, y llorabas como si fuera una tempestad, con la misma intensidad con la que lo hago yo ahora. Yo iba a cuidarte. ¿Dónde estás tú ahora? Rodábamos como nubes de tormenta, pero ya el tiempo pasó. Ojalá esta lluvia me ahogase, y hundiendo mi cuerpo profundamente solo perezca. Podríamos estar acostados todo el día, mirando al techo. Necesitaríamos olvidar este sentimiento de dolor, dentro de aquél cuarto de fotografías y cajas llenas de mis cartas. - Desesperado y sin sentido, como si todo estuviera dicho ya, me paré con un tanto de dificultad puesto que mi cuerpo al igual que yo tenía demasiadas ganas de seguir en el lugar. Pero prácticamente una vez me encontraba ya de pie, volví a sentarme pero pegado completamente a la pared que separaba mi cuerpo de la tumba de mi difunta posible mujer. Acurruqué mi mojado cuerpo contra aquella pared, y entre llantos procedí a tener nublosas imágenes de Ellen, toda la escena de hace momentos me hacía dudar cada vez mas de que era lo que realmente nos depararía a nosotros dos como personas. Sentía profundamente que ella era la reencarnación de Vayne, y de que debía pasar mi tiempo junto a Ellen. Pero tenía demasiadas dudas, tanto de mi persona como de lo que me depararía el destino. Por mi parte lo que me restaba ahora era convertirme en un gran ninja, y después acabar con aquél país que había quitado absolutamente todas las personas a las que había amado en algún momento. Aquel país que había arruinado mi niñez y forma de existir.
Intenté limpiarme las lagrimas, aunque ya no sabía si realmente era eso o la lluvia que caía lentamente a trávez del nublado cielo. Debía haber pasado como 5 horas en el cementerio, pero la verdad no tenía intenciones de irme.  Cerré lentamente los ojos, no me interesaba las condiciones del clima ni nada, necesitaba descansar nuevamente junto a ella.
avatar
Clan: Namikaze
Ninjutsu
Ninjutsu Elemental
Serpientes
Fuuton Katon Clase B

Ryous : 7025 Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 09/02/2016
Edad : 18
Localización : Siberia

Ver perfil de usuario
Renegado de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.