Naruto Reliquias Ninja


Misión: Pinky y Cerebro (Parte 2) [Clase D]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión: Pinky y Cerebro (Parte 2) [Clase D]

Mensaje por Miu el Dom Feb 21, 2016 11:23 pm

Por un segundo me quedé confundida, observando al chico que hasta hacía unos instantes yo creía que era un perro. No lograba comprender como es que había logrado transformarse y me sentía bastante sorprendida con la idea. Finalmente a mi mente atravesó el recuerdo de cuando aprendí acerca del clan Inuzuka. Era un clan que trabajaba mano a mano con los perros y hacían una mancuerna bastante fuerte. Fruncí el ceño aún más enojada y me di cuenta que uno de ellos siempre había sido humano, pero eso solo volvía aún más molesta su situación. No entendía como alguien del clan Inuzuka podía armar tanto alboroto y robar a comerciantes en la plaza central. El enojo fue creciendo en mí, tanto que el chico y el can comenzaron a temblar mientras me acercaba a ellos, con una mirada molesta.

Levanté la jaula y ellos no hicieron el menor intento de moverse, lo que me facilitó meterles la paliza de su vida, mientras les gritaba furiosa y los regañaba por actuar de una manera tan deplorable y egoísta. Seguramente la familia del chico se molestaría conmigo, pero es que en serio necesitaban darles una buena lección. Finalmente los llevé hasta su casa y digo que los lleve, porque quedaron tan mallugados por mis golpes que apenas y podían con su alma. Como esperaba la madre del chico emitió un enorme grito de terror al ver a su hijo en un estado tan deplorable y pensé que yo terminaría igual que como deje a ‘‘piky y cerebro’’, pero al explicarle los motivos que me habían gobernado la señora volvió a regañar a su hijo y temo decir que la paliza que le metió fue más grande que la mía, sin duda tardaría en recuperarse de esto y no creía que fuese a desear volver a robar.

Volví a la plaza central explicándole la situación a los gobernantes y todo lo que había sucedido, incluyendo el hecho de que la madre del chico me había prometido vigilarlo con el fin de que no volviera a cometer ninguna travesura, ni él ni su can. Los mercaderes parecieron aliviados y decidieron organizar una pequeña fiesta en mi honor, cosa que yo sentí que era demasiado, pero que no pude rechazar. Al final de cuenta se sentía bien ser de utilidad para alguien y no podía esperar para enviarle una carta a mi hermana contándole todo lo que había vivido hasta en Kumogakure. Incluso sentía que podría contarle mi pequeño secreto, sobre mis sentimientos hacia Shiroe-sama y aunque estaba segura de que ella no estaría muy de acuerdo, seguramente le alegraría por mí. Cada vez me sentía más cercana a este lugar y a su gente, y el deseo de volver a Kirigakure comenzaba a desaparecer, claro que la mayor parte de eso se debía a que la persona más importante para mí no solo residía en esta aldea, sino que también era quien la dirigía.
avatar
Clan: Yuki
Ninjutsu
Ninjutsu Medico
Fuuton Suiton Clase B

Ryous : 8075 Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 15/01/2016
Edad : 23

Ver perfil de usuario
Genin de Kumo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.