Naruto Reliquias Ninja


"Servicios de acompañante" [Misión rango C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

"Servicios de acompañante" [Misión rango C]

Mensaje por Megumi el Sáb Feb 20, 2016 11:31 pm

Misiones y más misiones, al parecer el rango C sería completamente normal para Megumi. Ya las simples misiones D no estaban en cartelera para ella, al parecer ya estaban valorando la experiencia y el trabajo duro que esta joven desempañaba en cada una de sus misiones. Aunque la misión que se le fue asignada en esta ocasión no terminaba de convencerla. Infiltrarse en un lugar así, y más aún tener que hacerlo obligatoriamente como trabajadora, le daba bastante miedo, era algo que no podía negar en ningún momento. Ella en ese tipo de temas era bastante cohibida y tímida. - ¿Podré realizar esta misión? ¿Qué pasa si alguien trata de propasarse conmigo? Si me defiendo y muestro habilidades de kunoichi me descubrirán y toda la misión será un fracaso. Pero… me da miedo… no sé qué hacer… - Los pensamientos de la joven induían cada vez más en su mente, aún no era capaz de tomar una completa decisión. La misión ya se le había sido asignada, no podría echarse para atrás. Aunque si el miedo no se iba, sin ningún problema se atrevería a ir y reclamar, pero eso no lo haría una verdadera kunoichi… claro que no. Ella debía ser fuerte, y en vez de tener miedo, debería pensar en cómo realizar su nueva misión de la mejor forma posible. Después de todo, debía demostrar desde ya que en un futuro podría ser de gran ayuda para la aldea.

Ya le habían hecho el contacto para entrar como “trabajadora” para aquel “empresario”. Debería reunirse con él al atardecer, y así poder comenzar con su “trabajo” esa misma noche. Megumi se tomó el día para mentalizarse, no podía pensar en el miedo o en otra cosa cuando estuviera en plena misión. Pero… ella era muy inocente, y lo sabía, no era algo que solo las personas externas podrían darse cuenta, ella también lo sabía muy bien. Había llegado la hora. Se encontraba de pie en un callejón oscuro, apoyando la espalda en una pared. Fingía estar como si nada, se comportaría de la manera más seria posible y trataría de ganarse un poco la confianza del jefe de todo, tratando de ser amigable, y obedeciendo todas las órdenes que se le dieran. Cuando llegó, resultó ser una persona baja de estatura, más baja que la gennin, pero andaba muy bien vestido. Junto a él, los que parecían ser sus guardaespaldas, eran todo lo contrario a él: unos completos mastodontes de dos metros e igual de bien vestidos. - Oh, pero que buen producto me han mandado en esta ocasión. Supongo que ya sabes los detalles  así que simplemente limítate a seguirme. - Se notaban los aires de grandeza que él mismo se daba en sus palabras. Aquel tipo de actitud no le agradaba a Megumi, pero debía ceñirse al plan. - Buenas noches señor. Espero trabajar duro y ser una de las mejores. - Dio una leve sonrisa al mismo tiempo que una reverencia.

Llegó al lugar, era uno bastante grande. Muchas habitaciones por doquier, eran casi puros pasillos con puertas. En algunas se escuchaban gritos, gritos de cierto estilo que Megumi nunca había escuchado en su vida. La hicieron entrar en una habitación vacía y le dieron las siguientes instrucciones. - Quédate aquí mientras mandamos al cliente. Espero que sepas atenderlo como corresponde. - Una risa bastante molesta se escuchó de él y Megumi solo se limitó a asentir con la cabeza sin borrar la falsa pero engañadora sonrisa de su rostro. Se sentó en una cama que había mientras suspiraba. Tenía unos cuantos segundos para relajarse. Se escondió muy bien detrás de un armario mientras esperaba pacientemente que su querido primer cliente cruzara la puerta y cerrara la misma. Debía escapar de la habitación y reunir información del lugar, ya que se supone que era ilegal y había que demostrarlo. Al verlo entrar, era muy parecido al jefe y tenía una gran sonrisa en su rostro, como si estuviera totalmente emocionado de lo que se supone iba a hacer. - Que pena… - Pensaba la joven para sus adentros. De un rápido movimiento se ganó detrás de él y de un simple golpe lo dejó K.O. Se retiró de la habitación sin hacer ruido y buscó algún pasillo en donde no estuviera lleno de las mismas puertas, aunque era un gran edificio en el cual se encontraba.

De repente, sintió llantos. De mujeres para ser más específica. Se acercó a la dirección de donde se escuchaba, y pudo darse cuenta de que traían a mujeres a la fuerza. - Así que eso es ilegal, no trabajan de manera voluntaria como se supone vine yo. - Debía buscar pruebas, ¿pero cómo las encontraría? No se le ocurría nada. Esperó que aquellas personas se fueran con las mujeres y entró en una sola en donde no había ni un alma, pero muchos documentos. Megumi entró y cerró la puerta con cerrojo. Revisaba lo más rápido que podía los documentos. Hasta que encontró hojas con identidades totalmente falsas al parecer. Eso sería algo que se podría comprobar. Aunque no era algo seguro, necesitaba más pruebas, ¿pero de dónde las conseguiría? Traía consigo una grabadora, la cual encendió justo cuando comenzaron a golpear la puerta. Muchas groserías en contra de la joven que se encontraba dentro retumbaban por todo el lugar. Hasta que dijeron lo siguiente. - Te capturamos y te trajimos. Nadie sabe nada de esto, por lo que te golpearemos hasta cansarnos por esto que intentas hacer. - Eso era todo lo que necesitaba una joven, que por primera vez sonrió de verdad. Abrió la puerta y sin esfuerzo derrotó a los hombres que se encontraban detrás de esta. No le costó demasiado escapar y le llevó la grabadora y los documentos con informaciones de mujeres a los altos mandos de su aldea. La prueba necesaria para hacerlos pudrir prácticamente en la cárcel.
avatar
Clan: Byakugo
Ninjutsu
Suiton Raiton Clase B

Ryous : 3351 Mensajes : 74
Fecha de inscripción : 20/01/2016
Edad : 18

Ver perfil de usuario
Genin de Kumo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.