Naruto Reliquias Ninja


{ENTRENAMIENTO} - Confusión, ya es demasiado tarde [Sharingan 3 aspas]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

{ENTRENAMIENTO} - Confusión, ya es demasiado tarde [Sharingan 3 aspas]

Mensaje por Naori Uchiha el Jue Feb 18, 2016 7:19 pm

Era bastante tarde, y como de costumbre me encontraba sola en casa, recostada sobre mi cama con un brazo cubriendo mis ojos. La habitación en completa oscuridad, y una leve brisa que se colaba por la ventana que estaba abierta de par en par. Mi banda protectora, sobre el escritorio, reflejaba el brillo de la luna, que desde siempre se había vuelto mi compañera en esas noches solitarias. Tras lanzar un largo suspiro, levante mi cuerpo, tomé mi banda y colocandola como era costumbre sobre mi frente decidí salir a por uno de mis tantos paseos nocturnos. Cada vez que comenzaba a caminar, terminaba en algún lugar que no tenía planeado, mi mente me transportaba a diferentes recuerdos, impidiéndome concentrar mi mirada en el camino, daba gracias que jamás caí por algún barranco o tropecé con alguien lastimándome de gravedad.

Mi destino siempre era incierto, aunque esta vez había decidido entrenar un poco, no era habitual en mi, era un simple antojo que se había presentado esa noche, una noche que pensaba era como cualquier otra. Me dirigí a paso ligero en dirección al bosque, los grandes arboles eran los elementos perfectos para entrenar cualquier tipo de técnica, y mas aun me permitían desplazarme con facilidad, utilizando los troncos como obstáculos que debía esquivar. Me adentré en lo más profundo, la oscuridad cubría cada rincón, pequeños haces de luz entraban por pequeños espacios de ramas sin hojas desde lo mas alto. Había silencio, completa concentración. Cerré mis ojos un breve momento para disfrutar de aquella tranquilidad. Grave error.

Una brisa fría como el metal, se abalanzó sobre mi mejilla, a tal punto de llegar a doler. Sentí como algo corría por mi rostro, algo tibio, y que bajaba hasta mi mentón. Abrí los ojos de golpe, encontrándome con una total oscuridad, lleve mi mano hasta mi mejilla, y al voltearme pude ver un kunai clavado en uno de los troncos a pocos metros de donde me encontraba. De mi mejilla escurría sangre, y esa brisa fría no era mas que el filo de ese Kunai, cortando mi piel, derramando mi sangre. Mi corazón se aceleró de golpe, si eso había sido una especia de broma no era del todo divertida. No tuve mas opción que levantar la guardia, con mi Sharingan activado observando cada lugar. Mis ojos se detuvieron en un punto fijo, una silueta comenzaba a acercarse, saque de mi bolso un kunai y me dispuse a esperarlo, sin perder de vista su andar.

-Vaya vaya, al fin han llegado. Aunque, ¿Te enviaron a ti sola pequeña?-

No comprendía lo sucedido, aquella silueta comenzó a hacerse cada vez mas notoria, era un ninja, pero no lograba divisar el símbolo de su aldea, no se si porque estaba muy oculta, o porque simplemente no la llevaba consigo. ¿Enviarme?, no sabía de que estaba hablando. Decidí bajar la guardia, seguramente se habían equivocado de persona, hasta el momento yo no había sido enviada a nada, simplemente vagaba por el lugar, en el momento equivocado.

-Creo que estas confundido, yo solo he venido a entrenar por mi cuenta.-

Comencé a sentir un movimiento sobre la copa de los arboles, el silencio que antes había estado acmompañado, se había visto interrumpido por varias presencias, poco a poco me sentí rodeada. Ninjas con la vestimenta similar a quien me había hablado se encontraban sobre las copas de los arboles, observándome, analizándome, murmurando entre ellos. El viento sopló de pronto, rompiendo el silencio que se había prolongado mas de la cuenta, oí una risa seguida de unas pocas palabras.

-Mal momento has escogido pequeña. Ahora no tenemos mas opción que eliminarte, esos ojos serán un gran trofeo.-

No me importaban sus palabras, sabía que contra ellos era imposible obtener ventaja, su numero me superaba con creces, y mas aun su rango. Que podía hacer una simple genin contra ninjas de alto nivel, se veían violentos, dispuestos a matar a una simple chica en grupo. No había equilibrio alguno en aquella pelea, 6 ninjas contra 1, en plena oscuridad, atacando todos al mismo tiempo.

*Me había visto en un lío tremendo. Mi confianza se veía abarrotada por la cantidad de ninjas que me rodeaban, sin saber que hacer pensé que hasta ahí llegaba mi vida*


5 ninjas se abalanzaron contra mi, el líder observaba pacientemente. Golpes, cortes, empujones. Todo se me venía encima, era capaz de esquivar alguno de ellos, pero otros tantos daban con mi punto ciego y terminaba sumamente lastimada. Mas que luchar, trataba de huir. ¿Que más podía hacer?. Creí tener todo controlado, hasta que sentí como todos se alejaban de un salto, y al desviar mi mirada hacia ellos, un duro golpe me lanzó contra un enorme tronco. Me había distraído, olvide por completo la presencia de su líder, debí tenerlo presente en mi mente, había cometido un terrible error, un error que probablemente me costaría la vida. Sentía mi cuerpo entumecido, como si una roca gigante hubiese sido lanzada de golpe contra mi cuerpo. No podía moverme, mi vista estaba borrosa, un sabor a metal se hacia presente en mi boca. Sangre, y de golpe el recuerdo de mi madre en mi mente.

-Fuiste algo difícil pequeña, pero ya basta de jugarretas. Esos ojos ya me pertenecen.-

Oía sus palabras a medias, mis ojos, ya estaba cansada de ellos. Motivo de odio en mi clan, motivo de guerras, de muertes, motivo de mi soledad. Si el quería arrebatármelos, que lo hiciera. A estas alturas me daba exactamente lo mismo. Sentía sus pasos acercarse lentamente, mi resignación era clara, ni siquiera me esforzaba por mover un dedo, esta derrotada, yacería en medio del bosque, sola. Sus pasos se oían cada vez mas cerca, y una voz dentro de mi mente comenzaba a resonar con fuerza.

-Tienes unos lindos ojos Naori, aunque tu padre los quiera diferentes, a mi siempre me han de gustar estos. Y créeme que cuando obtengas ese color que tanto anhela tu padre, se verán aun mas hermosos.-

Era la voz de madre, resonando con fuerza en mi cabeza. Una sonrisa se dibujo en mis labios, aun no podía moverme, mi resignación seguía en pie, estaba dispuesta a morir, pero no en manos de ninjas como ese. El sonido que daban sus pasos cesó, lo tenia frente a mi, y su mano comenzaba a acercarse con lentitud a mi rostro,mis ojos estaban cerrados, y con las ultimas fuerzas que me quedaban, me abalancé sobre el observándolo fijamente a los ojos. Pude notar en el reflejo de los suyos como mi sharingan comenzaba a moverse, y una nueva aspa comenzaba a formarse. Sonreí con malicia, era la primera vez que sentía ganas de asesinar a alguien, me sentía corrompida, todo el dolor que sentía mi cuerpo comenzaba a desaparecer, probablemente era una sanación momentánea, o simplemente era producto de la adrenalina de aquel momento. Mi mirada clavada en la de el, mi kunai incrustrandose en su cuello, su ultima visión antes de morir, fueron los ojos del infierno. Cayó de lleno al piso, quite el kunai clavado en su cuello, y me voltee hacia los demás ninjas, que comenzaban a abalanzarse sobre mi. Uno a uno fueron cayendo, ninguno de sus ataques lograron alcanzarme. Estaban en la mira de mis ojos, no hubo escapatoria para ellos.

Sangre, cuerpos. Mis manos estaba cubiertas, mi mente comenzó a nublarse, y caí desmayada, cubierta por la sangre de aquellos ninjas.
avatar
Clan: Uchiha
Genjutsu
Ninjutsu
Serpientes
Katon Raiton Clase A

Ryous : 18675 Mensajes : 216
Fecha de inscripción : 23/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Konoha

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.