Naruto Reliquias Ninja


Misión C...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión C...

Mensaje por Akabane Orochi el Mar Feb 16, 2016 7:58 pm

Mision:
Nombre: Libre Soy, Libre Soy
Clase: C
Lugar: Entrada/Salida de la Aldea
Descripción: Y asi salio con su larga cabellera mientras giraba de alegria y el azul de su ropa brillaba con la luz del sol, asi salia Takeda Shioshi un ladron de poca monta que escapo de la prision hace 2 dias, se dice que esta escondido en la casa de su mama, una señora corpulenta con la msima cara de Takeda. Corre el rumor que se les vio por ultima vez en una tienda donde la preocupada madre le compraba ropa interior y shampoo a su hijo de 35 años por que saldria de viaje lo que muchso creen significa escapara de la aldea, evita Takeda salga de la aldea, lo reconoceras por su ppromintente tamaño de 1:50 acompañado de su tatuaje de mariposa en la muñeca
Objetivo: Evita Takeda escape y que su mama te mate en el intento
Total de Líneas: Evita
Recompensa: 75 PE + 750 Ryos

El viento soplando sobre la cúspide del firmamento, raso el cielo y no la tierra, susurrando avanza en oleadas frescas la hambruna del huesudo cachorro a orillas del camino. En cada paso el afán del caminante yo, avanzando firme en búsqueda de lo inesperado. Tan solo un trozo de pan hogaño acompaña mi boca; y mientras un pequeño trozo de la masa de harina cae, el huesudo canino hambriento hacia el sale despedido, fugaz cual cometa que pasa para saciar el hambre; y no como la enamorada asombrada que al verla pasar pide un deseo. Tras la vieja ventana encendido el cigarro del viejo despide su humo, mientras los ya cansados ojos del antiguo en comparación con un niño ven los pasos del viajero alejarse hacia el horizonte. Por allí, nadie escucho mi voz, a nadie alertaron mis pasos; desapercibido cruce las calles cual vil serpiente siseante. Mi única huella seria la migaja de pan en el suelo, y el cachorro me había hecho el favor de borrarla del camino. Quizás me observaban, mas que el halcón que sobrevuela la zona, moribundos ojos azarosos. Los caminos de la aldea atrás han quedado, cada paso es firme por el terráqueo vientre de la madre tierra. Caminos siempre habrán, sino los serpenteados aquellos que son rocosos; y sino rectos aquellos empinados. Caminos siempre habrán, desde el bosque a la pradera, desde la pradera a la ciudad... El viento trae consigo calurosos lamentos, los cuales llegan a mis oídos como ahogados sonidos que la arena ha tragado. Observe por ultima vez el informe de aquella misión antes de adentrarme de nuevo a las anchas calles de la arena, mire la información detenidamente y luego guarde de nuevo el papiro en las oscuras vestimentas que siempre porto. Corrí sobre el muro cual lagarto que trepa una roca, ayudándome por supuesto de la energía interior que me ata como ninja. Una vez en las alturas de aquella inmensa torre, seria menester acercarme hacia el guardián y vigía que guarda la entrada. -¿En que puedo servirle joven?...- era un hombre de alta estatura, corpulento y mirada penetrante. Su voz era aguda como la mía, quizás mas por cuestiones de edad y, sobre su espalda, llevaba consigo una katana enfundada. -Estoy en una misión de vigilancia. Espero no sea de molestia para ti el que observe desde este lugar.- añadí a aquel que llevaba consigo una vestimenta blanca como la misma nieve, cuya camisa manga larga, propias de un artista marcial, figuraba dos espadas cruzadas en forma de equis. El hombre me observo de arriba abajo un tanto dudoso y, acariciando su negra barba recortada volvió a hablar. Mientras, observaba desde la pequeña caseta hacia la entrada, a la expectativa de ver al libre ladrón y a su madre apoyadora.  -¿Y donde esta su bandana muchacho?- cuestiono adelantando la pierna derecha, como si se estuviese preparando para darme un buen katanazo en la espalda. Para no agravar la situación y despejar las dudas de aquel centinela, sacaría el permiso que se me había otorgado una semana antes, esta acción pudo despejar las dudas del inquilino de la arena, el cual se echo a reír pidiendo una disculpa, entregándome el papel mientras miraba hacia abajo. Guarde de nuevo el documento, mientras observaba por la ventanilla. -¿Y por que estas viendo desde este lugar? ¿No seria mejor ir directamente a por lo que debes conseguir?- argumento, con un tono que solo me sonaba a estarme probando. Sonreí tras la oscura mascara, pues siempre me había gustado hacer las cosas de la manera mas beneficiosa para mi. -Mi misión consiste en no dejar ir a un ladrón. Si quiere irse, es obvio que tendrá que cruzar las puertas, por tanto, es mas fácil para mi el esperarle. Si no llega, es porque no ha decidido irse... Aunque pensándolo bien, no se por que sunagakure se molesta en mantener a un ladrón en su interior...- respondí, como si mi alma fuese pura y santa, cuestionando las decisiones de aquellos que me habían otorgado la misión del día. -Concuerdo contigo muchacho, a esos ladrones hay que decapitarlos mejor... nosotros los ninjas nos esforzamos para mantener a nuestras familias y ellos les roban tsk.- entonces alce la diestra para que se callara, no me interesaban sus quejas, pero mas que eso, lo que habia ocurrido era que habia divisado por fin al maleante que una vez estuvo preso. Era la única persona lo suficientemente grande como para ser visto por cualquiera, ademas de que iba acompañado de una señora y, a juzgar por el informe, se trataba de su madre. -Te tengo.- añadí mientras saludaba al centinela de los muros y, saliendo de la caseta, recorría de nuevo hacia abajo las murallas para plantarme directo en las puertas. -Me temo que hasta aquí llegan ustedes dos. Señora, su hijo no puede salir de la aldea, esas son las ordenes de los altos mandos.- diría a unos diez metros de ellos. Al escucharme y verme plantado justo en medio, la mujer se arremango las mangas de su vestimenta para quererme agredir, su hijo en cambio quedaría quieto como cualquier niño que es defendido por su madre. De pronto, unos cinco hilos saldrían disparados de mis manos para atrapar a la mujer, mientras que, sirviéndose de la tecnología, llegaban los refuerzos al lugar de la contienda para llevarse a ambos.
avatar
Clan: Jiongu
Ninjutsu
Fuinjutsu
Edo Tensei
Doton Raiton Clase A

Ryous : 7550 Mensajes : 185
Fecha de inscripción : 17/01/2016

Ver perfil de usuario
Chunin de Suna

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.