Naruto Reliquias Ninja


Misión: ¿Un degenerado? [Clase C]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Misión: ¿Un degenerado? [Clase C]

Mensaje por Miu el Mar Feb 16, 2016 7:15 am

Sentí como el color abandonó mi rostro y por un momento mi cerebro se apagó, en un vago intento por asimilar la misión que me acababan de dar. Una alarma apareció en mi mente y sin darme cuenta comencé a sentir como el aire me faltaba. El trabajo consistía en volver a la biblioteca y aunque ese hecho me había emocionado en un comienzo, rápidamente recordé que la señora Reisha se había jubilado y dejando en su lugar a un nuevo encargado, de quien había varios rumores y no precisamente buenos. Se comentaba en la aldea que varias jovencitas habían sido acosadas y algunas más habían sufrido el infortunio de casi ser abusadas por ese hombre, creando un ambiente de terror para todas las chicas que necesitaban ir a la biblioteca. Se me encargaba la tarea de hacerme pasar por una civil y pedir prestados algunos libros, con el fin de averiguar si las sospechas eran ciertas y de ser así llevarlo ante las autoridades.

Sabía que como kunoichi no debía tener miedo a ese hombre, pero era inevitable no sentirme nerviosa ante la idea de no poder defenderme de ese hombre, aunque eso fuese poco probable, considerando el hecho de que solo atacaba aldeanas y no kunoichis. Fui a casa a cambiarme, buscando verme como una chica común y pasar completamente desapercibida. Me miré en el espejo y solté mi largo cabello rubio, peinándolo y optándolo por dejarlo suelto. Alisé mi falda con mis manos y traté de darme ánimos a mí misma, asegurándome de que una vez que terminara con esta misión quizá le diría a Shiroe-sama lo que sentía por él. Estaba convencida de que si lograba salir sana, salva y cuerda de la situación, entonces ya no tendría que aguardar más tiempo. Aunque eso era solamente una idea, ya que seguramente me arrepentiría de ellos después y terminaría escondiendo mis sentimientos un tiempo más.

Caminé a la biblioteca y tomé una gran bocanada antes de entrar en ella. Había algunas personas, pero a comparación de cuando Reisha-san estaba como encargada, el lugar ahora se encontraba bastante vacío. Entré fingiendo estar tranquila y caminé hacia los libros de arte con flores. Estuve un rato hojeándolos, echando miradas de cuando en cuando a mí alrededor, alerta a todo lo que sucediera. La biblioteca estaba a punto de quedar vacía y supuse que era el momento oportuno para actuar. Tomé varios libros acerca de la sección floral y caminé hacia la recepción donde se encontraba el encargado. Frente a mi había una señora terminando de pedir prestados algunos libros y los nervios comenzaron a hacerse presentes. Abracé los libros contra mi pecho e intenté pensar en cualquier otra cosa para tranquilizarme. Finalmente mi turno llegó y en el lugar solo nos encontrábamos ese hombre y yo. Su mirada me recorrió por completo de forma penetrante y sumamente desagradable.

—Bienvenida —Sonrió de manera extraña, mientras le extendía los libros para que los registrara—. ¿Te gusta el arte de prensar flores? —Asentí levemente, estando atenta a cualquier movimiento. Él soltó una pequeña risa y volvió a mirarme—. ¿Eres muy tímida? ¿Cuál es tu nombre, preciosa?

—Miu… —Susurré con suavidad, él dejó los libros en el escritorio y miro alrededor.

—Parece que nos quedamos solos, ¿no crees? —Parpadeé tratando de parecer desconcertada, viendo como él se acercaba a la entrada y cerraba la puerta con cuidado—. Mi nombre es Keita, es un placer Miu-chan. Tienes un nombre muy bello. ¿Te gustaría un poco de té? Si te gusta la florería puedo mostrarte algunos libros más interesantes que estos —se acercó a mí, devorándome con la mirada.

—Es un poco tarde, debo volver a casa —fingí firmar la bitácora con los libros que supuestamente tomaría prestados, cuando sentí su aliento cerca de mi rostro.

—Vamos, quédate, te aseguro que nos vamos a divertir mucho —tomé los libros y traté de tomar distancia, pero fui detenida cuando él me tomó por las muñecas con fuerza, haciéndome soltar los libros y tomándome por sorpresa.

Opuse toda la resistencia que pude, pero su fuerza era un tanto superior a la mía y al tener mis manos aprisionadas por las suyas no podía realizar ningún sello de manos. Forcejeé con todas mis fuerzas, sintiendo el peligro acrecentarse a cada segundo y todo empeoró cuando sentí una de sus manos comenzar a recorrer mi cintura, bajando lentamente, mientras su boca intentaba acercarse a la mía. La simple idea de que un asqueroso y repugnante ser como ese estuviese tocándome y a punto de besarme me hizo arder en furia. Mi primer beso lo había reservado para el líder de la aldea y no permitiría que un patán como este osara llevarse algo que solo le pertenecía al Raikage. Una patada propinada en la ingle me dio el tiempo suficiente para liberar mis manos y rápidamente realicé unos sellos.

— ¡Hyoro no jutsu! —El hielo comenzó a surgir aprisionando sus piernas, dejándolo inmóvil.

— ¿Una kunoichi? —Intentó zafarse de mi jutsu, pero fue inutil—. Eres demasiado hermosa como para ser una simple aldeana —se relamió los labios y le propiné una bofetada con todas mis fuerzas dejándolo inconsciente.

Deshice mi jutsu y le até las manos, llevándolo a la torre del Raikage. Un Jounnin me esperaba y le comenté lo sucedido, entregándole al acosador para que fuese tomado en custodia por las autoridades. Me preguntaron varias veces si no deseaba que un médico me revisara, pero dije solo me limité a decir que me encontraba bien y que me gustaría darle el informe de la misión a Shiroe-sama, por lo que me permitieron retirarme, con la promesa de hablar con algún médico al día siguiente. Me acerqué a la oficina del Raikage y le presenté mis motivos a su secretaria, la cual me dejó pasar rápidamente. Sentí como mi corazón comenzaba a acelerarse y mis mejillas se volvieron rojas. Entré con mucho cuidado y cerré la puerta tras de mí. No era momento de arrepentirme, avancé rápidamente hacia el escritorio, tratando de no mirarlo de frente para no arrepentirme. Una vez que estuve cerca de él tomé su rostro con mis manos y acerqué mi rostro hacia el suyo besándolo suavemente. Al menos ahora nadie podía reclamar una de las tantas cosas que solamente a él le pertenecían.


Técnica Utilizada:
HYŌRŌ NO JUTSU - JUTSU: PRISIÓN DE HIELO
TIPO: NINJUTSU C
DESCRIPCIÓN: PERMITE AL USUARIO INFUNDIR SU CHAKRA CON HIELO SUBTERRÁNEO Y TRAERLO A LA SUPERFICIE. EL USUARIO ENTONCES PUEDE ATRAPAR A SU OPONENTE EN EL HIELO MEDIANTE EL CONTROL DE SUS MOVIMIENTOS Y ENCERRÁNDOLO POR COMPLETO EN EL HIELO. ESTE JUTSU ES LO SUFICIENTEMENTE FUERTE COMO PARA RESISTIR JUTSUS DE FUEGO CLASE C, YA QUE EL HIELO YA SE HA INFUNDIDO CON EL CHAKRA DEL USUARIO. TAMBIÉN PUEDE SER USADO COMO UN JUTSU DEFENSIVO, PARA ESTO EL USUARIO DEBE REALIZAR EL MISMO PROCESO PERO EN ÉL MISMO.
CHAKRA: -5
avatar
Clan: Yuki
Ninjutsu
Ninjutsu Medico
Fuuton Suiton Clase B

Ryous : 8075 Mensajes : 299
Fecha de inscripción : 15/01/2016
Edad : 23

Ver perfil de usuario
Genin de Kumo

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.